sábado, 26 de junio de 2010

Princesa y caballero

Alirssi estaba mejor desde hoy en la mañana, la vi mucho mejor, a su madre más tranquila y supongo que mañana todo volverá a ser como era antes…

Preámbulo a la tarde y voy de regreso a su casa para una rápida visita, sospecho que está cansada y no quiero incomodar. Estoy llegando y ella sale a recibirme. Hablamos en su puerta, nos vamos a la vereda a sentarnos y los pasos templados del anciano nos hacen voltear a saludarle, él venia con una rama de un árbol en sus manos.

-Hola niños, ¿como les esta tratando el día de hoy?

Nos pregunto cuando se detuvo en nuestro delante y le dimos la respuesta -Bien-

-Que bueno mis pequeños amigos. él miró al cielo, volvió la mirada a nosotros y dijo: Para que se curen más rápido les enseño algo fácil. Cierren sus ojos y mírense a ustedes mismos vestidos de blancos.

-¡Como una princesa! Exclamó Alirssi

-Entonces yo seré como un caballero… de blanco. Dije sonriendo

-Me parece bien. Continuó el anciano. Ahora vean que están dentro de una esfera verde, una esfera de solo energía verde. Y así de simple, nada más… eso les armoniza sus cuerpos.
Nosotros soltamos carcajadas ante lo simple y dije muy alegre:

-Alirssi, seré tu caballero… blanco. Y tu mi princesa… de blanco…

Nos miramos a los ojos ella y yo y dijo:

-¡Me protegerás de todo!. Y volvimos a reír.

-Muy bien princesa y caballero. Hizo una venia agachando su torso un poco y continuó -Debo partir, os ruego me disculpéis el dejaros, pero deberes me llaman y no puedo aletargar mi andar.
-Puede retirarse sabio de los tiempos. Dijo Alirssi

Y empezó a marchar el anciano con su mismo paso, esbozando una sonrisa, fortaleciendo rumbo…, sus pasos al centro de la ciudad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario