domingo, 30 de mayo de 2010

y... ¿lograras salir?

 
Hace poco estuve con amigos músicos ya de profesión. Que temor pensar que pude haber estado en su misma situación… escucharlos hablar me dejaba preocupado… Las veían a las mujeres tan solo como objetos, sus aparentes logros con sus choques y fugas… peor aún escuchar a las mujeres con el mismo enfoque hacia los hombres y, lamentablemente ellas eran frías, su hablar era con más morbo, su lujuria era una evocación de la decadencia…

Siguió la noche y se siguió tomando, supuestamente para amenizar la noche, pero sin duda, para matar el día con su resaca…  por momentos les sentía vacíos, perdidos… como si lo que dijesen no tuviese valor real, solo para alimentar su ego, que vendría y saldría por su puerta de sus recuerdos.

Muchas veces eh escuchado hablar que quiere la gente de su vida. Quieren una casa grande, con piscina, con salón de baile, con una cochera para que entren sus cinco carros… quieren un trabajo seguro, quieren una familia con hijos (esto si es rescatable) eh escuchado tantas deseos materiales para su futuro… Pero eso viene y va, si te detienes a pensar puede que no tenga sentido. Un vendedor de carros te garantiza la felicidad por 1 a 2 meses con un carro nuevo.  Supongo que por eso le dicen a este mundo material que es una ilusión… supongo que naces y mueres y todo lo dejas, lo que importa es lo vivido. Los sentimientos son eternos…

Bueno, yo estaba ahí tomando poco, hablando menos y tratando de no escuchar todo. La vi, ella no hablaba mucho, pero cuando lo hacia era tan igual al resto, su rostro angelical no pintaba bien con su aparente vida.

Unos días hemos salido, ella me dice que quiere salir de ese mundo… pero el hecho es que es difícil, como si la tuviesen amarrada y amaestrada para que permanezca ahí. Yo le hablo tratando de darle fuerzas para que su voluntad sea fuerte y se decida. La última vez que quedamos no la pude llamar y parece que se enojó… ahora no contesta, me deja  preocupado, solo espero que le vaya bien.


viernes, 28 de mayo de 2010

Ultimo Aliento. 1

Empuje bruscamente su puerta de su casa, que por suerte estaba abierta, ingrese corriendo y vi que todo estaba oscuro. Giré varias veces buscándolo, pero no tuve respuesta. ¿Dónde podría encontrarse el anciano? Me pregunte varias veces tratando de buscar alguna idea acertada. Fuertemente grité -¡Ancianooooo, ¿donde estas?!- Sin tener contestación alguna.

Salí de la casa tan rápido como entre, me dirigí cabizbajo y aún preocupado hacia la casa de mi amada y estando ya por entrar me di cuenta que alguien observaba desde la otra calle a la casa, volteé y me sorprendí que era el anciano. Me acerqué corriendo a él y le dije increpándolo:

-¡¿Donde estabas anciano? Alirssi esta enferma y no hayan la forma de curarla!
Terminé de decir eso y lo abrasé desconsolado esperando una respuesta optimista o quizás solo un apoyo.

-Si, lo eh sentido, y muy probable que no puedan hacer mucho, pero no va a morir, no te preocupes por eso. Me dijo mientras me frotaba la cabeza. – Estos días debes rezas mucho por ella. Tengo que retirarme. Mañana o pasado veamos que tal va su recuperación.

El mundo y sus complicaciones, los bandos y sus acciones, actos que no respetan ni a niños por conseguir sus fines. La noche se acerca y para mí, pueda que sea interminable. Pensaba el anciano mientras se dirigía a su casa.

La puerta de su casa estaba totalmente abierta, pero ingresó sereno, sabía que era por el ingreso del niño en momentos antes. La casa se encontraba tranquila. El anciano se dirigió a su sala, se sentó, cerró sus ojos y respiro profundamente por varias veces. Su cuerpo quieto ahí sentado sin mayor peso se levanta y a la vez no lo hacía. Una estela de su cuerpo con su misma forma se encontraba de pie frente a él, esta imagen, que también era él, empezó a flotar para luego volar y salir de la casa, dejando a su cuerpo físico en ese sillón clásico y antiguo como él.

