jueves, 29 de julio de 2010

En las últimas gotas con la habitación oscura

 
Cómo se escapa el alma en la penumbra noche, asfixiado de exigencias a mi existencia, que por momentos tranquila, iba a galope. El transcurso pasado ahora dejado al recuerdo tenue que se va escurriendo por la lágrima de mis ojos sollozos. Esta melancolía de rojo sangrante empapando mis manos. Una gota, una de las últimas que se escapaba para ver el oscuro externo de la habitación gritando… ¡libertad!… para morir en unos momentos.

Cómo es que te digo que el tiempo es cumplido. Ahora existencia mía que ciñe a estar perdida, ahora…, vuela y déjame solo a la ausencia para no ver lo que paso y quien sabe, quizás, flotar en el mar de aguas tranquilas y cielo negro que me dará una nueva partida; quien sabe quizás, recuerde solo lo bueno y la amnesia del colapso no me deje su veneno inhumano que me haga escapar, huir, renunciar, soltar, abandonar o eludir lo futuro a mi nuevo traspaso…

Cómo es que me siento tranquilo a pesar de sentir que todo esta perdido, a pesar de que dejo todo mi camino para al fin quedarme dormido…

Cómo es que mis lágrimas no son por nuestro pasado juntos, ni por todos los momentos que viviéramos de tristezas o alegrías de tus comentarios y tus ataques jubilosos llenos de abrazos, ni por tus palabras que pronunciaras en nuestra soledad echados en la cama, y…

Cómo es que…  nunca más te daré ese nuestros dulces te quiero porque extrañamente, 
tu... partiste primero.
Porque extrañamente yo,… en mi desierto, no quise mantener un sendero.


1 comentario:

  1. Plagado de melancolía...los cascos de la tempestad siempre resonaran ...pero el fuego interior sigue queriendo mantener la llama en el pecho...el aliento del abrazo de los bosque con su savia de vida...para nutrir nuestra visión ...la sed del amor que el camino nos alumbrara proviene también de nosotros mismos ...un abrazo amigo querido

    ResponderEliminar