viernes, 24 de septiembre de 2010

De diversas partes del mundo



Te busco imperioso en mi desesperación, entre la oscuridad de mi rumbo veo una luz en lo profundo de este ennegrecido ambiente, las imágenes que se muestran una tras otra… yo no me detengo en mi recorrido… sigo pensando en encontrarte, mantengo mis pasos sin descanso, contengo un letargo ante la desesperanza y la empeño por toparme contigo. A mis costados hay tiendas de madera de mercaderes de telas, de comidas y muchas otras cosas que no reconozco.

Mi recorrido desesperado llega hasta un barranco en cuyo fondo hay púas de metal de diversos tamaños. Mi vista se levanta hasta la otra orilla pasando por los cadáveres putrefactos y las aves negras que se posaban a consumirlos. El suelo empieza a retumbar… intento girar, pero sombras pasan rápido por mis costados, mis ojos no logran distinguirlos… Los gritos se empezaron a sentir con toda claridad, la gente empieza a caer al barranco y algunos otros daban saltos sobrenaturales y llegaban hasta la otra orilla que se encontraba a unos 5 a 8 metros de distancia. Mi mente pensó “Estará ella entre los otros” un poco incoherente pero mi idea era el saber si ella estaba entre esa extraña muchedumbre…

La gente que caía no reaccionaba. Yo di un salto ante los empujones que cada vez se hacían más fuertes… empecé a volar sobre el barranco… Mi cuerpo flotaba avanzando como si no tuviera peso alguno,  los gritos se apagaron y las aves desaparecieron… el cielo al que no le había prestado atención, ahora ocupaba todo el espacio y las nubes que tenían tonalidades entre rosas, naranjas adornando su blanco algodón. Solo me elevo, no caigo… sigo y sigo flotando y miro hacia arriba y el cielo nocturno pareciera estar ahí, a las nubes las empiezo a pasar y dejar atrás… miro nuevamente el cielo estrellado y negro,  regreso mi vista a las nubes y solo veo al planeta… Quedé impactado al verlo brillante y pequeño frente a mi…

-…“¡Queremos ayudar!” “¡Queremos ayudar!”… -

Escucho eso de voces provenientes del planeta… Mi curiosidad por saber me hizo buscar con mi vista el punto exacto de donde venían las palabras… “¿Será el mismo planeta que esta expresándose?” pensé.

-…“¡Queremos ayudar!” “¡Queremos ayudar!”… - Nuevamente escuché.

Continúe buscando hasta que pude ver como una persona, vestida como los indios hopis de Norte América, saltaba y se hacia un poco grande en medio de centro América. Las palabras seguían saliendo, no era de uno solo… otro hombrecito salto en Sudamérica, y luego otro y así empezaron a aparecer en varias partes del mundo…

-Al igual que tu, esas son personas que quieren ayudar a la evolución de su civilización y de su planeta.

Escuché eso e inmediatamente desperté… ¿Quién me habría dicho eso? ¿Por qué debía de ver eso? Me quedé pensando en mi cama por un rato antes de echar a andar al día. 


Sin caer en parálisis



Al agua la conoces con sus ciclos; inicios y términos, pero te sorprendes cuando por algún motivo cambia a algo diferente y puede que por la simple presencia de un elemento químico. En mundos que concientemente ignoramos todo puede ser diferente…

No intentes colocarte en un solo ámbito, no te enmarques ni te estreches por ciertos rangos… Si, hay una línea de avance propia de cada cual, pero no te ciegues a las variantes de los momentos, a esos momentos que pueden ser excepcionales y de los aprenderás como en todo. Recuerda que en diferentes vidas has tenido diferentes trazos.

¿Te incomoda cuando el mundo sale de tus paradigmas?, miras a alguien y…¿No lo logras colocar en tu tabla?. Uno ve lo que espera ver cuando está entre paradigmas… El mundo es cambio y tienes que comprenderlos para no estancarte… no estar en esa parálisis provocada por los paradigmas que pueden bloquear el horizonte.

