miércoles, 30 de diciembre de 2009

Solo te espero

Estoy feliz porque te vi
porque te conocí
te sentí y seguí
.. me enseñaste…
Y de rutina volaste

Mis dulces pasajeras
Que entregaron sus momentos
Que compartimos sentimientos
Y sin más seguiremos

.. Pero…
…Esperada eterna, llegarás y…

Solo te pido que me hagas olvidar del tiempo,
del para nada en la nada.

Aléjame del transcurrir,
que al imprimir de la vida
no dejen rastros

Distancia mi desilusión,
que al sosegar que lía
mi mente descanse

Mente que mucho teme
por lo que sucede o podría suceder
por estar lejos de ti.
mi reconformación del no se que...

Si... solo te espero a ti, para poder partir
Si…solo me esperas a mi, para juntos seguir




lunes, 28 de diciembre de 2009

A Transmutar

Noche que trajo consigo su frialdad para cada intención que se pronunciaba en las personas que se encontraban a mi alrededor, las acusaciones aniquilando mis ánimos, mis fuerzas… mis pocas ganas por responder…

Noche que con su leve luna me alumbro en mi camino sin rumbo por las calles de tierra, de las calles olvidadas por estar en la orilla de la ciudad, y por esto, no contar con las meras luces artificiales.

Mi marcha cabizbaja goteando por la lluvia de mis ojos, llegar al final del camino, donde oportunamente me di el tope con el anciano. Mis ojos llenos de lágrimas, mis pequeñas mejillas humedecidas sintiendo el rozar de la tela de mi chompa que trataba de ocultar sus rastros…

El anciano se me acerco y me abrazo, yo también le abrase y el llanto algo calmado regresó ahora con todas sus impetuosas ganas, sin limitaciones ni contemplaciones a la vergüenza del desahogo.

“Tranquilo niño” me dijo el anciano después de haberme aplacado por un rato. Me sentía un poco mejor pero todavía sentía ese apabullo de aquellos presentes de mi desliz.

“Junta tus dedos medio y pulgar en cada una de tus manos” Me dijo tranquilamente mientras se sentó en el suelo mirando al exterior de la ciudad y me indico a también sentarme sin que se suelten aquellos dedos juntados.

Mi mente seguía trayendo los recuerdos no gratos por los que pasé; en mi casa no son muy seguidores a los adornos, pero tenían uno que siempre apreciaban por su lugar de procedencia, lugar que no entendía ni el como se pronunciaba, nunca creí que sintieran tanto la perdida de ese jarrón y llegasen a rebajarme como a un extraño criminal de la peor clase… pese a que aquel destrozo fue casual…

Continuar pensando lo mismo pero en un par de minutos después me di cuenta que no sentía lo mismo, mis recuerdos continuaban pero no sentía culpa ni la tristeza acuchillante, ahora yo estaba totalmente tranquilo, todo aquello negativo ahora estaba desvanecida…

“Estas produciendo una energía transmutadora al juntar los dedos pulgar y medio, tus tristezas se  han transmutado” Me dijo el anciano tranquilamente mientras continuaba viendo la naturaleza fuera de la ciudad.

Yo como siempre ante sus dichos… desconcertado y de igual manera… intrigado…, y le seguí escuchando.

“No solo cuando estés triste, también cuando estés con cólera o angustia, junta esos dedos y veras como se transmutan”

El se levanto aún contemplando el paisaje, sin apuro alguno, estando de pie, bajó un poco la cabeza para observarme y decirme que mi familia me estaba buscando y que no les debería de causar preocupaciones, dicho eso se dirigió a su casa con su paso suave… sin apuro alguno,…y sin apuro alguno yo también hice mi retorno a mi casa.



sábado, 26 de diciembre de 2009

Hoy las ansias

Hoy terminé todo el atadijo de responsabilidades.
Hoy solo en el descanso quiero estar.
Hoy disfrutaré de la vida y sus incontables placeres.
Simplemente hoy de aventuras me ocuparé.

