viernes, 29 de enero de 2010

Recuerdos de mi soledad

Caminando a solas por la calle me pongo a pensar recordando los momentos que vivía con mi soledad…
No es que yo quisiera estar solo, con esa sensación a veces creo que tengo esa energía posiblemente contaminada que es bien útil para ahuyentar…
De esta soledad, las ganas  de ir, a las que ahora no apreciaba mucho, pero que eran seguras, tanto como lo que tuviese para hacerlo…
Seguridad para unos instantes, el soplo menguándome lo vivido, envenenándome… y el antídoto es saber que ese no es el camino y yo…, de rodillas al cansancio soporto, hastiándome de desesperación por salir del hoyo.

Quisiera entregar mis sentimientos, quisiera reír y soltar el te quiero… quisiera no morir por la falsedad que surge por mis desesperados anhelos…

Estaré ahí, y tranquilo estaré viendo…
Estando ahí, sé, no mantendré el sosiego,
sé que, corrompido me estoy perdiendo…

Semanas acumuladas, las lluvias heladas que en mi mejilla chocaban y a mi mundo bañaban, borraban, nublaban, limpiaban, sembraban y ensuciaban…


jueves, 28 de enero de 2010

El Anciano: "La palabra"

Caminaba junto al anciano tranquilamente por la calle de tierra. A la distancia, el grito de una mujer reprendiendo y faltando el respeto verbalmente a un niño, que posiblemente era su hijo, pero de igual forma el acto estaba…

“… …Carajo, chiquillo…” las únicas palabras que quisiera recordar de las tantas que soltó aquella señora…

De inmediato el anciano detuvo nuestro paso, miro en dirección de ellos y cerro los ojos, como si estuviera mandando alguna plegaria, después de unos instantes volvió a abrir los ojos y continuando nuestro rumbo me dijo:

“Cada palabra tiene energía, color, vibración… tiene poder, tienes que saber usarlas, recuerda que tienes que enfocarte a la ascensión, y también que todo es parte del nivel de conciencia de cada uno…”

Cada vez se me era más fácil entender de lo que me decía… luego me concluyo diciendo:

“Del vibrar de cada una de tus emanaciones, de la misma intención y expresión de tus emociones…, del grado de conciencia que tengas…”

En nuestro caminar, su hablar y mi escuchar, fui pensando y recalque
“…Nuestra palabra tiene poder…”

“Las notas, palabras, intenciones bajas que mandes, se crean, y ten cuidado que muchas de las palabras son invocaciones y sin querer les abres puertas a entes bajos para que entren en ti, en el caso de la señora, ella invoco a carajo, un ente grotesco…” me dijo y luego de sus pausas habituales, prosiguió:

“No es que te quedes callado, pero habla solo lo bueno… que las vibraciones altas de la misma forma se crean. Trata de vibrar siempre hacia la ascensión”.

miércoles, 27 de enero de 2010

El regalo

Una tarde tranquila, termine de almorzar y sin nada planificado y con las ganas tendidas en su paciente tranquilidad, escuchar mi celular en el cuarto aledaño, me acerque a ver y… era ella; varios días tenia queriendo verla, me alegró mucho ver su llamada, conteste y ella en forma pausada me dijo para salir más tarde; se me hizo el cielo…

Siendo la hora fui a recogerla, creí que estaría lista pero parece que tenía que atender algunos asuntos, pasaron unos momentos y salio dirigiéndose rápido al carro. En el transcurso la noté un poco diferente, pero, a pesar de eso normal a mi vista.

Íbamos a cenar parrillada, pero antes ella quería ir a una farmacia para comprar unas pastillas… llegamos y me dijo:

“Porsh favor, cóonpra Nadiridina, Sheohptan y Magnesol”

Waaaa!, ¿que me ha dicho? Fue lo primero que pensé… por lo menos entendí una de tres, jejeje, “Que te compre ¿que?” fue mi respuesta… la lleve hacia la puerta y ella me dijo:

“Bramihiina, Theodhan y Marnesol”

¿Marnesol? Mmm me quede pensando… “Me podrías repetir una vez mas” le dije

“Rhanitidhina, Tiothan y Magnesol”

“Ok, ahora si te entendí”, fui a la señorita que atendía y le pedí las tres pastillas…

“¿Ranitidina, la pastilla de cuantos miligramos?” me pregunto… “ahhhh este… mmm” y aca mi pequeña dijo, la más fuerte.

“¿Tioctan, de cuantos miligramos?” volvió a preguntar, a lo que vino la misma respuesta, la más fuerte,…
y magnesol, no tenían… 

Ella estaba de boleto (de reunión en reunión)… pero aparentemente lo disimulaba bien… hasta que hablaba… jeje

Compramos y fuimos al restaurante. Nos sentamos hablamos un rato y vino el tema… muchas veces quisimos encontrarnos, pero siempre pasaba algo que impedía que esto se diera; ya un buen tiempo atrás, yo le había comprado un librito y por esas circunstancias no le pude haber entregado.

