lunes, 26 de abril de 2010

Aquellos instantes


Como extrañaba su presencia cuando pasaba por los lugares donde con ella me las pasaba. Los días de estas vacaciones han pasado volando, las nubes ralas de estas épocas vinieron y se fueron sin que les prestase mayor atención… pero que se va hacer… no me doy tiempo para quedarme a admirar todo…

Arreglando las cosas del comedor, escucho la llegada de un carro… me asomé a la ventana y ver a la vecina bajando del carro, la señora tranquila se dirigió al maletero para sacar su equipaje. “Habrás llegado tu también” me pregunté con el corazón sintiéndose más vivo que nunca, y mi rostro, tan congelado como el mismo instante…

Mi pequeña amiga, con la que creábamos pequeñas aventuras y jugábamos en las tardes que teníamos libertad, claro que casi siempre con más amigos y amigas, pero… a ella la miraba en forma especial, ella… con la que aprendí a andar de la mano gracias al anciano.

Me quede viéndola con su bajar alegre y su entrar a su casa saludando al resto de su familia…,
Me quede nada más que contemplando como si fuera esas nubes ralas a las que deje pasar sin darles su tiempo de importancia…. ,
Me quede, con la esperanza de verla mañana para jugar y caminar de la mano,
para que los instantes… aquellos instantes llenos de esa alegría
 …se vuelvan a encontrar…

1 comentario:

  1. :D ahh que lindo!!
    Como se pudieran repetir aquellos instantes...

    ResponderEliminar