Tal vez te llame a ti, a ella o a la otra
Tal vez no llame a ninguna
Tal vez de las distracciones quisiera beber
Oportunamente hoy de desidia me lavaré.

Ansias que me controlarán
Ansias por encontrarla
Ansias exabruptas cizañándome a dominarte
Inclementemente hoy TODAS pueden ser presas.

La noche será mi ambiente que apoye mis travesías
Búho acechador, nada sigiloso que espera tu aparición
Aquella que se convierta en presa
Aquella que con la luna me tenga
Aquella que por horas será mi compañera
Aquella que al final me estremezca
Aquella que… se convierta en mi dueña

Dulce princesa, aquí tu guerrero solitario, besando tu mano hasta rozar tus labios.
Dulce princesa, aquí tu eterno deslumbrado, mirando tu boca hasta morir en tus brazos.
Mi dulce princesa por esta noche serás…
Mi pequeña errante de futuras noches heladas en las qué te gustará salir a buscarme.



martes, 15 de diciembre de 2009

"Lo imprevisto y lo comtemplativo a lo esquivo de nuestros destinos"

Un pequeño viaje a una ciudad poco frecuentada por mí, al día de llegada me hice amigo de una chica muy simpática que laboraba en el mismo lugar en donde yo estaba. Ella me invitó a una fiesta para el fin de semana en la casa de una de sus amigas, yo sin dudar, acepté ir.

Mi idea para ese día era distraerme lo máximo posible…, llegué al lugar y ella ya estaba ahí, entre y el lugar estaba lleno,  ella me condujo a presentarme con sus amigas, todas estaban muuuy bien…, pero estando en la mitad de la presentación, mi mente se detuvo…, mis actos acompañando a este quieto atributo a lo visto por mis ojos…, mi saludo estancado ante está chica… Esta chica compartiendo el mismo sabor de intriga; los dos nos mantuvimos preguntándonos a nuestros recuerdos…

…¿Donde nos habíamos conocido?…

Que extraños son los acontecimientos del tiempo,… tan cegadores y apartantes… no nos permiten las distracciones para llevar todo en el momento…, sólo nos aparta de nuestros pasos acompañados que dejamos por continuar avanzando.

Nuestras miradas mantenían la gris intriga, mi boca quería soltar su nombre, sentía que ya lo tenia, pero ella adelantándose preguntó “¿Nogard?”.

Su voz algo modificada, pero mejor acentuada, ya no tan frágil, pero igual de delicada, tal vez ya no tan inocente, pero igual me embelesaba,… Aquella voz que siempre venia con risas en las épocas de infancia, voz que me ayudó a reforzar lo intuido.

Días de infancia que vinieron a la memoria, la grata sensación de una pequeña ilusión y posiblemente, de una gran relación como ninguna otra, relación inocente y juguetona de nuestras épocas de travesuras. Antes eras tan pequeña y ahora te veía hecha toda una doncella.

Y entre nuestras balbuceadas de la impresión; tantas cosas se hablaron, tantos recuerdos brotaron, nuestras caras sonreían y la dicha que se percibía en nuestros corazones. El sentimiento era tal que, luego de la corta palabrería un fuerte abrazo nos juntó, reviviendo lo que se poseyó dormido en los pensamientos,… admito algo candor, como todo niño…; en que, siempre juntos permaneceríamos, andando de la mano, todo fluyendo hasta que lo bueno se llegase a dar, esperando algún día frente al altar estar junto a ti.

Hablamos y bailamos, reímos y soñamos durante toda la fiesta. Abandonarse del tiempo en un beso fugaz, nada previsto, tal vez nada asertivo… Un poco ruborizada volteaste la cara, en mi incertidumbre decirte “Disculpa… no quise…” a lo que me respondiste con la cabeza baja “Está bien, no te preocupes” en segundos, titubeante te fuiste acercando… un beso algo desolado, luego el abrazo que no quiere permitir que nos escondamos,… no permitir alejarnos…, el beso sosegado aún apenado y que fue cambiando en la noche para irnos endulzando, con el fin intrínsico de salir de la fiesta e ir a tu casa.

