miércoles, 28 de abril de 2010

Alzarse

Tú dijiste… “es un camino duro…”

Cuando en todo te cierran las puertas… y te quedas ahí, posiblemente esperando por alguien o algo que te salve.

Mira bien, la esperanza está, aunque todo se te vea frío.

Tus témpanos en la oscuridad, siempre cuando miras al pasado, minúsculos detalles que tiñes de sangre, la desesperación, tu ensordecedora confusión, agonías ante cada situación,…cuando tus pies descalzos goteando rojo,…ya no tienen para andar… tú pequeño mundo que se ve destrozar…

Llegué y te encontré con la luz tenue del cuarto, me miraste con tus ojos en llanto, con la suavidad de tu cuerpo,…su vulnerable fragilidad…

Te cobijé en mi mirada, te sostuve en un abrazo y te deje reposar entre mis brazos, no existieron palabras, tampoco fruncimos miradas por el daño externo. Nos quedamos en momentos sollozados, escuchando las gotas de lluvia que caían en las ventanas, las nostalgias se desplazaban, ligera tranquilidad que se posaba regocijante en nuestros hombros, no quise pensar nada,…pero sentir que nuestros cuerpos se hablaban…

Te volviste en ti, más tranquila pero aún apabullada, me miraste tiernamente, y te acercaste con tu delicadeza, tus labios que se anduvieron pegados, ahora se fueron alejando lentamente, tus ojos iban durmiendo, cerrándose muy apasionadamente. Sentir tu tibia respiración, respirar de tu ilusión e ir tocando poco a poco nuestros labios,… ir desnudando lo que nos marcaron con aquellos daños, ir dejándonos al sentir,…Redimir con lo sutil.

Una lluvia constante, un descanso muy relajante, volvimos a levantar la mirada, nuestro silencio en paz nos contemplaba, muy presente como ausente. Os digo que algunas carcajadas se nos soltaban, lo suficiente para volver a brotar la luz de la mirada.

Salimos del edificio, bien apapachados, usando el único paraguas que ella tenia en su departamento, nuestra confianza en nosotros, nuestro amor mostrándonos que todo tiene un sustento para el arreglo.

Y es que a veces olvidamos todo lo bueno del Universo, caemos en trampas que solo nos mantienen inmersos en este extraño gobierno, en este extraño consenso que se dieron a comienzos de nuestros tiempos, que nos dio un sistema global, al que a veces no entiendo… 


martes, 27 de abril de 2010

Sé-Tiempos-Tu-Ahora


Mucho tiempo de letargo me estrangularon, mientras yo quedaba sedado por las ironías de mis recuerdos…

Son incontables las oportunidades que de mi vista se escaparon para darme cuenta que yo era el que me estaba escapando…

Tal vez, y solo tal vez te esperaba a ti, o al menos, alguien muy parecida a ti…

Sé que no somos compatibles, sé que esto es un reto, sé que me gustas, aunque no te lo diga, más en tus dichos hacia mi, mis murmurios rompan ese campo y me entregue por segundos a los… te quiero y… no quiero perderte…

Sé que poco a poco me iré perdiendo en ti, sé que poco a poco me dejaré llevar por ti, sé que poco a poco iré tomando posturas que me digan que así debiera ser…  espero que eso llevado por algo interno… y no por lo perdido de lo externo…

Libre y esclavo… a veces me sentiré nada si tu no estas, ...a veces…
Recordando las emociones, ni modo… salen al instante, y es que eres alguien quien vale la pena que vuelva mi instante por muchos instantes…

Creo que nuestras marcas se quedarán esta semana,
Espero que aquel infortunio no se asome a nuestras ventanas
Presiento que si nos valemos de lo expuesto… nos llevaremos muy bien

Qué tanto nos soportaremos… Qué tanto nos recordaremos, Qué tanto nos desvelaremos…

Ambos sabemos que no queremos algo a largo plazo, más dejamos ese estrecho espacio de duda para cualquier ocasión…



lunes, 26 de abril de 2010

Aquellos instantes


Como extrañaba su presencia cuando pasaba por los lugares donde con ella me las pasaba. Los días de estas vacaciones han pasado volando, las nubes ralas de estas épocas vinieron y se fueron sin que les prestase mayor atención… pero que se va hacer… no me doy tiempo para quedarme a admirar todo…

Arreglando las cosas del comedor, escucho la llegada de un carro… me asomé a la ventana y ver a la vecina bajando del carro, la señora tranquila se dirigió al maletero para sacar su equipaje. “Habrás llegado tu también” me pregunté con el corazón sintiéndose más vivo que nunca, y mi rostro, tan congelado como el mismo instante…

Mi pequeña amiga, con la que creábamos pequeñas aventuras y jugábamos en las tardes que teníamos libertad, claro que casi siempre con más amigos y amigas, pero… a ella la miraba en forma especial, ella… con la que aprendí a andar de la mano gracias al anciano.

Me quede viéndola con su bajar alegre y su entrar a su casa saludando al resto de su familia…,
Me quede nada más que contemplando como si fuera esas nubes ralas a las que deje pasar sin darles su tiempo de importancia…. ,
Me quede, con la esperanza de verla mañana para jugar y caminar de la mano,
para que los instantes… aquellos instantes llenos de esa alegría
 …se vuelvan a encontrar…

domingo, 18 de abril de 2010

Tu Sonrisa


Mente perdida como cualquier día, fui siguiendo el rumbo para el inevitable encuentro al trabajo que, últimamente se me hacia cotidiano. La mañana nublada, la rala neblina con su vientito helado que instaba a no dejar espacios en el vestir, los abrigos en todas las personas, las infaltables gabardinas negras y para evitar la humedad, andar con la cabeza baja. Entre los tantos pensamientos no diferenciar la vista de la imaginación, toparse con un rose que da el freno que permite levantar la mirada para ver que sucede.

Los alrededores se escondieron, solo mis ojos se posaron en ella, rostro blanco bien decorado por los artilugios del maquillaje, labios rojos carmesí muy acordes con su vestido de gala totalmente brillante que, no opacaba a aquellos aretes plateados con sus gotitas de cristal, reflejaban diversos colores de la poca luminosidad de la mañana.

La súbita impresión no me dejo pronunciar algo decorativo para compensar la grata que me diste con tu sola presencia. Tu sonrisa viendo a un niño absorto, y no era para menos aquel tropiezo me saco de todas las tensiones apabullantes de estar inmerso al mundo, aunque sea por unos segundos dejar permitir la alegría y responder con otra sonrisa, de esta pequeña algarabía esbozar las palabras:

“Perdone usted doncella, que el viento no os cubra con su neblina, fíjate del toque de frío que nos alza fuera de vuestro castillo”.

Las cosas se dan por algún solo esbozo que permite alzar el vuelo, tu sonrisa valió una vida, los segundos incontables de ese y todos esos momentos que sorprenden y te dan un mayor sentido para continuar en los días.

Sin esperar ninguna reacción de tú parte, me quite mi saco y te lo coloque, tú un poco asombrada no dijiste nada, aun continuaban las sonrisas y el ambiente era el mismo, el viento con una ráfaga más helada movió tus brazos para acoger el gesto y dar las gracias.

Me dirijo a una exposición de arte, hoy es mi gran día. Me dijiste.

También me indicaste el lugar, quedaba a unos 20 minutos caminando, yo sin duda te dije.

A que bueno, te acompaño para protegerte, y que llegues igual de radiante.

Ella agregando algo pícaro a su sonrisa, me miro queriéndome decir con sus gestos ¿y tú te cuidas de ti? Le devolví de igual manera la picardía en los gesto queriéndole decir “se dará lo que queramos que se de”. Le tome la mano y empezamos a caminar hacia su exposición. No nos importaba nada, nos sentíamos cómodos el uno con el otro, nuestros ojos sutiles vistazos daban mientras los pasos relajados y pausados nos permitían contemplar el todo, mientras cruzábamos algunas palabras.

Dos pequeños ajenos que comprendían que de cada día se arriesga algo de alegría, que tal vez habíamos pasado por mucho y que estos acontecimientos pequeños no deberían de estar marcados o restringidos por estereotipos ni por ningún tipo de limitación, No éramos enamorados, nunca nos habíamos visto antes, pero, la conexión desde aquel día fue tal, que compartir vivencias de varias índoles serian agasajos de cada día y esto me deleitaría aun más con…

.. tu sonrisa.

sábado, 17 de abril de 2010

Tempestad y Turbulencia


Fue difícil esta separación…
…Y ahora…
Nado en mar abierto con plena tormenta,
las aguas de mis emociones y sentimientos que revuelven mi cuerpo,
el viento de mi razón tan insaciable no deja de azotar en mi rostro
y yo cerrando de rato en rato mis ojos….

