domingo, 3 de enero de 2010

Cielo Rojo

Estoy de atardecer en un callejón que no reconozco, pero creo que estoy en mi ciudad…, siento tensión en mi entorno, la expectativa temerosa a lo que pudiese venirse… pareciese que todos lo presienten…, lo inminente… está próximo…
Cielo rojo con nubes oscuras que reflejaban en ciertas partes ese rojo desolador y a la vez atemorizante.
Un sonido estrepitoso que retumbo en mis oídos, el sacudido impetuoso que fue poseyéndose de todas las construcciones junto con el piso que no dejaba clemencia para saber si se está a salvo o si se está solamente por instantes mareado.

Los gritos se hicieron presentes, los llantos y oraciones se mostraban por donde quiera que yo viese,… la desesperación en la gente… y yo aún estando al margen, tratando de descifrar si esto pasará rápido o será tal vez… una hecatombe. Un instante de silencio en mi interior, un instante que me traería al recuerdo ideas básicas; Somos esencia divina, vivimos en una ilusión, somos eternos, somos parte del todo y todo es parte de nosotros…

Mis ojos se llenaron de una cierta confianza, sentía como la energía recorría mi cuerpo partiendo en mi corazón. Me encontraba como en una cápsula, el piso bajo mis pies se movía, pero no me afectaba, yo estaba firme e inamovible por su sacudida, levanté la vista y vi que todos seguían en su pánico… lo único que atiné a decir fue: “Dios danos fuerzas”

El tiempo se detuvo, una luz casi imperceptible colmo la ciudad por algo menos que milisegundos.
De pronto alguien estaba a mi costado, lo sentía…, giré la cabeza y era un ser con túnicas blancas de estilo algo romano, pero ese ser no estaba solo, volteé para el otro lado y había otro ser con similar vestimenta. Su repentina aparición no me causo preocupación, todo lo contrario, me sentía más seguro y tranquilo… empecé a ver todo mi alrededor y habían varios de estos seres en todo el ambiente, cerca de todas las personas, las cuales poco a poco iban tomando la misma calma, este terremoto seguía pero no afectaba en gran medida ni a las casas ni a las personas, ahora sólo el ruido muy fuerte, más el movimiento que aún se veía implacable no afectaba a las construcciones; Parecían serpientes en vertical pero ninguna se rajaba más, ni se desplomaba desde la aparición de estos seres.

Todo esto me parecieron horas de horas y la verdad no puedo estimar cuanto pudo haber durado…

El sismo se detuvo, el ruido desapareció y los seres de trajes blancos empezaron a desaparecer, el cielo fue dejando aquel rojo y las nubes fueron raleándose. Después de unos momentos la gente empezó a volcarse al pesar por las perdidas…, mi mente no estaba muy atenta, quería evitarme estar en esa misma situación y de ese temor… desperté.


2 comentarios:

  1. Un sueño que escribi hace un buen tiempo, irónico, a los días se produjo un temblor relativamente fuerte...
    Sueños... Realidades... ¿Ahí vemos más de lo que vemos en lo usual de nuestros días?

    ResponderEliminar
  2. Quien sabe que significan los sueños realmente? algunos dicen q es el resultado de todo los pensamientos que cocino tu mente ese dia, que si te acuestas muy estresado tienes pesadillas y cosas asi...prefiero pararle mas a los sueños bonitos y otros algo fuera de tono :$ ya que no puedo hacerlo en la realidad, puedo vivir otro mundo en mis sueños ^^

    un poco ingenuo quizas :S pero me gusta pensarlo asi a veces xD

    ResponderEliminar