Fue una de las mejores noches en toda mi vida, muy extenso seria describir todo lo que se hizo, me faltarían vidas para poder concebir todo lo sentido.

Estando en tu casa, en tu cama blanca de dos plazas, ya a puerta del crepúsculo del amanecer, ruidos de un motor que llegaron  hasta el lugar. Tus ojos se abrieron asombrados, te levantaste sobrecogida y me dijiste “tienes que irte…y rápido”, cogiste tu bata y arreglándote un poco el pelo bajaste a ver quien era.

Luego que saliste me levanté apresurado y con la misma velocidad me vestí,… intrigante tu actitud, pensé…. No tardaste mucho en tu regreso, viéndote un poco más tranquila, me senté en la cama y tú hiciste lo mismo al borde de ella y proseguiste diciendo:

“Estoy casada desde hace 5 años” Mi sangre se congeló, el mundo se me dio vuelta en mi mente,… la exabrupta situación que causé…, todo lo sentido en la noche pudo haberse cambiado en un segundo…

“mi esposo fue a un viaje de trabajo a su pueblo natal, ahí debe quedarse hasta pasado mañana, visitando a sus padres, los que insistieron para ver a su nieta…, mi hija de 3 años…”

La pausa a mis miedos por el posible daño causado; la realidad es como uno la mire, pensaba, levante mi vista y viéndole a sus dulces ojos le dije tranquilamente:

“No me arrepiento de nada” me acerque un poco y tomando su mano continúe “Sé que esto no se debe de repetir” y acercándome un poco más para darle un beso suave en su boca, para confirmarme que nada de lo vivido en la noche haya sido un sueño.

Quise mantener mis riendas, luchar contra mí mismo para no voltear lo vivido… Lo único que se me ocurrió hacer y lo único que pude hacer ya con la garganta casi entre cortada por la lucha interna, fue sonreír y volver a acentuar lo dicho: “Nada estuvo mal hecho”

Ella un poco sollozante, me dio el último beso de nuestro encuentro y nos dimos un fuerte abrazo sabiendo que siempre nos querríamos. Me sentí bien, los recuerdos de niños se hicieron presentes nuevamente, satisfecho por nuestros actos, por haber logrado engañar al contrariado del tiempo y a sus desenfrenos que nos mantienen lejos, por haber estado en aquel lapso tan enigmático y soñado…, por tu sonrisa al darme la despedida, de nuestra nostalgia y la alegría por nuestro encuentro… en si, por todo lo que me recuerdas para creer en las oportunidades que se mantenían tras un velo.

Salí de tu casa sigilosamente, con el crepúsculo haciéndose más resaltante. Varias cuadras caminé con la mente tocando todos los hechos pasados, hasta que el sol me insistió en tomar un carro para llegar a mis aposentos momentáneos, y conmemorar más tranquilamente por los cortos días que ahí me quedaría.


domingo, 13 de diciembre de 2009

"Tranquilo y satisfecho"

No pido mucho, solo tu presencia, solo tu dulce melodía
Río tranquilo y dadivoso, me tienes por el tiempo que nadie entendería
Complico mis ideas, pero, cada una de tus instancias me regresa a pensar y pensarte cada vez más y, algunas veces… menos

Estoy tranquilo, alegre, satisfecho con lo pensado, complacido con lo sentido, tengo tus caricias  a toda mi merced, tengo tus besos para alimentarme y sentirme bien. Tengo solo instantes con tigo, momentos que llevan su brillo, que mantienen nuestro toque, y sin pensar tanto a los desconciertos y cizañas que nos brindan los externos, sin permitir las interrupciones de tus amantes desdeñados.