La mente tempestuosa dice que no y
el corazón turbulento que si.
Varios días en este enredo y
…Uno debía ganar…

Hoy la lógica predominará y
el corazón al final….
Acatará a regañadientes su mandar.

Ser suficientemente fuerte como para evitar la aflicción,
pero sé que en cierto momento el problema se encausara
para que mi propio cuerpo empiece a protestar...

Bueno, nuevamente entro en el dilema,
nuevamente me pongo a sopesar a cada uno…
emoción o razón…

Lógicamente me digo, aguanta un poco más, todo indica que se está haciendo lo correcto, un tiempo más de resistencia para poder tener luego, como quien diría, una mejor cosecha.

Emocionalmente siento ese “arriesga más”, ve, aún se puede y el futuro es depende a lo que tú creas… y si crees que será difícil y aparentemente sin posibilidades ni compatibilidades… pues esfuérzate, ve…

Y aunque a veces me niegue a creer pero…
…que optimista que es el corazón…
Y aunque a veces vea su realidad, la dejo, pero…
…Que fría que es la razón…


viernes, 16 de abril de 2010

¿Y la razón?

Con la conciencia de que somos manejados por unos cuantos que manejan grupos que consideran que son los que en realidad dominan. Los grupos aparentemente grandes no tienen la noción de que hay más grandes a ellos…
La casi interminable escala que termina en un ser incógnito que se nombra en muchos lugares, pero que no se es creíble.

Me preguntaba donde iremos a terminar, será cierto que nos lograrán dormir lo suficiente para dejar de sentir y solo evocarnos a lo material, para dejar de pensar y solo actuar mecánicamente …

Para variar, yo pensando mientras caminaba tratando de estar siempre bajo la sombra; el sol cada vez es más implacable, su radiación y energía es tan grande que mi cuerpo y sobre todo mi cerebro se hayan dañados. Vi a un niño que pedía un helado a su mamá. Vaya, que común es ver eso pensé, la mamá le jalaba al niño de la mano tratando así de continuar su trayectoria y no darle importancia a la pequeña petición.
La única respuesta que salía con ímpetu de la madre era “no tengo dinero, sigue caminando” y el niño desesperado, cada vez más exacerbado con el llanto mientras aún tironeado, se mantenía con sus otras extremidades en hacer la fuerza suficiente para llegar a su meta, arrastrándose, sosegando a la impositiva.

Aunque no suelo hacer esto, me acerqué a ellos y le dije a la señora que yo le compro el anhelado helado al niño. Ella me miro y me dijo en voz fuerte “¡No joven, se puede resfriar y aparte que no quiero que se me acostumbre a comprar en la calle!”.

Me quedé un poco impresionado por su respuesta…, ocultar la verdad al niño, manteniéndolo tironeado y con uno que otro “avanza” o “camina”,… y ni siquiera decirle algo cierto para que él pudiera entender. Situaciones en las que los dos lados se cierran, sin duda terminaría mal.

Me retiré viéndolos alejándose aún tironeando, y en mi transcurso lo primero que se me vino a la mente fue:

Las mentiras; Sea cual fuera el rumbo, si no se sabe pensar el por qué, para qué, como, etc, no podrías enseñar, ni concordar en ti, ni con los demás. Burda apariencia de persona…

Que involucionados que nos hemos vuelto y que fácil dejamos de pensar para dejarnos llevar por estereotipos…

jueves, 15 de abril de 2010

Observa

Me dirijo a buscar al anciano, el día de ayer fue muy extraño por aquel forastero… cada vez que lo recuerdo me vuelve esa fea sensación…

Yo estaba caminando rápido y justo al llegar a la esquina aparece con esa tranquilidad que siempre lo caracteriza, el anciano, me fungió un saludo y me dijo que lo acompañara.
Era de mañana y el sol quemaba tanto como días anteriores, por lo que tratábamos de mantenernos en la sombra mientras nos dirigíamos para el centro de la ciudad. Yo le pregunte de frente por el forastero: “¿Quien era? ¿A que ha venido?¿Por qué apareció en mis sueños y por qué le tengo tanto miedo?.”