Voló hasta la casa de Alirssi, la amiga del niño, y se quedó viendo por unos momentos lo pálido que se encontraba aquel cuerpito que estaba siendo atendido desesperadamente por su mamá que trataba de bajar la fiebre.

Todos poseemos siete cuerpos, entre los que esta el cuerpo físico, el etérico, el astral…. El anciano cuando se encontró con el niño, había notado que la pequeña carecía de uno de sus cuerpos: el mental. Esto conllevaba a que ella tuviera los siguientes síntomas:
-Perdida de la memoria
-Falta de concentración mental
-Agotamiento
-Falta de dirección ó ubicuidad
-Comportamientos autistas y tendencia a la depresión.
-Falta de energía.
Pero algo más estaba pasando… Su aspecto pálido y nauseabundo, y la misma fiebre no concordaban con lo de su pérdida de su cuerpo mental. La miró detenidamente y vio como había unos seres oscuros amorfos en el interior de su cuerpo, dando vueltas en su pecho como peces en un acuario. El anciano saco su espada plateada de energía azul de las huestes del Arcángel Miguel, y pidiendo permiso al íntimo de luz de la niña empezó a realizar un conjuro para apartar, confundir y alejar a aquellos seres. Hizo tres círculos con la espada flameante de azul en alto: el primero en el nombre del Padre, el segundo en el nombre del Hijo y el tercero en el nombre del Espíritu Santo.

Dijo su conjuro y al terminarlo la niña se encontraba completamente cubierta del mismo fuego azul que el de la espada, los seres negros amorfos que en su interior se encontraban, empezaron a moverse más rápido, entraron en agonía y trataban de salir, pero a la vez se aferraban de la pequeña para no salir, cada vez se aferraban tomaban por momentos una forma humana y por otros momentos forma de serpientes…. Ellos no pudieron soportar más, y como si el mismo fuego les estuviese quemando, salieron disparados hacia el techo de la habitación, traspasándolo y continuando hacia el espacio. El anciano en su cuerpo astral se mantuvo viéndolos a través de las paredes, hasta verlos desaparecer en el oscuro cielo salpicado de estrellas…

Enfundó su espada en su espalda, miró nuevamente a la niña, que empezaba a respirar tranquilamente, tomando nuevamente su color normal de piel y poco a poco disminuyendo aquella fiebre.

El Anciano se fue elevando hasta salir de la casa de Alirssi, miro preocupado a toda la ciudad, miro los cerros a la distancia, las ramas de los  árboles que se movían con el viento, las estrellas que parpadeaban. Sabiendo que esto aun no acababa, observó el horizonte norte para luego dirigirse por ese rumbo.



jueves, 27 de mayo de 2010

Salgo y retorno


Hoy en un nuevo enfrentamiento… y nada menos que contra mi peor enemigo…
YO
Vencer mis propios miedos y contradicciones ante el entorno y sobre todo ante mi mismo, mis indecisiones y letargos, mis estereotipos y complejos, mi propio sentir que se volcó a triste sin razón alguna y es que, toda aquella mezcla conflictúa en mi interior y me sorprende cuando menos lo espero.

Ir recordando todo lo aprendido y empezar con la decisión
…Nada que hacer, hay que salir de la caída situación…
Esta vez me valió la idea de seguridad con mis actos:
...Seguro de uno mismo…

No sé por qué en determinadas ocasiones nos dejamos llevar por lo que piensan los demás… cada cual con su propia realidad y apreciación de las cosas y a respetarlas pero… por momentos creí que ellos estaban en lo correcto y caí… y por instantes me perdí...

Trate de obtener las cosas con sus métodos, deseé tener más, creí que empezaba a mejorar embriagando mis ideas para tener las nuevas vislumbrantes al nuevo entorno. Viendo solo pesadez…

No… al final de cuentas…todo fue parte mía y ahora que pasé por la pequeña llovizna que alertaba en ser tormenta. Como lo aprecies es... 
...Ahora me siento tranquilo, 
dejo esa angustia y ansiedad 
y retorno a mi camino...


viernes, 21 de mayo de 2010

Pese al tiempo y sus contratiempos

Caminaba cerca a los árboles en aquel día soleado por el bulevar, verte sin intención alguna de encontrarte, verte a través del vidrio que confundía tu rostro con el reflejo del brillo,… detener mis pasos para observar,… ¿eras tú? ó simplemente una ilusión de aquellas que nunca faltan, las que están sólo para hacernos recuerdo de algún tiempo que no nos acompaña.

Todo mi ser se congeló de la sorpresa,…confirmar la alternativa,…eras tú…, ibas con esa apariencia algo fría, tus impresiones bien escondidas… sabrá Dios cuanto amor escondes tras aquel gesto indiferente. Tanto tiempo fue el que pasó sin vernos, que todos los centelleos de ánimos que alguna vez existieron esperanzados ante algún posible encuentro, poco a poco en su trémula existencia se fueron escondiendo... y hoy creí que verte… no sería lo mismo…


¿Dar tregua a las huellas de los pasos? De tu desnudez en algunas noches me acuerdo, tus suaves rizas con algunos sonidos en algunos días.. las confundiré.. pero, de tu dulce mirada tan elegantemente perfeccionada, simplemente en mi alma la llevaré nítidamente impregnada, eso sí, si de huellas se hablara, esas huellas por la arena del desierto del olvido nunca se dejarán cubrir.

¡Huy...!, los recuerdos que se encarnan, cada sensación que se creía enterrada, cada una de las palabras que quedaron entrecortadas y no fueron totalmente pronunciadas. Los buenos momentos que siempre nos acompañaban y en gratas noches nos acurrucaban, mientras creíamos que todo era perfecto y… eterno. Cuando algunas noches bailábamos solos con innumerables canciones, aquellas canciones que nos decían “no somos bailables”, pero se quedaban perplejas al vernos volar,…

Sentimientos, vaya que complejos, solo se que… te quiero…, pese al tiempo y sus contratiempos, pese al adiós y al relativo encuentro, pese a lo lejano que nos encontremos y que siempre nos olvidemos.

Decidir en ingresar a la tienda en la que te encontrabas, tal vez solo para saludarte, tal vez para hablarte por largas horas expresadas en sólo unas palabras y entre esas palabras, soltar el brote del sentimiento.

Fui ingresando y vi que tú no me habías notado… Mil situaciones pudieran darse, incontables acontecimientos pudieran nombrarse… todas se desvanecieron… el frío y el miedo se entrometieron, sudor relampagueado que fluyó por lo impensado,… alguien llegó y te abrazó… Quizás era un familiar,…ligera esperanza que se quiso quedar… y sin más, aniquilada. Tú correspondencia a aquel abrazo, tu complementación con tu rozar a sus labios,…tus besos…, besos de los que no hable… era lo que más tenia en mis días con tus días, tanto que los deje por asentado que siempre estarían,…siempre…

Disimulé mi entrada a la tienda, dirigirme a lo mas recóndito, demorar en seleccionar cualquier chuchería que allí vendían. Ni voltear a ver, evitar las posibles complicaciones, sobre todo por los sentimientos remembrados…

Instantes pasaron, uds. habían salido, compré algunas cosas y al rato también salí de ahí. Continué mi camino por el bulevar, el sol queriéndome dar fuerzas pero, ahora yo, apegado a las tiendas. Pensar lo pasado, vuelta el hincapié a la esperanza,… si sola te hubiera encontrado… tal vez te diría…

“Solo sé que… te quiero…, pese al tiempo y sus contratiempos, pese al adiós y al relativo encuentro, pese a lo lejano que nos encontremos y que siempre,… siempre…nos olvidemos…”

jueves, 20 de mayo de 2010

Espada plateada de fuego azul


Caminando por la calle, yo de la mano de mi amada, mi gran amiga Alirssi, junto al anciano acompañándolo en su trayecto a casa y sobre todo para nuestra acostumbrada vista al horizonte para ver como va cayendo el sol en su sueño.

-¡Cuéntenos una historia anciano! Dijo Alirssi muy emocionada.
-jejeje, a ver…, una historia. Primero les hago recuerdo que el mundo es más de lo que puedan captar nuestros ojos. Dijo con su mirada un poco ceñida a nuestro camino. Bueno, hace muchos años cuando era joven…

-Ufff, le interrumpí para luego de hacer mi broma y sobándome con mi mano derecha mi cabeza, decirle –ehmmm, jeje, lo siento. Y con una sonrisa continúo diciendo.

-Yo vivía en otro país, en un pueblo rodeado de árboles que alfombraban los cerros con su color verde, y un río cristalino tan transparente como el buen aire, ese río que a pesar de ser muy amplio adornaba como listón con su recorrido a ese bosque. Como es mi costumbre, yo me interne en una mañana en el bosque, no caminé mucho, pero me perdí… no lograba hallar la dirección correcta que me condujese al pueblo.

Decidí sentarme y empezar a meditar después de tanta caminata. En ese entonces yo ya tenia una dieta vegetariana y tenia varias cosas aprendidas de la vida. Me puse a pensar en esta vida, que es lo que debería hacer con todo lo que sabia, cual era mi misión o hacia donde debería enfocarme… Pensaba y pensaba… La luz del sol me estaba dando en el rostro, el medio día había llegado,…al menos eso pensé… Una persona me indicaba que abriera los ojos, con una voz algo seria y tranquila. Mi primera respuesta fue de sorpresa, yo no había escuchado ningún paso que me indicase que alguien se acercaba…
Abrí los ojos y ví a una persona de pie delante de mí, su color de piel era casi tan blanca como la luz que ahí rodeaba, la que creía que era del sol…

-¿La luz no era del sol? ¿No era de medio día? Preguntó Alirssi bastante inquieta. Ella siempre era así de directa cuando se expresaba, bien analítica antes de dar una respuesta o de mandar la misma pregunta, pero a ella, a pesar de todo… siempre la veía con esa alegría que sale desde el corazón.

-Pues no…, y quede tan sorprendido como tú cuando me di cuenta que algo estaba ahí iluminando todo… y ese algo no era el sol. Bueno, vi a esa persona y a todo mi entorno tan iluminado que le pregunté mirándole a los ojos “¿Quién….” No pude terminar la pregunta, era la primera vez que veía unos ojos que expresaran tanto amor en una sola mirada.

-¿Después volviste a ver ojos que expresaran la misma cantidad de amor? Preguntó Alirssi.

-Si, como les dije, eso fue cuando era joven

-Ufff! Expresión que no se dejo esperar por mi.

-jejeje, si... ufff, y en ese lapso de ufff logré ver varias veces ojos de distintos seres que expresaban tanto amor con la mirada y de igual forma desde el corazón. Bueno, este ser, le digo ser porque no era humano. Era un ser más elevado. Este ser me dijo con la boca cerrada...
-Estira tus manos hacia delante, se te va a entregar algo.
-¿Con la boca cerrada? Preguntó Alirssi.
-Exactamente, sin ni siquiera mover los labios, y es más creo que hasta ni respiraba...
-¡¿Qué? No puede ser!
-Pero,… así fue, el me transmitía sus pensamientos directamente a mi mente…
-Ohhhh!!!! Les dije mirándoles a sus caras mientras les sonreía.
-jajaja! Lanzo una risa el anciano a mi chacota, y luego continuó. Yo no me acerqué a él, di un paso con mi pié derecho y por instinto, apoyé mi rodilla izquierda al suelo, mis brazos los estire con las palmas de las manos mirando hacia arriba y agaché la cabeza. No sé exactamente por qué hice eso, pero luego de unos segundos sentí un peso que sostenían mis manos, no era mucho su peso, pero si sentía que estaba un poco frío.
-¡¿Qué era, que era?! Preguntamos los dos muy entusiasmados.
-Mi curiosidad también era grande por lo que fui levantando la cabeza hasta ver que era lo que habían colocado en mis manos. Nadie se había acercado a mí, el ser mantenía su distancia.
-¿Y que era?
-Lo que me habían entregado tenía un fuego azul en su entorno, pero no me quemaba. Era una espada, era de color plata, de estilo romano, pero mucho más vistosa.