Un paseo corto, un paseo muy separado del tiempo contable, risas que alegran manos que se alejan y se acercan porque sí, si permitimos transmitir nuestro amor.

Aquel deseo que me hace aprisionarte contra la pared, desgarrándote depredándote de tus ropajes, queriendo tomarte y complementarte en cada unos de los besos, en cada rozar que se dan nuestros cuerpos

Darme por satisfecho con tu entrega, complacerme por cada una de tus embelesadoras miradas, por cada uno de tus gemidos bien lanzados a mis sentidos para llevarlos al éxtasis.



El Anciano; "Emociones o sentimientos"

Y me acerqué al anciano, él con el tiempo en soledad, con su grata sonrisa de vida satisfactoriamente concluida. Como siempre en sus tardes, reposando en su  silla mecedora de madera barnizada sin brillo y, como el dueño, su estilo envejecido…

El anciano de cara poco arrugada, de ojos grises enralecidos denotando la profundidad del universo. Plateado el cabello, sin darle tregua a las cejas que también resaltaban ese brillo blanco... Acercarme en una de sus tardes, sacarlo de su intento de estar inmerso a lo eterno.

Me miró tranquilamente; palabras no pronuncié, pero, él sabia lo que sucedía, mis problemas que en el día me perseguían, y todas las angustias que sin querer en mí habitaban…

Con una ligera sonrisa se volvió para seguir observando su querido horizonte, la caída del sol pronunciando su rojo tenue y su oro rubí, las siluetas de los árboles lejanos y el viento cambiante antes de la despedida de la tarde.

Tomó aire profundamente y me dijo con voz cálida y serena:

-¿Tanto problema te haces por amarle?

Mantuvo el silencio un momento. Yo intrigado y algo preocupado, particularmente me hacia un mundo para cada instante que con mi amada estaba, ¿Acaso será posible que tanta preocupación no debiera darse?, me pregunté mientras mis ideas aún  se encajaban. Solo tenia 11 años, quizá mi primera aparente relación, sin tener en cuenta las ilusiones o leves toques de cariño que se dieron antes…

-Con ella también tuviste tu antesala de ilusión, su belleza que te sorprendió, tu pureza ante la situación. Consérvala, acá denotas una de las instancias cercanas al sentimiento de amor.

Mi intriga ante sus palabras creció más y pensaba -… Amor…, nunca lo había sentido… ¿Es esto?-

-Es lo más cercano que puedas sentir al amor, acotó el anciano. El sentimiento amor no tiene ni principio ni fin; la emoción amor, tiene principio y fin, y aquella emoción la tendrás muchas veces en tu vida. El sentimiento siempre lo llevaras y sabrás que ahí está, te recordará tiempos que no crees recordar, te dará fuerzas y la esperanza la veraz en cada lugar, en cada instante y, con esto, la alegría te inundará.

Terminada sus palabras cerró los ojos y se empezó a mecerse en su silla, el sol no se veía pero quedaban rastros de su luz…

Mi mente dando vueltas las ideas seguían, no entendía bien,… emoción… sentimiento… Mejor retirarme ahora antes que me diga algo más… Le di las gracias al anciano y me retiré con la cabeza baja, creo que más confuso que cuando me acerqué… ¡Ancianos, quién los entiende!...


El Anciano; "Peleas de pareja"

Era de mañana, muy próximos a las 11, el sol muy brillante lanzando su mejor calor y el viento agradable rondando la ciudad para refrescarnos y pasar bien el día. Yo jugando con las villitas con un par de amigos,… ¡día feriado! y no había que estar en la cárcel del colegio… y ni recordarlo en esta placentera mañana.

Sin querer la villa se me escapa justo antes de lanzarla, la seguí con la vista y darme con la sorpresa que cae a los pies del grupo de niñas que también disfrutaba el día libre. Que vergüenza, sobre todo por el miedo que la niña a la que quería me empezase a hablar y yo, posiblemente quedase mal frente a mis amigos.

