domingo, 20 de junio de 2010

Caminando hacia ti

Como pasan los años y, sin tenerte ni una sola vez, sin verte… cada uno siguiendo el hilo de su camino.
Aquellos días en los que nos cruzábamos en nuestro recinto educativo. Un día casi como cualquiera, soleado y bastantes estudiantes a los que no cobraban importancia… solo me dirigía a la facultad por unos documentos…

Mi mente siempre suele pensar en varias cosas a la vez, pero sin perderle la atención a mi transcurso para no sufrir algún infortunio mal paso, haciendo mi camino exento hasta mi destino.

…Todo se perdió, las paredes de los pabellones se volvieron blancas, la gente desapareció de mis alrededores y el sonido en silencio me contemplaba…

Caminé sin pensar ni darme cuenta a donde iba, caminaba sin reconcer nada… solamente caminaba con un rumbo recto, caminaba hacia ti… y sin reconocerte… por momentos no recordaba quien eras… pero caminaba hacia ti con mis pasos fijos, constantes y mi cuerpo en su totalidad guiado… hacia ti…

Me detuve frente a ti aún sin recordar bien quien eras... aún sin reconocerte, con la mente paralizada, mis ojos perdidos mirando directamente a los tuyos y aún con ese entorno diferente que me hacia escuchar la nada…

Inconcientemente solté un hola, inconcientemente sonreí un poco… inconcientemente me emocione...

Aquel saludo no se hizo esperar y tuvo su respuesta… tu voz me devolvió al mundo, volví a pisar suelo, regresaron las personas, el ruido los pabellones y… mi recuerdo. El reconocerte fue instantáneo. Nos quedamos conversando un rato y debía ingresar por el asunto que me hizo ir ese día.

Siempre me gustaste,…nunca se logró ir a más allá de ligeros amigos…, pese a que tal vez los dos quisiéramos que si se fuera…

Papeleos, te llevan de un lugar a otro… Salí con el documento, pero requería un par de firmas y debía ir a otro lugar… Salí y te ví a unos metros conversando con un amigo… caminé un poco, pero no a tu dirección, todo lo contrario… alejándome, en duda si ir a ti o ir a hacer aquel trámite… Pequeñas emociones me vinieron, las que no dan buenos concejos y retuercen el momento, emociones con bases en los celos… un “nada” despectivo me dije y me dirigí a hacer los trámites…

…Y esa fue una de las últimas veces que te vería. Nos atraparíamos en la distancia de viajes, de parejas y de decisiones…


Fuente de Imagen: DeviantArt
White Sky - Melissanthi

3 comentarios:

  1. Y dicen que los milagros no existen... claro que no siempres son aprovechados :(

    ResponderEliminar
  2. La vida se despeña talud abajo para luego caer irremediablemente al mar...con su mano homicida sin detenerse pero a veces en el sendero volvemos a encontrarnos en el mismo camino con aquellas personas que dejaron huella que revive en un segundo...quizás los rostros cambien pero no la mirada...el sabor de lo perdido sin haberlo nunca saboreado...es agridulce ...llenos de conjeturas que nunca tendrán respuesta porque optamos en dar la vuelta ya alejarnos de ellas ...me ha gustado mucho tu relato...te dejo un beso amigo de mi corazón

    ResponderEliminar