jueves, 6 de mayo de 2010

Realidades

Siendo de mañana, dar unos pasos sin contemplar nada, solo el sentimiento que no estoy donde pertenezco, todo lo sentía distinto pese a que todo se veía igual que cualquier día. Ese estrangulamiento de los nervios que te llega al cerebro por la presencia de una idea…, y en reflejo dejar en llanto al corazón… la idea mas simple y a la vez la más trascendente e importante en mi vida… Tú.

Sentía que no te encontrabas, algo extraño que me estaba atemorizando,… puedo aceptar que el mundo cambie en un instante, puedo aceptar el no estar en el lugar que debo de estar, pero no puedo permitir un mundo en el cual yo avance sin ti.

La idea me estaba ahogando, la desesperación que no me dejo ni un solo paso dar, asfixiándome y con su presión en mi garganta, la que no concebía que pronunciara palabras… el miedo enajenado, emoción sin control…

No debía dejar que todo esto me venciera, eres lo más importante y no quiero quedarme en está situación… del esfuerzo, solo conseguí movilizarme… El pánico se había inmolado en toda mi esencia, me acompañaba en toda esta travesía que hice para en tu casa estar…En todo el trayecto fue lo mismo…, todo lo sentía diferente y todo era en apariencia igual.

Entre a tu casa…, sentía que no vivías ahí, ¡¿Dónde te encontrabas?! ¡¿Dónde?!... mire todo el lugar y todo seguía igual, como en los días anteriores a mis visitas, los libros que te preste sobre tus libros favoritos, todos apilados en tu mesa, subí a tu cuarto y como siempre desarreglado, la cama sin tender, los adornos en las repisas… pero,…las fotos… nuestras fotos, no se encontraban… tampoco estaban las tuyas o las de tu familia,… nada…

¡¿Dónde estas?! Todo se veía igual, pero nada se sentía similar, acá tu no existías, era un hecho, en este mundo nunca me conociste, en esta casa nunca viviste, pero ¿tú donde te encontrarías?, posiblemente te buscaría en todo el planeta, pero, probablemente con alguien más ya estarías, y si entre eso, un posible encuentro, un ralo tropiezo, dando con la sorpresa que de mí nunca te enamorarías, posiblemente yo ni te interesaría y como un total extraño me tratarías, ¿serias la misma que conocía? Tal vez no serias tú… las actitudes, hábitos, ideas, etc que nos formamos en nuestro tiempo juntos no formarían parte de ti, no serías la que conocía…

El sentimiento de pánico era todo lo que respiraba, agonía intragable, no saber que hacer con tremenda frustración, impotencia, nostalgia… todo concentrado para desbordar en llanto… y de un respiro devolviente de vida levantarme de mi cama…

Toda mi cara estaba mojada, la almohada empapada por las lagrimas que entre sueños solté, aún sentía muy fuerte lo vivido en esa pesadilla tan real… ¿estoy despierto o sigo en sueños?, y entre estos sueños ¿acá existe?, solté un ultimo desconsuelo, sequé mi rostro, me cambié y corrí rumbo a tu casa.

El temor rondaba, las preguntas constantes… ¿Seguiré durmiendo? ¿Existirás? ¿Me conocerás?... llegue a la puerta de tu casa y por la desesperación tocarla fuertemente… De repente verte mientras abrías la puerta, todavía te encontrabas en pijamas, desarreglada y con la cara preguntando que era lo que pasaba, yo sin decir nada, me lance a abrazarte, y de la tranquilidad solo soltar dos lágrimas… En este mundo aún nos amamos…

Aquel sueño me tendría intranquilo varias días, hasta que de casualidad escuche sobre dimensiones paralelas, infinidades de ellas… dicen que no somos concientes de todas, pero que vivimos en cada una… Solo sé que estoy acá y que te estás conmigo, sé que vivo tranquilo haciendo lo que debo y lo que creo… No me imagino bien como seria tener conciencia de todas esas posibles realidades… y por ahora prefiero no enterarme.


1 comentario:

  1. UFFFF. Un sueño de hace varios años atras...
    Sueños... viajes...

    ResponderEliminar