…Y por esto no vayas a considerar a los paradigmas o ideas del momento como errónea, porque son parte de un escalón…

 Fuente de Imagen
Chechulia - Psycodelic Dragonfly

Alimento- Del agua



-Del agua…-Dijo el anciano ante la pregunta de mi hermano sobre el cual empezarían para la alimentación.
Ellos estaban ahí frente a la casa del anciano, casi al borde del bosque…

-…Mira a tu alrededor…, en todo está el agua… así que lo que te enseñe ahora, es aplicable para todo.- Le dijo el anciano haciendo una pequeña pausa y dando los primeros pasos para adentrarse en el bosque, y continúo diciendo – Vamos para el río, te explicare una labor amplia. Con eso entenderás la alimentación con el agua. Un detalle importante es que siempre tolo lo que hagas, hazlo con el sentimiento.
Avanzaron entre los árboles con paso constante, sigiloso y ambos resguardando sus palabras en el silencio. Atentos con sus pasos entre las florestas. 

Un río dejaba fluir sus aguas en la cercanía de ellos, con su jugueteo y cristalino paso de sus afluentes, con sus danzantes elementales y la paz de su privacidad… todos ellos cubiertos con el  suave manto del sol.

-Muy bien- dijo el anciano parándose en la orilla, y junto a él, mi hermano.

-Primero respiremos profundamente, para sentirnos uno con el todo- Ambos inhalaron al mismo tiempo, mantuvieron la respiración por unos segundos y luego expiraron el aire. Hicieron eso unas veces más y luego continuó diciendo. –Cierra los ojos y visualiza como el sol nutre con sus rayos al agua, y de igual forma a nosotros. Ahora mira que un rayo de luz blanca viene del sol hacia nuestras coronillas e ingresa hasta nuestros corazones. Estira los brazos hacia el agua, con las palmas abiertas; esto es irradiar… Ahora, la energía acumulada en nuestro corazón mandémosla hacia el agua.
La luz empezó a recorrer sus brazos y también a salir directamente de su corazón por entre sus brazos hacia el agua. La energía se confundía con el agua la cual interrumpió su rápido avance… se detuvo aceptando la energía… Los elementales momentos antes pausaron sus jugueteos y se apartaron hacia los costados… Solo observaban complacidos… 

-Ahora daremos buenos deseos hacia esta agua y a toda el agua el planeta… con la fuerza de nuestras palabras, y lo diremos sintiéndolo también en el corazón…-
Ambos soltaron palabras y en su orden dicho quedó así:

“…Vida – Paz – Felicidad – Alegría – Fe – Amor – Curación – Bondad –  Esperanza – Libertad - Vida…”

-No te apegues tanto a este orden, puede ser variante y no siempre serán las mismas palabras, todo dependerá de lo que sientas en ese momento. Ahora esta agua es más sustancial y actuará mejor en nosotros.

Se acercaron y ayudados de sus manos tomaron lo que creyeron necesario. Terminado esto, volvieron a la casa del anciano. –Practícalo esta semana y en la siguiente ocasión continuamos con el aire.

 Fuente de imagen:
Too much4you - Dentes de Agua

sábado, 18 de septiembre de 2010

Agradable - Preocupante - Lascivo


Instantes que me vi tan atrapado en ella… cada momento que pasé a su lado extasiado, sin saber que aquel éxtasis me llevaría a querer tenerla todo el tiempo, sin pretender hacerme adicto a sus besos y movimientos… nunca me vi tan envuelto a lo susceptible de las sensaciones, del placer carnal… nunca me vi tan atrapado en el exacerbo de querer desear más y más… ella tan lujuriosa, todos sus movimientos conteniendo el sabor del deseo y la pasión, todas sus instancias llamándome para concebirnos por la noche entera.

 Agradable y con los días volverse preocupante, pensarte era normal, pero añorarte basado en los recuerdos, con todo lo acrecentable de nuestro exacerbo…
Lujuria peligrosa… Lascivia que me impulsa y descontrola mis movimientos y pensamientos para alcanzarte hasta perder el control de mi propia voluntad, ya que todo lo que merodeaba en mi mente eras tú y las ansias que dejaste en mí.

Lujuria, diversión, amor… todo el enredo que causaste… y es que… abusamos de nuestros momentos… desvariamos nuestros verdaderos sentimientos…  y del tropiezo ver que me hice adicto solo al sexo, primera vez que vi a la lujuria en tal magnitud que sentí el porque era un pecado capital, pese a eso, seguir en lo mismo hasta que el tiempo me dejó respirar y saber que era parte controlable y es que las energías nos juegan jugadas que a veces no comprendemos… y es que somos humanos que vamos recordando y tropezando mientras aún seguimos con los ojos vendados.