Esta vez no me salio ningún “Ohhh”, estaba sorprendido e impactado por la historia narrada por el anciano. Pero si dije muy ansioso. -¿Y luego?

-Yo no estaba seguro de lo que pasaba, sorprendido viendo la espada en mis manos, me levante y volví a ver al ser, y me dijo:

-Es una espada de las huestes de San Miguel Arcángel, la vas a emplear en diversos momentos de tu vida, no te preocupes,  se te va ir indicando en sueños el como hacerlo.

Luego de eso ese ser se marcho, la luz fue desapareciendo y la espada se fue volviendo invisible.
-Guarda la espada. Me dijo el ser al que ya no veía. Le hice caso y siguiendo mi instinto guardé la espada en mi espalda, como si tuviese ahí su funda.

-¡Wooow…! Dijimos Alirssi y yo, sin salir de la impresión y el entusiasmo que nos tenía sobre acogidos.

Vamos descubriendo nuevos horizontes, pero hoy llegamos a la esquina donde cada cual toma los cortos pasos para llegar a sus casas. Me despedí de Alirssi que vivía frente a la mía, y me despedí del anciano que continuaría su camino hasta llegar a la suya…
La noche tranquila y ligeramente fría nos acompañaría para dar vueltas a la historia, esperando algún día poder pasar algo similar.


miércoles, 19 de mayo de 2010

Avances en esferas


Pensar que venimos de la misma tierra, de los minerales y sus reacciones químicas…
El fluir de la vida sigue su rumbo similar a un río, avanza por diversos escenarios, dándose menores y mayores turbulencias, pero al final llegar al mar. En esta amalgama de formas de evolucionar, todas llevan una dirección. Muchas en esa dirección se perderán y otras llegarán…

La vida, nosotros, el universo… En su trayectoria, se van dando niveles de evolución, generalmente siguen el mismo rumbo para llegar al mismo punto.
¿Cuál es la esfera superior? En realidad me pregunto ¿Se podría confundir con la meta…? Si es así, la respuesta es fácil, pero no… hasta ahora no llegan a la misma esfera final.

El universo con sus múltiples universos… seres dispersos entre estos… cada cual con su grado de conciencia, con su evolución. Llegar a los Arcángeles como cúspides, posiblemente los creadores más cercanos que tenemos. Mirarnos a nosotros, también creadores potenciales, pero dormidos por el mismo mundo. Mirar otras civilizaciones y su evolución, siguen siendo materiales pero su energía es más sutil, y de hecho todo su avance es más ordenado.

Según vas despertando conciencia, te vas dirigiendo a cada grado que te corresponde. Estamos en la tercera esfera y pasamos muchas vidas para poder pasar a otra esfera, pudiendo pasar a la cuarta quinta, sexta y así…, somos privilegiados en muchos sentidos, no todos pueden dar tales saltos…
La vida es más de lo que vemos con nuestros ojos dañados.

domingo, 16 de mayo de 2010

Solo Tu


Desperté y en un instante me levante, hoy tengo que verte… Salí de mi casa con todo mi programa para este día, tú… no estabas hasta la noche… te llamé y las típicas y cursis frases que nos dábamos… la verdad que no se como habíamos llegamos a esa costumbre… bueno, el día continuaba.