Me acerqué tímidamente, con la cabeza baja, evitando cualquier roce posible. Ella me miró y se acercó hacia mí, con sus pasos rápidos y su mirada acusante, sus amigas siguiéndole. Me quede perplejo y absorto de ideas ante su rápida reacción, que había hecho mal para que se moviesen de esa manera tan acusadora, ella se paro delante de mí y empezó a decir con voz alta:

“Que te crees, no me das la importancia debida, solo te importan tus cosas y te olvidas de atenderme a mi”

¡¿Qué?!, el susto me inundo, no podía hallarme con lo que estaba diciendo, mi mente se mantuvo tan confusa que no lograba coordinar algo para decir…, mi corazón empezó a latir más de lo normal, el sudor me inundo el rostro en un segundo…, traté de volver a pensar en lo que me dijo y de repente me vino a la mente la novela que veía mi mamá en las tardes, mientras yo hacia mis aburridas tareas, creí escuchar algo parecido a lo que ella me dijo, pero.. esto de que me ayudaría, pensé, la vida es una programación, las novelas son el reflejo de nuestras vidas, me preguntaba.

Una carcajada se empezó a escuchar, todos salimos del lapso anterior, desde los protagonistas y los espectadores que esperaban por la villa para poder seguir jugando; Volteamos a ver quien era, la carcajada continuaba y un nuevo lapso se nos dio, era el anciano y se acercaba caminando algo despacio ayudándose de su bastón de madera brillante.

Una ráfaga de viento se hizo presente, el anciano agarró su sombrero con su mano derecha para evitar que sea llevado, él seguía caminando y manteniendo su carcajada, se detuvo delante de nosotros y nos dijo.

“Hay con ustedes niños, cada vez se nos pierden más” las miró a las niñas y les dijo: “Dejen de seguir el ejemplo de su caja aturdidora” dio un paso más y se acomodo un poco la espalda. “Las discusiones son algo anormal, y en una pequeña relación que ustedes llevan no debería de aparecer, tan pequeños y ya empiezan con malos hábitos” guardo un poco el silencio moviendo la cabeza dando su negativa y dijo. “Las relaciones de pareja no tienen peleas, se van tornando dilapidadas cuando aparecen, y lo peor de todo, es que creen que es normal tenerlas, se van acostumbrando a esa emoción de disputa…” siguió caminando hasta darnos la espalda con su rumbo y nos dijo nuevamente:

“Dejen de pelear, eso es anormal.”

Todos quietos sin saber que decir; jejejeje, eso no va dirigido para mi, muy alegremente pensé, una sonrisa apareció en mi rostro, las mire con esa sonrisa de victoria inocente, tomé mi metra del piso, me levante viéndolas de nuevo y sin decir nada, me fui corriendo hacia mis amigos para seguir jugando. Ellas regresaron a sus cosas también enmudecidas. Que bueno que a los ancianos se les respete, en esta ocasión me salvó de una que no entendía nada.


lunes, 30 de noviembre de 2009

Nuestra decision

No sé si seas mi chica eterna,
no sé que tan destinados podamos ser …
pero,… tengo por seguro  que te quiero,
 tenemos una conexión y…
nos complementamos siguiendo nuestra energía;

sé que en estos instantes estamos juntos
compartiendo, apoyándonos, aprendiendo y enseñando…
sé que nos amamos y nos esforzamos,
sé que …aún tenemos al tiempo engañado…

Todo parte de la decisión…
quiero estar a tu lado y quiero ser feliz…

Somos signos opuestos,
pero seguimos andando,
no importa que tan aparente sea nuestra lejanía astral
 que determina alguno de nuestros rasgos, pero…
nos entregamos a los sentimientos
instando a las voluntades para forjar nuestro camino…

Me abrazo a ti, y es que… me conforto contigo
Te cobijas en mí, y es que… te protejo y alivio
Nos quedamos en silencio y es que…
estando juntos…
nos amamos y entregamos.
Y a nadie hacemos caso.