Llevaba el libro en el bolsillo del pantalón, era pequeño, le dije que como la vez pasada había hablado del tema, pues yo intrigado, le compre para que completase o refuerce las ideas que tenia con eso. Le dí el libro y se quedó totalmente sorprendida por el regalo, más que por el mismo libro fue por el hecho de recibir un regalo,… no se lo esperaba….

En ese instante su rostro cambió totalmente, estaba iluminado y sus ojos brillosos. Su impresión fue grata… aquel rostro que puso me puso nervioso, nunca la había visto tan hermosa como en ese instante, mi sorpresa y admiración me confirieron el evitarle la mirada, nunca olvidaré esa cara, y aunque quisiera reencontrártela… nunca se te volvió a repetir…

La contrariedad del instante, tu estado en el que estabas… fullerias que sin pensar nos pueden sorprender con algunas luces ingentes de la vida…


ESCRITORES

Escritores, los peldaños olvidados,
Los que creen que van avanzando, pero…
Solo se van matando…

Escritores, muecas de un segundo,
Los que marcan el tiempo perdido vivido
Para hablar solitos…

Escritores, los que enseñan y trazan,…
Los que sueñan y captan, tomando
Sus hazañas desveladas…

Escritores, los que degustan  y simulan
Los que ven las estrellas y beben de ellas con sus ojos
Los que de nubes se alimentan y vuelan a ellas propio de ángeles o…
Los que se entierran hasta el fondo y nadan en lava simulando ser demontres…

Escritores, los que vivieron y entendieron
Los que plasman y tocan tu alma con su pluma
Para que en la magia te envuelvas…

Escritores, escritores, escritores… escritores…
…Nada más que los besos del tiempo…


domingo, 17 de enero de 2010

...Donde...

No sé por qué rompemos las relaciones,… en esta todo iba bien, todo impregnado de olor de la satisfacción, pero ¿Y en que fallamos…?

…Olvidarte, no sé si podré…

Las caricias que nos dábamos, los te quiero que pronunciábamos plácidamente, las noches en las que extasiados nos decíamos que siempre estaríamos…

…Dónde quedo todo nuestro recorrido…

Las insaciables ganas de verte cada día, las incontables risas que de cualquier cosa nos salían, donde quedaron aquellas miradas que muy ilusionadas nos vestían. En noches o días andar abrazados, besarnos sin importar lo que diga la gente, apachurrarnos tanto  anunciando lo que iba a pasar…

Dónde quedaron las ganas…
Dónde olvidamos nuestros deseos por tenernos…
Dónde se escondieron los sueños de los dos por tiempos eternos…

Recuerdo tu delicadeza, recuerdo tus alegrías, tu mirada ante algún desafió, tus suaves júbilos que disimuladamente atenuabas para no llamar la atención de la gente, pero ser tan persistente que, salir del lugar debíamos y afuera en carcajadas se convertían,

…tan intragable nuestra algarabía,
…incontables bromas que  se nos ocurrían…
Para al final terminar tomando café o comiendo algo al paso…

…Dónde quedó todo… 

Dónde quedaron los broches y reproches,
¿vale más el mundo que nosotros?
¿Compartir mucho es un problema?
¿Puntos de desasosiego ante nuestras formas de ser?
Tenues penumbras que nos contemplaban, oscuras noches que en distancia nos dejaban…
…El adiós inminente trazado nos fue tomando, el te quiero que se volvió callado y,… tal vez yo, resignado, te fui reemplazando, y tal vez, nos di la última excusa para no encontrarnos…



viernes, 15 de enero de 2010

El anciano: "El amor lo es todo" Respuesta al universo

Como era de esperarse y siendo rutina de mi mente el estar totalmente contrariada ante los dichos del anciano; Cada vez que reflexionaba sus dichos, cada vez que me sentía sin piso tratando de cogerme de cualquier hilo en el espacio para no sentirme totalmente perdido.

Desperté, era de mañana aún, días vacacionales… con solo querer solucionar mi desesperación de hoy, salí de mi casa corriendo; sin mirar atrás, sin darme cuenta si alguien estaba en mi casa para escucharme o importarles mi rumbo, sin decir más palabras que el solo “ya vuelvo”.