La señora no tenia cambio, 1er lugar donde estaba y yo solo tenia billetes grandes… la señora salio de su establecimiento a buscar el cambio, después de 15 minutos regresó diciéndome que no logro conseguir censillo para el vuelto… deje las indicaciones y le dije que regresaría al día siguiente para pagarle, dejándole unas cosas como garantía. Ella me conocía, vivía por mi casa, así que no se hizo problemas…

Se me fue el tiempo… fui al siguiente lugar, irónico estaba cerrado, pero el teléfono estaba en su anuncio publicitario… a llamar mas tarde…

Creo que el tiempo se acomodo, estoy en mi tiempo otra vez… llegue al tercer lugar… aquí si tenían cambio, que bueno… pero, una niña atendiendo, nada confiable ya que tenia que anotar varias cosas… Hay, pensé, pero, que se le iba a hacer, ahora al cotidiano trabajo…

Ya era de noche, hora de verte… ¡YA ERA HORA! muy entusiasmado salí, y la lluvia que tenia todas las calles torrentosas y ahuyentando a los carros, que se mostraban temerosamente… Desde varios días atrás te había invitado a cenar, te debía de ir a recoger, pero no existían rastros de carros libres… decepcionante… te llamé y te tuve que someter a encontrarnos en el lugar, fui caminando mientras mi traje y yo totalmente bañados pensábamos que el día terminado 3 en el calendario, era de muy mal agüero, aunque a ti te dijera todo lo contrario…

Llegué y estabas con la copa de vino casi terminada, yo apenado dejé mi saco empapado sobre una silla, te mire algo avergonzado, pero tu con tu sonrisa comprensiva te acercaste y me abrazaste mirándome a mis ojos muy alegremente, te miré, y algo mas tranquilo te dije suavemente “Feliz Cumpleaños” mientras nos acercábamos al beso inminente.

La cena fue buena, parecía que la noche se pondría mejor, salimos y el rumbo era tu casa.., pero vaya, la lluvia no cesaba y las calles ausentes de carros se veían, … tengo que comprarme algún medio de transporte, interiormente me decía, tal vez una motocicleta como Myself… Caminamos abrazados hacia la esquina esperando tener más suerte con la transversal. Llegando, un carro pasó a toda velocidad, con lo que nos dejó aun más mojados,.. creo que tu alegría se iba opacando, levanté tu rostro para que me veas, tu esperando totalmente tranquila; verte bajo la lluvia tan hermosa me corto las buenas palabras,… solo te dije “te tengo sorpresas llegando a tu casa”, tu sonreíste y me dijiste “si a mi,… solo tu importas, nada más me hace falta en este momento”

¡Wow!, me dejaste frío… Los besos bajo la lluvia, ahí mismo haríamos lo que más tarde vendría… según mis planes… pero un carro paro a nuestro costado y toco la bocina… grgr que oportuno, pensé.

Una familia, los padres sentados adelante y dos niños atrás, nos preguntaron si queríamos un aventón, mi amada respondió afirmativamente, indico la dirección, y tuvo la respuesta que no había pasada para esa zona, los puentes estaban colapsados por los cauces, luego ofrecieron su casa,… familia muy atenta…, con tu alegría y tu grata sonrisa aceptaste la amable invitación, no te dije nada… con tal… era tu cumple.

Llegamos y lamentablemente no tenían una habitación para huéspedes, querían sacar a uno de sus hijos de sus dominios, lo que pedimos no se diese, y que en los muebles podríamos estar sin problemas, nos miraron serenos y aceptaron, nos invitaron uno tasa de té y se retiraron, nos acurrucamos al pie del mueble más largo, frente a la pequeña chimenea que se encontraba tímidamente encendida.

Mientras nos encontrábamos contemplando aquel pequeño fuego y ya sin más remedio… te dije lo que tenía preparado para la noche, desde las flores, los mariachis y la torta con champagne que irían llegando desde cierta hora. Me miraste y susurrándome me dijiste nuevamente “Solo tú me importas”. Unos besos más nos dimos,…no se imaginen más que nada más paso, se respetó al lugar… y bueno, nos quedamos dormidos…

Al día siguiente, luego del desayuno invitado por nuestros amables anfitriones que no aceptaban el arsenal de "No" que les mandamos, nos fuimos cada cual a su casa, día laboral que se nos venía… En la noche me contaste que las flores las dejaron en la casa de alado y la torta posiblemente se fue al igual como vino, los mariachis ni se asomaron… según te contaron.