sábado, 21 de noviembre de 2009

El Anciano; "De corazón a corazón"

Mi mano estaba sudorosa, mis rápidas ideas iban y venían sin claridad alguna, el tumulto de imágenes que se me entrecruzaban en mi mente; algunas de cuando ella era más pequeña, otras de sus mismos huesos, piel y hasta la sangre que le circulaba dentro de su pequeña y fina mano, por unos instantes creí que sus falanges o falanginas se quebrarían… pero ella apretó un poco más fuerte, con lo que me dio la confianza de hacer lo mismo, agarrando fuertemente su mano.

Hasta ese instante mi vista estaba puesta en su mano y en el suelo, al levantar el rostro y ver el entorno, me percaté que había gente en la cercanía… mi primera idea fue:

“Que vergüenza, seguro que piensan que es mi novia”

…Un leve entremés en mi mente que impulso a soltarle la mano…
Ella algo intrigada, me miraba y trataba de volver a coger mi mano, pero rehusé repetitivamente para evitar este acto… Mi mente estaba intranquila y empecé a caminar, ella me siguió el paso caminando a mi costado, mientras yo…  sin poder pensar con tranquilidad…

Repentinamente los dos nos detuvimos, fijamos la mirada hacia el mismo lugar, como si un imán estuviera puesto en nuestras vistas para que se dirijan a él.

Mis pensamientos aún no se solventaban bien, pero ahora me sentía más absorto, nuevas ideas para mantenerme intranquilo… “Pero que era lo que estaba pasando?…” me preguntaba, pregunta que fue reemplazando a cada una de las ideas emergidas anteriormente. “Por qué solo nos estamos centrando en ver al anciano…”

El anciano de pie, totalmente erguido, algo serio y preocupado, pero siempre con esa mirada intensa… se acercó unos pasos hacia nosotros. Él estaba sin su bastón caminando con firmeza, mostrando una actitud totalmente imponente…, se detuvo a un metro de nosotros y con su voz cordial, serena y con la entonación denotando esa sabiduría que muchas veces me dejó perplejo para atender a sus cortos y confusos dichos…

“El amor se transmite de corazón a corazón a través de las manos”

Terminó de decir eso y se acercó un poco más para tomar nuestras manos y unirlas.
Yo no reaccioné…, una nueva idea se me presenta para mantenerme inquieto varios días,… y la verdad…, posiblemente no la resuelva hasta dentro de muchos años.

“Es por eso que deben de tratar de no soltarse” Continúo diciendo, para después de una pausa completar lo siguiente:

“Dentro de unos años ustedes podrán ver esta energía de amor que fluye de un corazón hacia el otro corazón, en ambos sentidos, a través de sus manos”

Esto último me sorprendió, haciéndose más notoria mi intriga en mi rostro,… su confianza y seguridad con lo que lo decía, “es que acaso ve el futuro, yo podré ver esa energía” me preguntaba.

El anciano esbozo su sonrisa de satisfacción y con una pequeña venia de su cabeza se despidió dirigiéndose luego hacia su casa, y nosotros continuamos nuestro rumbo, ahora sin importar lo que dijese la gente o lo que pensase mi mente…



jueves, 19 de noviembre de 2009

Al poema

Momentos cortos de expresión,
Mientras sigo mi camino
Simbolismos eternos en manifestación
Sintiéndose solo míos
…Los rasgos descubiertos por la misma desesperación…

Una sola voz roza el ámbito de la desolación en el recogimiento
Una simple expresión embosca lo desatinado de tu perturbación
Por andar y mostrar, por mostrar a todos, por mostrarte a ti y a mi,
Inesperados brotes en cada renacimiento,
todo lo que se lanza una mera concertación

Hoy en ti me albergo.
Solo soy en ti un recuerdo,
un sustento, un lamento, un anhelo...
Fácil y lejano de decir,
en tu representación hallo lo que en corriente no se entiende
Hoy sin ti me encierro
Soy sin ti un destierro,
algo gélido, un simple pasado que nadie ha encontrado