El anciano apaciguadamente pero con una firmeza y una consistencia en sus palabras, y en su misma forma de actuar de ese día era más acentuada a diferencia de otras veces; me dijo:

“Justo para eso estamos rumbo al centro, te tengo que enseñar a protegerte…”

¿Protegerme?, pensé y proseguí haciéndolo, ¿Me va a enseñar karate en el centro? ¿Tendrá alguna escuela ahí?. Por unas cuadras me mantuve interrogándome esas preguntas y lo difícil que se me hacia el darme una respuesta… al menos nunca me lo imaginaba al anciano peleando,.. ¿Será que es como el maestro Rochi de Dragon Ball?

“jejeje” solto de repente, dejándome un poco intrigado mientras lo veía para saber de que se reía…

“jajajaja, no, no soy como el maestro Rochi, tranquilízate vas a ver” me dijo.

Nos detuvimos en una esquina y indico que mirase a la otra esquina.

Había una señora aparentemente de clase alta, con sus tacos largos, traje fino, sombrero negro con borde amplio y adornado con plumitas rosas para entonar como su traje, también llevaba una cartera negra. Segundos después un tipo que estaba detrás de ella agarro su cartera y hecho a correr…

Yo me quedé sorprendido, mi vista trasladándose repetidamente entre el tipo y el anciano del cual esperaba una repuesta…

“Ahora vas a aprender a protegerte y proteger…” me dijo y luego de una pausa y haciéndonos un poco más al borde de las casas para no impedir el paso de la gente… continuó diciendo:

-“El mundo es energía y los colores expresan sus virtudes, cada color un conjunto de  virtudes… y al manifestarse en forma misma de energía, tienen conciencia propia… pero están al servicio de nosotros por nuestra misma Esencia Divina. Bueno, la protección se hace con el color azul”

“¡Como el de mi chompa!” exclamé

-“Si, solo tienes que visualizar ese color alrededor de ti o alrededor de la persona que quieres proteger…”

-“¿Nada mas?" Le pregunte…
-“Si, ahora mira hacia la otra esquina”

Era el mismo tipo que seguía a su siguiente víctima. “Ahora visualízala a la persona que va a ser asaltada con un entorno azul, como que estuviese dentro de una burbuja azul” me dijo. “¡Ya!”  Le indiqué…

El ladrón que acechaba a la persona que estaba delante de él, …de repente…, cambio de vista y empezó a ver a todo lado dejando de darle importancia a la ahora salvada victima.

“Simple, pero te va a servir… aunque no siempre… así como hay niveles de protección, también hay niveles de ataques…”

Me dijo, para luego volver a nuestra parte riverezca de la ciudad…  para que cada cual regresase a sus casas.

domingo, 11 de abril de 2010

Al final del camino, ...nada que guardar....

Los días pasan, las noches se van diluyendo con su frescura invitando a descansar y olvidar. Los caminos se fueron alejando, cada paso entre el tumulto noctámbulo… ahora, yo sin nada que guardar, sin tener que esperar a que la esperanza toque la puerta nuevamente,… porque decidí avanzar.

Ese día, en horas de la Tarde, nuestra conversación era inminente y por nuestros mismos sentimientos decidimos hacerla esperar, pero hoy, no se pudo más… vino a sentarse con nosotros, esperando como la muerte espera a quien le va arrebatar su vida.

En nuestra conversación vinieron los recuerdos de nuestras diferencias, ambos gastados no dimos hincapié para rechazarlos, nosotros, tan atenuados como este atardecer nada calido. No hubo discusión ni ningún tipo de enfrentamiento, solo la resignación…  y al final solo nos quedo decir “adiós”

Quizás como en otras ocasiones pasadas de similar situación, pensaré que seria si continuáramos, como seria el posible futuro juntos, cuantas alegrías dejaríamos en el impreciso futuro que las ocultan y así nunca aparecieran, cuantas tristezas y problemas se nos presentarían para hacerles frente.