sábado, 15 de mayo de 2010

Como noches pasadas cuando me abrazas en cada momento


Nuevamente te tengo como noches pasadas
Extrañamente te siento más cerca cuando me abrazas
Sinceramente te quiero en cada momento
Y es que…
Agradablemente nos vemos sin contar el tiempo

Vemos como viene y va la gente mientras conversamos
Miras a todos lados antes de besarnos
Mientras que…
Hablamos y dejamos fluir al tiempo jugueteando

Como noches pasadas, te tengo entregándonos beso a beso.
Cuando me abrazas, te siento con los roces de nuestros cuerpos.
En cada momento, te quiero y no solo nombrando al deseo.
Sin contar el tiempo me envuelvo contigo luego de lo vivido
…En la habitación que estemos…
Agotados vamos tomando más aliento, dejando que lo nuestro
Siga su delicioso ritmo
Sin caer en algún alejante compromiso


sábado, 8 de mayo de 2010

Voluntad Absoluta


Somos la voluntad absoluta. La energía tiene vida, conciencia, somos parte de esa conciencia y tenemos la gracia de poseer el libre albedrío, por lo que el destino es tan múltiple y acondicionado a cada una de nuestras decisiones.

La conexión de nosotros con todo, siguiendo sus leyes que pueden influir en nuestro paso, pero se tocan a nuestra voluntad y conciencia. Esas leyes universales no nos restringen, solo siguen nuestro rumbo acompañándonos y apoyándonos en nuestro enfoque, por lo cual hay que tratar de tenerlo claro.

Somos tan libres y la vez tan enraizados a todo que, siendo parte de la energía total, simplemente vamos reflejando esta voluntad de esta energía. Aunque pueda sonar contradictorio, quizás pueda parecer irónico y muy probable se eche todo al agua tratando de no producirse conflictos…  pero…

“...Tenemos esencia Divina y de igual forma sus privilegios...”



jueves, 6 de mayo de 2010

Realidades

Siendo de mañana, dar unos pasos sin contemplar nada, solo el sentimiento que no estoy donde pertenezco, todo lo sentía distinto pese a que todo se veía igual que cualquier día. Ese estrangulamiento de los nervios que te llega al cerebro por la presencia de una idea…, y en reflejo dejar en llanto al corazón… la idea mas simple y a la vez la más trascendente e importante en mi vida… Tú.

Sentía que no te encontrabas, algo extraño que me estaba atemorizando,… puedo aceptar que el mundo cambie en un instante, puedo aceptar el no estar en el lugar que debo de estar, pero no puedo permitir un mundo en el cual yo avance sin ti.

La idea me estaba ahogando, la desesperación que no me dejo ni un solo paso dar, asfixiándome y con su presión en mi garganta, la que no concebía que pronunciara palabras… el miedo enajenado, emoción sin control…

No debía dejar que todo esto me venciera, eres lo más importante y no quiero quedarme en está situación… del esfuerzo, solo conseguí movilizarme… El pánico se había inmolado en toda mi esencia, me acompañaba en toda esta travesía que hice para en tu casa estar…En todo el trayecto fue lo mismo…, todo lo sentía diferente y todo era en apariencia igual.

Entre a tu casa…, sentía que no vivías ahí, ¡¿Dónde te encontrabas?! ¡¿Dónde?!... mire todo el lugar y todo seguía igual, como en los días anteriores a mis visitas, los libros que te preste sobre tus libros favoritos, todos apilados en tu mesa, subí a tu cuarto y como siempre desarreglado, la cama sin tender, los adornos en las repisas… pero,…las fotos… nuestras fotos, no se encontraban… tampoco estaban las tuyas o las de tu familia,… nada…

¡¿Dónde estas?! Todo se veía igual, pero nada se sentía similar, acá tu no existías, era un hecho, en este mundo nunca me conociste, en esta casa nunca viviste, pero ¿tú donde te encontrarías?, posiblemente te buscaría en todo el planeta, pero, probablemente con alguien más ya estarías, y si entre eso, un posible encuentro, un ralo tropiezo, dando con la sorpresa que de mí nunca te enamorarías, posiblemente yo ni te interesaría y como un total extraño me tratarías, ¿serias la misma que conocía? Tal vez no serias tú… las actitudes, hábitos, ideas, etc que nos formamos en nuestro tiempo juntos no formarían parte de ti, no serías la que conocía…

