lunes, 19 de julio de 2010

Repentina ayuda


-¡Muchas gracias!- Dije con mi mano derecha en alto y mis ojos entre cerrados en tanto me despedía de la familia de mi amigo que me atendió como rey. Su casa también quedaba al margen de la ciudad y el bosque y solo tenia que rodear la ciudad para llegar a la mía.

La tarea estaba terminada, me regresaba a mi casa que se encontraba a unas 10 cuadras de distancia… Era una noche fría y fresca. Yo, pensando en lo delicioso que eran las comidas que preparaba la mamá de mi amigo y en lo rápido que terminamos la tarea por degustar sus manjares que llegaron a nuestros sentidos tentándolos a no permitir ninguna espera.

Como es que los animales se dan cuenta cuando el peligro acecha, como es que el ambiente cambia por la sola presencia de algún ser…
Un ligero cambio que noté después de algunos pasos transcurridos en el. “¿Qué paso con el hablar de los animales?” pensé, “¿Es tan tarde que coordinadamente todos se van a dormir?” prosiguieron mis pensamientos a la par que mi cuerpo sentía ese pasar del escalofrío para luego solo sentir helado todo.

El miedo preocupante me hizo recordar en poner mi aura en azul. Pasos a la distancia, pero a mi ritmo, se daban en la oscuridad del bosque. Pisadas fuertes sobre la tierra…

“Nada me va a pasar” me repetía mentalmente por varias veces mientras seguía ordenando a mi aura a colocarse en azul.

Aquellas pisadas fuertes se empezaron a acercar a mi, pero pasos nuevos se daban en paralelo a mí y con mi mismo ritmo, estos pasos nuevos no me inspiraban confianza… Gire mi rostro a ver quienes eran los que estaban alarmando mis pensamientos. El temor me tomo del corazón, mis pasos variaron su ritmo para quedarse quietos por un segundo y volver a andar por un empujón en la espalda de este que caminaba a mi costado.

-No te detengas, sigue caminando- Me dijo luego de aquella palmada en la espalda.

Mi corazón no se soltaba del temor que lo hacia palpitar con mucha fuerza. Este que hizo continuar mis pasos y que me dijo que siguiera caminando, era el forastero que me causaba tanto miedo en mis sueños. El temor no solo se degustó con mi corazón y tomo todo mi cuerpo. Temblaba y mis ojos estaban que no soportaban y querían llorar… Llorar y llorar por lo que mi vida pudiera acabar.

-Tranquilízate que nada malo va a pasar. Mantén tu camino hasta tu casa y no te detengas ni voltees- Me dijo dándome otra palmada en la espalda y él, quedándose en el camino.

Fui caminando cada vez más rápido sin llegar a correr. Los pasos gigantes se acercaron hasta cierta distancia de aquel forastero.
…Yo solo oía al silencio…

Fuente de imagen
Paranoia7 - In the night

5 comentarios:

  1. Wow muy interesante, felicidades.

    ResponderEliminar
  2. El aura azul que te de tranquilidad cuando el miedo se apodera del cuerpo clamando calma se reclama te invada para darte fuerza ...si a veces en momentos así llega voces que te dan sosiego ...en el camino en los oscuros bosques que debemos transitar salen de su escondite ...cobijando...un relato impactante amigo querido siempre es un placer y un aprendizaje venir a visitarte...te dejo un beso

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay una mano amiga que nos da ánimos y nos impulsa a seguir.
    Muy buen relato que nos deja la moraleja de la confianza y la fé que no deben abandonarnos nunca.
    Un abrazo Nogard

    ResponderEliminar
  4. No te detengas! Nada malo pasara!
    Aunque el miedo decia presente..Son buenos consejos! Que el miedo nunk te aleje del camino!
    Saludos jeje como siempre BELLO!! :D

    ResponderEliminar
  5. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    NOGARD

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar