domingo, 18 de julio de 2010

Margen de cielo


Entre mi vida y tu vida
Hay un margen de cielo que nos contempla
Entre chipas de mi dicha y tu dicha
Hay un reflejo de hielo que nos preserva
Entre mis direcciones y las tuyas
El atardecer del horizonte nos da con su calor
Estamos en una planicie nevada
El sol de oro rubí refleja al gélido en nuestros pies
Mientras optimistas avanzamos,
Sin nada más que vencer
Sin nada más que ceder
En el transcurso y su final

El atardecer del horizonte puebla en nuestro pecho
Hemos de llegar, aún todos algo lejanos
Nos acompañamos en nuestro andar.
Entre tu y yo
Una amistad que siempre perdurará.

Fuente de imagen
Gladys_Adrian - Atardecer nevado

2 comentarios:

  1. Una preciosadad de poema, de veras es un pedacito de cielo.

    ResponderEliminar
  2. (Suspiro)
    Hermoso!
    Asi no provoca avanzar si no detener el tiempo...
    Aunque no se sabe si lo que se encuentra mas adelante sera mucho mejor!
    Saludos Nogard!

    ResponderEliminar