Déjame, es lo mejor, volvamos a creer y ver un mejor mañana… pero no nosotros, no juntos…

Sigo mis pasos en la calle, tu, con tu rumbo contrario al mío… Mi vista esta en el vació, de rato en rato me vuelvo a hallar que sigo caminando, el viento que me quiere traer a la nostalgia para querer lanzar algún grito desesperado, para que ese miedo de no perder la posibilidad… de creer que aún hay tiempo…

Tengo que dejarte ir… como muchas otras veces aprendí. Te deseo lo mejor, ahora te dejo partir para que yo, de igual manera, alejándome y curándome, saque fuerzas para poder seguir…



sábado, 10 de abril de 2010

Energía

Nos damos cuenta que estamos inmersos en un mundo físico, creado por la misma energía… entonces somos representación de energía… 

Muchas veces has escuchado que lo físico, la materia, es solo ilusión… supongo que es relativo, pero si se logra creer en la secuencia de vidas, entonces el significado no esta en la parte misma de la materia, ya que lo trascendental estaría en lo espiritual o en la misma energía de la vida…

Muchas otras veces se ha escuchado que estamos en una escuela, en esta instancia donde aprendemos o nos desarrollamos, por lo que no podría decir que la materia no tiene sentido, por lo que necesario saber emplear el instante en este transcurso.

Muchas tantas veces se escucha, lo que es arriba es abajo, lo macro y micro es lo mismo. La energía es una, y nuestra materia, expresión de energía, es una a todo, en otras palabras nuestra conexión al todo es real, pero tenemos que sentirla.

Concientes que llevamos cada planeta, sistema, galaxia, universo dentro de nosotros… y aunque aparentemente insignificantes, somos muy trascendentales.


viernes, 9 de abril de 2010

El Presagio

Los sueños se siguen repitiendo… Aquella persona siniestra sigue apareciendo, y aunque solo pasa cerca de mí sin hacer nada, con tan solo su presencia me causa este susto que me hace despertar con un sudor frío, con la misma impresión llevada de la mano del temor.

Salí de mi habitación, era de tarde y la pequeña siesta fue perturbadora… y yo que esperaba andar tranquilo con ella… Como era de costumbre, no se encontraba nadie en mi casa, todos en sus quehaceres… Llegué al comedor y me serví un vaso de agua que termine de un único sorbo. Sin nada que hacer decidí salir de mi casa a pasear y con suerte encontrarme con alguien para jugar un rato, así que entusiasmado con esa idea tome una chompa y salí corriendo a la calle.

La noche se venia haciendo presente, mis pasos rápidos se de tuvieron en la misma calle para escoger por donde ir… Camine por las calles de tierra que por falta de luz se notaban grises.

Mi caminar estaba en la 2da cuadra y el aire se hizo helado, su pasar se detuvo para luego de unos instantes se convirtiera en un viento muy fuerte, mi única acción fue inclinar un poco la cabeza y colocar mis manos en los bolsillos del pantalón y seguir caminando.

Cual relámpago, todo se detuvo, todo… desde mi respiración hasta mis pasos, mis pensamientos comprimidos, el frío se volvió inexistente mi garganta la sentía muy seca, produciendo que en esta desesperación abriese la boca para tomar aire. Mi rostro se levanto… para darme con la sorpresa de un forastero que pasaba muy cerca mió…
Él con sus trajes oscuros, su capa café, su sombrero negro con una cinta también negra, sus pasos pesados al igual que toda su presencia.

Mi sensación de temor era el mismo a de mis sueños.
¿Sería este el tipo que aparece en mis sueños?, me pregunte, ¡Es él, este es, estoy seguro!

Yo boqui abierto y sin mayor pensamiento, con el miedo cogoteándome y el sudor empapando mi cuerpo, solo atiné a quedarme quieto… Este forastero siguió su camino, pero caso extraño, ya habiéndome pasado,¡¡ se detuvo!!, ¡ giró su rostro hacia mi! y con esa mirada acechante, plantó sus ojos en mi.

¿Será que es un asesino? Fue lo primero que pensé en mi temor, solo fueron unos segundos el vistazo que me dio, giró un poco más para ver el fondo de su camino transcurrido y regresó su rostro a su camino continuando con su andar.

Fue estremecedor aquel momento. Viéndolo un poco lejos y con mi respiración volviendo a su ritmo, quise alejarme lo más pronto posible, giré mi cuerpo que se había colocado para observarlo, y con el sendero de la calle me dispuse a caminar deteniéndome nuevamente al dar el 1er paso. Una persona estaba parada en mi delante, el miedo regreso en un segundo, mi corazón se quiso escapar antes que mi cuerpo, pero, el oír su voz me tranquilizó…

Era el anciano mirando también el andar de aquel forastero…
Sonriente me dijo:

“Vamos a la tienda, te invito un refresco con algún pastelito”.
A lo que respondí con un “¡¡¡¡¡YEEEEEEEE!!!!” pasado ese momento… que tranquilidad…