Llegue hasta la casa del anciano, el estaba de pie frente a su puerta, mirándome y sonriéndome… como si me hubiese estado esperando… me acerqué un poco más y el me dijo:

“El universo era nada más  que la nada y tal vez vuelva a ser eso… nada… Si le vez la forma lógica nunca encontraras su verdadero sentido…”

Se sentó en sus gradas y me indico que mirase el bosque, yo vi… en el cielo una bandada de aves, en el mismo bosque un par de ciervos, hembra y macho. El anciano se llevo sus manos al corazón y me dijo:

“La llave de todo es el amor, nada tiene sentido si no hay amor, gracias eso es que todo tuvo un inicio; siente el amor real y veras toda la gracia y el objetivo en todo… es por esto que tienes que ir reconociendo el sentimiento y no confundirlo con la emoción; El amor lo es todo”

Sentir amor, esto estaba mucho más fácil… le sonreí y sintiendo que tenia la respuesta a mi angustia, me retiré festejando; saltando y gritando urras, sonriendo y corriendo de calle en calle, así por todo mi transcurso hasta mi casa.


jueves, 14 de enero de 2010

El anciano: "Universo 1"

Me situaré en tu espacio; la mente matizada de blanco y sin conflictos.
Nos ubicamos frente al universo; las miles de estrellas de diversos colores que se hallan manteniendo su rumbo, cada una conciente y al igual que todo lo que vemos acá, ahí también plasman sus enlaces; esos astros con el universo, nosotros con el planeta, y si llegas a ver incluso más… nosotros de similar forma nos conectados con el universo.

Según vas despertando tu conciencia vas tocando cada idea que yace durmiendo en ti, hasta llegar a aquel punto de pureza que tuviste en tu creación. Y es que una vez que comprendes, realizas….realizas las cosas conociendo sus efectos y sabes que lo que llega a ti no es más que un pequeño ciclo en el cual eres partícipe; En lo pequeño tus actos y situaciones diarias. En lo grande la vida, el despertar de cada planeta, de cada civilización y su paso con su evolución hasta volverse tan sutiles que solo los veras como luz, de cada sistema planetario, universo y su misma evolución para llegar luego, a ser otro universo superior.

Sigue caminando y que tu meta sea despertar conciencia.


sábado, 9 de enero de 2010

Llámame

Después de los instantes
Aquellos que el enamorarse nos fue ganando.
Después de las seducciones
Aquellas que a puras tentaciones nos embriagamos.

…Ahora ante el hecho del deseo….

Llámame
Tocarte un instante más para poder saber que aún se puede avanzar.
…El silencio dominante…
… mortal tan singular con sus dagas estresantes…
Niebla de contaminadas suposiciones

Llámame
No me importa el tema y es que solo quiero escucharte
…El lapso intrigante…
… mundo de ideas con coros avasallantes…
Bruma de frustrantes realidades.

Estás enojada, te alejas de las llamadas,
miras ante tu propia intriga
y tu posible vacilación mental
y dar el mayor conflicto a la situación.

Todo estuvo bien hasta que…
Sentí el pequeño brote del sentimiento
el indudable anhelo de tiempos pasados
el irrebatible miedo ahora encontrado.
Llámame.

jueves, 7 de enero de 2010

Nuestro Tiempo

Caminábamos de la mano y al detenernos para observar cualquier curiosidad de la calle, abrazarte para no dejar de sentirme como una extensión de ti, para luego seguir caminando de la mano.

Se nos estaba haciendo costumbre mostrar nuestros pasos por los parques, nos dejábamos llevar por el momento, dejábamos al viento acariciar nuestro pelo, y queriendo nosotros ser ese viento, acariciarnos y darnos nuestros besos.

Caminábamos, tú mirándome solo a mí y yo contemplando solo tus atrayentes ojos; Tanta nuestra lejanía al camino… que nos dio un choque con el desatinado caminante, uno de tus recuerdos y que perdió su tiempo…. Ahora era el mió, mi tiempo.

Su mirada al verte se puso nostálgica, posiblemente sus vivencias con tigo se le vinieron y le empujaron a decirte:

“Nunca te olvide”

Tú te quedaste callada, me abrazaste e incitándome a avanzar, y le dijiste con la mirada en el piso: 

“Sigue tu camino, que lo nuestro nunca tuvo sentido”

Continuamos con nuestro andar, él se quedo quieto sin decir nada… solo permaneció cabizbajo… Seguimos y casi terminando el parque volteé y él ya no estaba, te detuve, me miraste y nuevamente me abrazaste, levantaste tu rostro para ver el mío, y te dije con una ligera sonrisa mientras acariciaba tu mejilla con mi mano:

“Nuestro tiempo”

Nos besamos, y sabiendo que en este mundo las cosas y personas van y vienen, me puse a contemplarte como era de costumbre, contemplarte y sentirte cada parte de tu ser… todo lo posible…, así que, perpetuamos nuestro rumbo en tu casa. 
Nosotros soñadores despistadores del tiempo, románticos ilusos… 



martes, 5 de enero de 2010

El Anciano: "Paz, equilibrio y sanación"

Mañana fría “Huaaaaaaaaammmmm” y el sueño que no se me quita, siendo el menor, soy el designado para las labores que los demás no quieren hacer…
“¡¡¡¿Y si lo mandaban al perro?!!!” grite con la cabeza levantada y con los ojos cerrados mientras seguía caminando por la calle de tierra.