Quiero volcar un sentimiento
Y aquí te encuentro,
Gracias por no despechar lo que esta en mi
…En mi y en ti,…
darme con la alegría de que
vos sos yo
Y que yo soy vos,
Siendo tú solamente mí reflejo
Empapado en las letras que yo mismo aprecio.


miércoles, 18 de noviembre de 2009

"Quiero Verte"

...No quiero verte con los mismos ojos todas las noches...
Quiero que te expreses sagaz, alegre, triste, salvaje, nostálgica, tímida, desinhibida…y muestres toda tu vida en cada una de tus caricias.

No quiero que mis ojos sean los mismos cuando te aprecien,… que queden admirados por toda la historia que llevas en tu cuerpo, el que en noches se prendió en deseo recorriendo todo el universo, regresando a nuestro rápido encuentro y manifestándose en tus ojos de fuego, aquel deseo que yo presenció en tu piel al llamarme, en tus labios que entre susurros salvajes adornabas con singulares gemidos, mientras tus ardientes dedos en agresivos desgarros a mi piel marcaron.

Quiero verte pacífica, contemplativa, muy romántica,… la que descansa como ángel a mi costado luego del sexo tranquilo y sensitivo, manantial elixivo de vida.
Quiero dominarte, ser dominado y en el momento del final quiero que seamos iguales, sin grados… quiero que en esta interacción nos volvamos uno y en el auge de la pasión estirar las manos y con los pensamientos volando, llegar el cielo.

Y es que en realidad… Quiero ver tus ojos por casi toda mi existencia, quiero ver la grata expresión de vida que en cada momento brindas, quiero mantenerme apaciguado creyendo que tú, mi pequeña amante, mi gran acompañante, mi distante yo… eres de mi parte y que nos alzamos en cada paso, nos deleitamos en cada abrazo, y nos endulzamos en nuestros regazos…



jueves, 1 de octubre de 2009

Un Beso, emociones al encuentro.

Un beso sin emoción es de poco aprecio. Un beso escaso de sentimiento es el veneno frívolo para el entierro.
Por lo inesperado y todo lo que implica darte un beso a ti, las emociones que rebosan y toman su lecho en el ser, mi ser, para notar esos simples labios, endulzados y guiados por los mismos sentimientos, volviéndolos en conectores a tu ser, a todo lo que implicas, que no solo eres cuerpo, y que tú, sin tus emociones hacia mi, yo seria nada.

Por eso lo bueno de las situaciones y sus emociones, sean cuales fueran, crean esbozos a sentimientos, los que se llevarán acoplados a los besos, los que andarán resaltando cada pensamiento, exaltando ese momento y posiblemente llevarlos en el recuerdo.

La amalgama de cada una a las que beso, manteniendo en mis recuerdos… algunos pocos de piquito; fungidos en lo rapidito, para seguir avanzando y no interrumpir nuestro brindis seguido. Muchos intensos esgrimidos por las lenguas, manteniéndonos en las tinieblas, y la verdad, sin importar quienes nos vean.

Hasta aquellos besos que no son hechos, la esperanza que siempre llevo por las que intento sin éxito y, que en cierto día circunstancial se podrían dar… apreciando mucho más el avasallamiento a ese momento…

Emociones tan intensas, nos llevan a lo inmenso regocijo o a lo más frío, pero igual tan sustanciales, que viviendo sabes que estas.

viernes, 31 de julio de 2009

Extracto de "Quiero verte"

Quiero ver tus ojos por casi toda mi vida, quiero ver la grata expresión de vida que en cada momento brindas, quiero mantenerme apaciguado creyendo que tú, mi pequeña amante, mi gran acompañante, mi distante yo… eres de mi parte y que nos alzamos en cada paso, nos deleitamos en cada abrazo, y nos endulzamos en nuestros regazos…