El sentimiento de pánico era todo lo que respiraba, agonía intragable, no saber que hacer con tremenda frustración, impotencia, nostalgia… todo concentrado para desbordar en llanto… y de un respiro devolviente de vida levantarme de mi cama…

Toda mi cara estaba mojada, la almohada empapada por las lagrimas que entre sueños solté, aún sentía muy fuerte lo vivido en esa pesadilla tan real… ¿estoy despierto o sigo en sueños?, y entre estos sueños ¿acá existe?, solté un ultimo desconsuelo, sequé mi rostro, me cambié y corrí rumbo a tu casa.

El temor rondaba, las preguntas constantes… ¿Seguiré durmiendo? ¿Existirás? ¿Me conocerás?... llegue a la puerta de tu casa y por la desesperación tocarla fuertemente… De repente verte mientras abrías la puerta, todavía te encontrabas en pijamas, desarreglada y con la cara preguntando que era lo que pasaba, yo sin decir nada, me lance a abrazarte, y de la tranquilidad solo soltar dos lágrimas… En este mundo aún nos amamos…

Aquel sueño me tendría intranquilo varias días, hasta que de casualidad escuche sobre dimensiones paralelas, infinidades de ellas… dicen que no somos concientes de todas, pero que vivimos en cada una… Solo sé que estoy acá y que te estás conmigo, sé que vivo tranquilo haciendo lo que debo y lo que creo… No me imagino bien como seria tener conciencia de todas esas posibles realidades… y por ahora prefiero no enterarme.


miércoles, 5 de mayo de 2010

Tu, tan excelsa...


Frágil y aromática
Mi hermosa rosa que se baña del roció
Lábil y tierna
Mi pequeña princesa que llena el firmamento

Tú siempre excelsa
Sin haber estado contaminada
Sin molar la impureza que tienta

Yo siempre taciturno
Sin haber estado contaminado
Sin anegar mi mundo ilusorio

Aquellos días en que perdido estaba
Sin poder pensar en nada más que en ti
Aquellos días en que sin sentido andaba
Sin poder descifrar el paso correcto a ti

Aquellos días… que deje pasar
Aquellos días… que opte por olvidar
Aquellos días…
Aquellos días… que diferentes se pintaban con tu mirar.
Y es que aquellos días…
A los que quisiera regresar…

martes, 4 de mayo de 2010

Significado


Porque en cada paso nos fuimos distanciando mientras en cada vistazo por la ventana solo me quedaba admirándote, y es que, yo acá sentenciado… enrejado en mi propia casa con el grillete de mis tareas colegiales…

Concuerdo con el anciano cuando dice: “A este mundo hemos venido para ser felices” pero por momentos me cuesta tanto creer eso, cuando ando por la calle y miro a la gente a mi alrededor y me pregunto si son felices, pero no, o tal vez si, me pregunto si en su stress se sienten bien…

La tarde terminó, y mis tareas con ella, a costa de mi esfuerzo claro…. Salí a la calle sabiendo que nadie se encontraba, salí sereno y resignado contemplando la noche venidera, llegué hasta la casa del anciano esperando encontrarlo, porque él siempre se quedaba a contemplar el atardecer, pero este atardecer había marchado y supuse que el anciano también… llegué a su pórtico, no había luces prendidas ni tampoco se le veía, continué con mi resignación y el camino de regreso a mi casa empezaba, mi vista en el piso siguiendo a las piedras que pateaba…

“Lo importante es el significado que le des a tus momentos” escuché y levanté la cabeza, la voz era del anciano, por lo que no me asusto, pero si me tomo por sorpresa.

Me frotó la cabeza y siguió su camino… Yo no dije nada, lo deja pasar… ahora otra vez a pensar… para empezar, que quiso decir con significado… para terminar, que haré después de haber cenado y más importante aún que habrán preparado.