La tarea era simple, ir a comprar pan, así que mi rumbo era para la vuelta de la esquina, a la tienda de la señora Carmen.

El sol no daba en su totalidad a la ciudad, y a penas se le veía en el horizonte, por lo que me acerque un poco al bosque, alejándome de mi trayectoria, tratando de alcanzar algún rayo del sol y calentarme con el.




Llegué a la esquina y vi al anciano en su pórtico de madera, sentado sobre sus pies, en esa posición en la que a veces muestran a los calvitos del Tibet. Me acerque a verle mejor y noté que estaba con los ojos cerrados, “vaya forma de dormir” dije  murmurando suavemente, me acerqué un poco más y vi que sus dedos se chocaban como me enseñó en una noche pasada, “que estará transmutando” me pregunté.

“No, fíjate bien que dedos son” dijo serenamente el anciano,  yo sorprendido por su respuesta, me acerque y vi que eran otros dedos, eran el índice y el pulgar los que estaban juntándose.

“Uniendo esos dedos, logras el equilibrio, la sanación, la armonía y todas las facultades del rayo verde” me dijo.

“aaaaa” con mis ojos tratando de atrapas las ideas… y luego mi silencio.

“Apresúrate” dijo, “¡cierto, el pan!  ¡Waaaaa! Me retiro, hasta luego” me despedí del anciano y me fui corriendo, pero en el transcurso junté esos dedos, y solo me sentí paz.

“Si hay aves mensajeras, el perro podría hacer delívery”

domingo, 3 de enero de 2010

Cielo Rojo

Estoy de atardecer en un callejón que no reconozco, pero creo que estoy en mi ciudad…, siento tensión en mi entorno, la expectativa temerosa a lo que pudiese venirse… pareciese que todos lo presienten…, lo inminente… está próximo…
Cielo rojo con nubes oscuras que reflejaban en ciertas partes ese rojo desolador y a la vez atemorizante.
Un sonido estrepitoso que retumbo en mis oídos, el sacudido impetuoso que fue poseyéndose de todas las construcciones junto con el piso que no dejaba clemencia para saber si se está a salvo o si se está solamente por instantes mareado.

Los gritos se hicieron presentes, los llantos y oraciones se mostraban por donde quiera que yo viese,… la desesperación en la gente… y yo aún estando al margen, tratando de descifrar si esto pasará rápido o será tal vez… una hecatombe. Un instante de silencio en mi interior, un instante que me traería al recuerdo ideas básicas; Somos esencia divina, vivimos en una ilusión, somos eternos, somos parte del todo y todo es parte de nosotros…

Mis ojos se llenaron de una cierta confianza, sentía como la energía recorría mi cuerpo partiendo en mi corazón. Me encontraba como en una cápsula, el piso bajo mis pies se movía, pero no me afectaba, yo estaba firme e inamovible por su sacudida, levanté la vista y vi que todos seguían en su pánico… lo único que atiné a decir fue: “Dios danos fuerzas”

El tiempo se detuvo, una luz casi imperceptible colmo la ciudad por algo menos que milisegundos.
De pronto alguien estaba a mi costado, lo sentía…, giré la cabeza y era un ser con túnicas blancas de estilo algo romano, pero ese ser no estaba solo, volteé para el otro lado y había otro ser con similar vestimenta. Su repentina aparición no me causo preocupación, todo lo contrario, me sentía más seguro y tranquilo… empecé a ver todo mi alrededor y habían varios de estos seres en todo el ambiente, cerca de todas las personas, las cuales poco a poco iban tomando la misma calma, este terremoto seguía pero no afectaba en gran medida ni a las casas ni a las personas, ahora sólo el ruido muy fuerte, más el movimiento que aún se veía implacable no afectaba a las construcciones; Parecían serpientes en vertical pero ninguna se rajaba más, ni se desplomaba desde la aparición de estos seres.

Todo esto me parecieron horas de horas y la verdad no puedo estimar cuanto pudo haber durado…

El sismo se detuvo, el ruido desapareció y los seres de trajes blancos empezaron a desaparecer, el cielo fue dejando aquel rojo y las nubes fueron raleándose. Después de unos momentos la gente empezó a volcarse al pesar por las perdidas…, mi mente no estaba muy atenta, quería evitarme estar en esa misma situación y de ese temor… desperté.