viernes, 21 de mayo de 2010

Pese al tiempo y sus contratiempos

Caminaba cerca a los árboles en aquel día soleado por el bulevar, verte sin intención alguna de encontrarte, verte a través del vidrio que confundía tu rostro con el reflejo del brillo,… detener mis pasos para observar,… ¿eras tú? ó simplemente una ilusión de aquellas que nunca faltan, las que están sólo para hacernos recuerdo de algún tiempo que no nos acompaña.

Todo mi ser se congeló de la sorpresa,…confirmar la alternativa,…eras tú…, ibas con esa apariencia algo fría, tus impresiones bien escondidas… sabrá Dios cuanto amor escondes tras aquel gesto indiferente. Tanto tiempo fue el que pasó sin vernos, que todos los centelleos de ánimos que alguna vez existieron esperanzados ante algún posible encuentro, poco a poco en su trémula existencia se fueron escondiendo... y hoy creí que verte… no sería lo mismo…


¿Dar tregua a las huellas de los pasos? De tu desnudez en algunas noches me acuerdo, tus suaves rizas con algunos sonidos en algunos días.. las confundiré.. pero, de tu dulce mirada tan elegantemente perfeccionada, simplemente en mi alma la llevaré nítidamente impregnada, eso sí, si de huellas se hablara, esas huellas por la arena del desierto del olvido nunca se dejarán cubrir.

¡Huy...!, los recuerdos que se encarnan, cada sensación que se creía enterrada, cada una de las palabras que quedaron entrecortadas y no fueron totalmente pronunciadas. Los buenos momentos que siempre nos acompañaban y en gratas noches nos acurrucaban, mientras creíamos que todo era perfecto y… eterno. Cuando algunas noches bailábamos solos con innumerables canciones, aquellas canciones que nos decían “no somos bailables”, pero se quedaban perplejas al vernos volar,…

Sentimientos, vaya que complejos, solo se que… te quiero…, pese al tiempo y sus contratiempos, pese al adiós y al relativo encuentro, pese a lo lejano que nos encontremos y que siempre nos olvidemos.

Decidir en ingresar a la tienda en la que te encontrabas, tal vez solo para saludarte, tal vez para hablarte por largas horas expresadas en sólo unas palabras y entre esas palabras, soltar el brote del sentimiento.

Fui ingresando y vi que tú no me habías notado… Mil situaciones pudieran darse, incontables acontecimientos pudieran nombrarse… todas se desvanecieron… el frío y el miedo se entrometieron, sudor relampagueado que fluyó por lo impensado,… alguien llegó y te abrazó… Quizás era un familiar,…ligera esperanza que se quiso quedar… y sin más, aniquilada. Tú correspondencia a aquel abrazo, tu complementación con tu rozar a sus labios,…tus besos…, besos de los que no hable… era lo que más tenia en mis días con tus días, tanto que los deje por asentado que siempre estarían,…siempre…

Disimulé mi entrada a la tienda, dirigirme a lo mas recóndito, demorar en seleccionar cualquier chuchería que allí vendían. Ni voltear a ver, evitar las posibles complicaciones, sobre todo por los sentimientos remembrados…

Instantes pasaron, uds. habían salido, compré algunas cosas y al rato también salí de ahí. Continué mi camino por el bulevar, el sol queriéndome dar fuerzas pero, ahora yo, apegado a las tiendas. Pensar lo pasado, vuelta el hincapié a la esperanza,… si sola te hubiera encontrado… tal vez te diría…

“Solo sé que… te quiero…, pese al tiempo y sus contratiempos, pese al adiós y al relativo encuentro, pese a lo lejano que nos encontremos y que siempre,… siempre…nos olvidemos…”

2 comentarios:

  1. :`( y que siempre siempre nos olvidemos... que forma de olvidar tan diferente se parece a la mía :S... Lo recuerdos... (suspiro)

    ResponderEliminar
  2. Y continuar cada cual con su vida, sin aferrarnos...

    ResponderEliminar