Permitirme Ocacionalmente


De mis tantos viajes, cercanos y lejanos…, conocerte a ti con tu peculiar acento. Tu piel, la más suave que toqué. Ninguno de los dos era de esa ciudad, a ambos nos notaban por nuestro acento extraño… Tu y tu ciudad, tanto me hablaste de ella que ya está anotado para uno de mis próximos destierros contemplados para encontrar un pase fuera de lo cotidiano o rutinario.

Bebidas y tragos, les hallo el gusto pero no siempre son aceptados. Nosotros cenando y bebiendo aquel trago que tanto te gustaba, liquido etílico que no era de mi total agrado. Te recuerdo ahora… con tu sonrisa picara, con tu mirada analítica con tus piernas cruzadas que molestaban a las mías, te cuerdo… con ese vestido blanco muy elegante…
Te recuerdo con tu acento que me causaba mucha gracia y por momento no me aguantaba la risa, tu contagiada sin saber por qué me reía, con tus preguntas a que se debían estas risas, yo con mis respuestas que desviaban lo verdadero. Besos, tus labios húmedos luego de dejar el vaso me obligaban a no soltarte, exquisito sabor el que me regalabas…

Recuerdo tu perfume, te recuerdo como si fuera ayer pese a los años que llevo lejos de ti desde nuestro encuentro… Te recuerdo ahora que ando degustando tu bebida preferida…

No era de mi gustó el Whisky, pero ahora me agrada recordarte cada vez que siento su aroma y aún mucho más cuando lo bebo viendo tu cuerpo con mis recuerdos. Los recuerdos, las sensaciones a ti son lo que le dan este toque al Whisky, su sabor en si no me agrada, pero basta recordarte con el, como para permitirme tomar uno ocasionalmente.


domingo, 12 de septiembre de 2010

De Cristal


Algo de ti se va muriendo, alguien de ti se va alejando…
tu eterna compañera soledad se está marchando
la vez partir y sabes que te va dejando.

Vas perdiendo la extraña nostalgia
En tu corazón hay un espacio vació
El espacio que la tristeza ocupaba
Se va transformando
Y con algo diferente se va llenando

Te cubriste de un vestido reluciente
con zapatos de Cristal y peinado brillante
Eras tu, ahora una mujer de pasos firmes
sintiendo una nueva etapa sonriendo siempre

La que mantiene su mirada inocente
Salpicando su alegría desbordante por doquier
Eras tu la que a abrazos y besos me despertaba
Eras tu la del Corazón lleno de sueños
Y que me invitaba a participar en ellos.


Posado sobre la ciudad


La noche era tormentosa, el viento soplaba salpicado de gotas de lluvia y hojas caídas. Yo llegaba a mi casa con mi mamá, estábamos en la puerta y a la distancia distinguí una silueta entre los árboles… un relámpago me mostró su rostro.

Alirssi con sus ojos a medio cerrar por la lluvia, su rostro empapado, sus ropas mojadas sacudidas por el viento… y ella tranquila, mirando al cielo. Le dije a mi mamá que regresaría en un rato. Fui corriendo donde ella y casi a su costado ella sin mirarme me dijo:

-Que bonitos ángeles los que están en los cielos, ¿Los vez?

Sorprendido hice lo que me dijo y me quedé observando al cielo atentamente tratando de ver a los ángeles pero,… nada… solo veía a las nubes y a las gotas de agua que me caían en mi cara. El sonido estruendoso que se esparcía por el cielo con su eco, el relámpago seguido de ese trueno llegó repentinamente, iluminó el cielo, pero seguía sin ver a los ángeles.

-No veo nada- le respondí. Ella se mantenía viendo el cielo muy atentamente, permaneciendo en silencio…

Me sentí un poco frustrado,… ¿por qué yo no los veía?..., no lo lograba entender… miré el suelo y unas lágrimas se fueron confundiendo con la lluvia escurriendo por mi cara.

