domingo, 12 de septiembre de 2010

El fin de un aliento y su deseo


-¡Guau Guau Guau… Guau!- ladrando de alegría el pequeño cachorro que jugaba con su  dueño, cuidador,… su amigo. Aquel, un amigo del niño de similar edad…

El dueño con su mascota, cerca de la hora de almuerzo, jugando en la calle frente a la casa del anciano el cual se mantenía meciéndose en su silla colada al costado de su casa buscando sombra.

Estoy llegando junto a mi hermano mayor, el tiene 19 años y venimos hablando y riendo… La tarde está soleada, el viento es tibio pero refrescante, los aromas de las comidas se sienten en cada respiración. Me acerqué corriendo a mi amigo para acompañarlo con su juego con su perrito. Mi hermano se acerco al anciano, lo saluda y se quedan viendo como jugábamos…

-Que bien huele la comida, ¿No piensa ud. lo mismo? Le preguntó mi hermano al anciano.
-No. Respondió el anciano soltando unas pequeñas sonrisas afables con ello. –Muchas veces no me agrada oler lo que cocinan.
-¿Y eso por qué? ¿A qué se debe?¿sufre de algún problema en la nariz o…?
-Mira al perrito que está jugando con los niños-. Le dijo mientras continuaba meciéndose. -Aquel perrito, como todos los seres vivos no nacemos para ser comidos. Las almas no deben ser tratadas como juguetes para venir y ser sirvientes de los hombres…, Pero como verás en lo que se come cotidianamente que el mundo no tiene conciencia de eso.

El chico de 19 años llevo su mano derecha a su mentón apoyando su codo sobre su otra mano y su mente empezó a volar reflexionando… y pasados unos segundos dijo:
-Cierto, no me había puesto a pensar en eso… ese perrito no serviría de alimento, pero a muchos otros animales les cortan sus vidas para servirnos de alimentos, nosotros provocamos que los maten y no nos importa… tanta gente como yo que ni siquiera se habrá fijado en eso… pero,… ¿con qué nos alimentaríamos? Hasta ahora creía que ellos están aquí para alimentarnos, pero no… traer vidas para que su función sea morir… crecer rápido, engordar y morir…

-El ser humano puede alimentarse del aire, el sol, el agua… Nos falta mucho a eso, pero hay que ir empezando a tomar conciencia… mmm, fisiológicamente nuestros cuerpos no están diseñados para consumir carne y dejar de consumirla podría ser el inicio.

-Es cuestión de conciencia… tiene razón. Dijo aún manteniendo su posición reflexiva, miro al cielo, respiró profundo y luego bajo su cabeza y mirando con mucha curiosidad, le dijo al anciano:

-Me deja intrigado con respeto al alimentarse solo del aire, del sol y del agua…

-Te voy a enseñar en los días venideros. Ven el lunes de la próxima semana, ven en la madrugada antes que salga el sol, ahí te explicaré. Ahora ve a tu casa que tu mamá les está esperando.

-Muy bien, entonces aquí estaré. ¡Nos vemos!- Mi hermano se acercó hacia mi y mirando al perrito lo abrazó y en mejillas pude distinguir una lagrima… El se levantó y con una palmadita en la espalda me indico que vallásemos a casa, a donde fuimos corriendo.



2 comentarios:

  1. fisiológicamente nuestros cuerpos no están diseñados para consumir carne???

    ....

    ResponderEliminar
  2. Fisiologicamente somos herviboros... por eso la carne se queda en nuestro sistema 7 días hasta terminar de ser digerida.

    ResponderEliminar