sábado, 5 de junio de 2010

Ultimo Aliento. 2


Sigo volando hacia el horizonte norte. Las sensaciones son distintas, y no siento el viento pero si mi avance. La noche oscura y estrellada normal a lo que ven mis ojos físicos.

Me detengo en un cerro con leve cantidad de pasto que se escurre en la tierra castaña, me falta poco para llegar… veo tenues las sombras como se van haciendo pronunciantes en mi delante próximo, la capa de la muerte les cubre a los soslayados que cayeron en su redes.

Me falta poco para llegar. Solo tres veces pase por ahí y cada cual por diferentes motivos, aquel lugar difícil de olvidar… aquella prisión… Espero no haya cambiado mucho. Me falta poco para llegar, y no sé… si regresaré.

Me siento y respiro profundamente sin hacerlo, solo aspiro. Unos cuantos recuerdos me vienen sin llamar mucho mi atención, no debo de desenfocar mi mente. Aquí con la concentración adecuada se puede ver mejor lo que se realiza. Mi cuerpo se llena de luz y así la tranquilidad y seguridad. Quedarme a meditar por un momento…

Me levanto y saco mi espada plateada, me cubro con la energía azul de fuerza, poder y protección. El horizonte florece a pesar de las agonizantes almas que se encuentran en ese rumbo. Sé que no estoy solo, pero ahora, mientras más desapercibido pase, mejor será…

Mi vuelo vuelvo a dar con la confianza de que si lo puedo lograr, si la voy rescatar…

2 comentarios:

  1. Recorrer las calles del tiempo…donde las dimensiones se confunden…las sombras que mencionas arribaran a la luz cuando se den cuenta que está dentro de sí mismas mientras ese velo que las cubre a pesar de ellas mismas verán la luz de los guerreros …aquellos silenciosos testigos como la luna de la luz que el amor refleja y guían hacia un nuevo sendero…continuando siempre continuando ...besos

    ResponderEliminar