-Mira con tus sentimientos- Escuché, era la voz del anciano, pero luego de girar y mirar por todos lados no lo encontraba. Nuevamente dijo lo mismo – Mira con tu corazón- yo seguía desconcertado… ¿Mirar con los sentimientos?  ¿Con el corazón? -Busca en tu corazón- Mi aliento se detuvo, mi mente trataba de encontrar la razón debida…

En la ligera oscuridad cerré mis ojos, miraba todo negro, sentía al viento y al agua rozar mi cuerpo y… el sonido empezó a dibujar frente a mi… las hojas llevadas por el viento, las gotas chocando con las ramas, con los árboles… con migo… De repente un trueno apabullo a la ciudad con su sonido,… lo pude ver entre las nubes… su luz esparciéndose entre las ellas, las grises esponjosas, y,… ahí lo vi…, ¡Estando yo con mis ojos cerrados lo logré ver!… ¡Era un ángel gigante que estaba posado sobre la ciudad con sus alas abiertas, el volaba sobre la ciudad sin mover sus alas… lo veía nítidamente!… Abrí mis ojos rápidamente y viendo el cielo lo note por unos segundo y luego desapareció.

-¿Lo lograste ver?- Me preguntó Alirssi.
-Si- le respondí todavía impresionado…
-Que alegría, regresemos a nuestras casas que se van a preocupar.- me dijo tomándome de la mano y jalando para que yo avanzase con ella, pero yo no salía de la impresión, mi rostro no lo ocultaba… y ella sólo sonreía… Empecé a avanzar para luego correr siguiendo su ritmo, pero mi mente seguía dando vueltas en el ángel. En la noche no dormiría por la idea de lograr ver con el sentimiento, con el corazón…

El fin de un aliento y su deseo


-¡Guau Guau Guau… Guau!- ladrando de alegría el pequeño cachorro que jugaba con su  dueño, cuidador,… su amigo. Aquel, un amigo del niño de similar edad…

El dueño con su mascota, cerca de la hora de almuerzo, jugando en la calle frente a la casa del anciano el cual se mantenía meciéndose en su silla colada al costado de su casa buscando sombra.

Estoy llegando junto a mi hermano mayor, el tiene 19 años y venimos hablando y riendo… La tarde está soleada, el viento es tibio pero refrescante, los aromas de las comidas se sienten en cada respiración. Me acerqué corriendo a mi amigo para acompañarlo con su juego con su perrito. Mi hermano se acerco al anciano, lo saluda y se quedan viendo como jugábamos…

-Que bien huele la comida, ¿No piensa ud. lo mismo? Le preguntó mi hermano al anciano.
-No. Respondió el anciano soltando unas pequeñas sonrisas afables con ello. –Muchas veces no me agrada oler lo que cocinan.
-¿Y eso por qué? ¿A qué se debe?¿sufre de algún problema en la nariz o…?
-Mira al perrito que está jugando con los niños-. Le dijo mientras continuaba meciéndose. -Aquel perrito, como todos los seres vivos no nacemos para ser comidos. Las almas no deben ser tratadas como juguetes para venir y ser sirvientes de los hombres…, Pero como verás en lo que se come cotidianamente que el mundo no tiene conciencia de eso.

El chico de 19 años llevo su mano derecha a su mentón apoyando su codo sobre su otra mano y su mente empezó a volar reflexionando… y pasados unos segundos dijo:
-Cierto, no me había puesto a pensar en eso… ese perrito no serviría de alimento, pero a muchos otros animales les cortan sus vidas para servirnos de alimentos, nosotros provocamos que los maten y no nos importa… tanta gente como yo que ni siquiera se habrá fijado en eso… pero,… ¿con qué nos alimentaríamos? Hasta ahora creía que ellos están aquí para alimentarnos, pero no… traer vidas para que su función sea morir… crecer rápido, engordar y morir…

-El ser humano puede alimentarse del aire, el sol, el agua… Nos falta mucho a eso, pero hay que ir empezando a tomar conciencia… mmm, fisiológicamente nuestros cuerpos no están diseñados para consumir carne y dejar de consumirla podría ser el inicio.

-Es cuestión de conciencia… tiene razón. Dijo aún manteniendo su posición reflexiva, miro al cielo, respiró profundo y luego bajo su cabeza y mirando con mucha curiosidad, le dijo al anciano:

-Me deja intrigado con respeto al alimentarse solo del aire, del sol y del agua…

-Te voy a enseñar en los días venideros. Ven el lunes de la próxima semana, ven en la madrugada antes que salga el sol, ahí te explicaré. Ahora ve a tu casa que tu mamá les está esperando.

-Muy bien, entonces aquí estaré. ¡Nos vemos!- Mi hermano se acercó hacia mi y mirando al perrito lo abrazó y en mejillas pude distinguir una lagrima… El se levantó y con una palmadita en la espalda me indico que vallásemos a casa, a donde fuimos corriendo.



domingo, 5 de septiembre de 2010

Las situaciones que conoces.

 
 
Ocupado nuevamente, un poco más que de costumbre. -Muy buenos días Señorita Responsabilidad, vienes a seducirme nuevamente como tantas otras veces…- ando pensando cuando desplazo mi tiempo por su hechizo, cancelando compromisos y siguiendo los trazos de sus atavíos.

Previendo este tiempo realicé mis últimas citas, de paso que me desestresaba y por mantener los momentos con sus presencias, la amistad esta entablada y por el momento no deseo un compromiso mayor.

No quisimos hablar de otros ni de nosotros… contemplarte, besarte… tenerte… era lo único que me interesaba la última vez que te vi. Escueta fue esa noche…

-Llámame cuando estés con tiempo- Me dijiste hablando por teléfono. Lo bueno de vivir y no arrepentirse por saber llevar un adecuado transcurso… concluyendo un lapso para pasar a otro.
Por eso “Señorita Responsabilidad” por este tiempo eres bienvenida para andar a mi lado, para seducirme y mimarme, para yo dedicarte mi tiempo y engatusarte con cada uno de mis movimientos y así tener nuestro transitar llevadero, pero, no te me pegues mucho… y espero que te me alejes cuando el encanto esté desgastado… más no te preocupes, sabes que serás bienvenida en las situaciones que tu muy bien conoces.


sábado, 4 de septiembre de 2010

Sin estar en tu mirada ni en tu sonrisa

 
…Que exista para apelar a la autoridad superior…
… Que no exista para satisfacer un andar tranquilo…

Salta la pregunta: ¿Llevamos el juicio desde antes de nacer o en este camino se va aprendiendo?, si es de antes de nacer,  es innato a nosotros y por eso sale otra pregunta… ¿Podría ser que sea verdadero tal juicio?
Dejamos las semillas y el agua, a veces nutrimos y otras sembramos para que otros puedan cultivar según su creencia… Según su avance será nuestro oficio.

Déjame llevar mi intento, ser mi propia agua y semilla, permíteme reencontrarme, consiénteme el  volver a confiar en mi… El cultivo que empiezo sin apoyo alguno, con sus conflictos, curiosidades e incertidumbres, con mi instinto, habilidades y preocupaciones para que todo salga bien, ahora le veré y te diré si estoy bien o si fui errado…

Cada cual con sus ideas, cada cual con sus escalas, cada cual con ella… con ella la que pueda parecer traicionera y no hablar a mi favor, aquella que puede darme fe y hablarme de éxitos y proyecciones…

Eres extraña mi amiga, no logro encontrar tu rumbo en momentos de encuentros y desenfados, vez que desde ahí la luz se ve diferente y acá la oscuridad también se ve diferente, vez que la lógica puede ser del que la maneje y… ¿Tú donde estas? Te esperé y no sé cuanto lo haré, te sonreí y confiare en ti sabiendo que esto no tiene mayor que interceder, que tú puedes tener muchos factores que te acompañan y que la visión suelen enceguecer…

Justicia, si que eres extraña y hasta no sé el porqué te invoco, no sé por qué te tenemos si no debieras de existir… cuando  al hablar de algo que abarque todo, sin presiones del ego ni de ningún tipo de interés.  Lo justo es justo, pero… justicia ¿Dónde te escapas? o ¿A quién sonríes cuando intervienes? ¿Qué es lo que seduce a tu mirada? Tenerte de mi lado no es mi objetivo, pero me desquicias cuando te sales de mis razones…

Sabes bien que no voy en tu contra. En los años transcurridos me alejé de tu mirada y tu sonrisa… mi silencio entablo comunicación con ellos y fui participe con mi contemplación, …no entré a los juicios, el tácito observador…

Ni modo, es mejor caminar contigo, a tu lado sin entrar en tu juego, siendo tu cómplice en la observación y no la sentencia en ninguno de sus aspectos.