sábado, 4 de septiembre de 2010

Sin estar en tu mirada ni en tu sonrisa

 
…Que exista para apelar a la autoridad superior…
… Que no exista para satisfacer un andar tranquilo…

Salta la pregunta: ¿Llevamos el juicio desde antes de nacer o en este camino se va aprendiendo?, si es de antes de nacer,  es innato a nosotros y por eso sale otra pregunta… ¿Podría ser que sea verdadero tal juicio?
Dejamos las semillas y el agua, a veces nutrimos y otras sembramos para que otros puedan cultivar según su creencia… Según su avance será nuestro oficio.

Déjame llevar mi intento, ser mi propia agua y semilla, permíteme reencontrarme, consiénteme el  volver a confiar en mi… El cultivo que empiezo sin apoyo alguno, con sus conflictos, curiosidades e incertidumbres, con mi instinto, habilidades y preocupaciones para que todo salga bien, ahora le veré y te diré si estoy bien o si fui errado…

Cada cual con sus ideas, cada cual con sus escalas, cada cual con ella… con ella la que pueda parecer traicionera y no hablar a mi favor, aquella que puede darme fe y hablarme de éxitos y proyecciones…

Eres extraña mi amiga, no logro encontrar tu rumbo en momentos de encuentros y desenfados, vez que desde ahí la luz se ve diferente y acá la oscuridad también se ve diferente, vez que la lógica puede ser del que la maneje y… ¿Tú donde estas? Te esperé y no sé cuanto lo haré, te sonreí y confiare en ti sabiendo que esto no tiene mayor que interceder, que tú puedes tener muchos factores que te acompañan y que la visión suelen enceguecer…

Justicia, si que eres extraña y hasta no sé el porqué te invoco, no sé por qué te tenemos si no debieras de existir… cuando  al hablar de algo que abarque todo, sin presiones del ego ni de ningún tipo de interés.  Lo justo es justo, pero… justicia ¿Dónde te escapas? o ¿A quién sonríes cuando intervienes? ¿Qué es lo que seduce a tu mirada? Tenerte de mi lado no es mi objetivo, pero me desquicias cuando te sales de mis razones…

Sabes bien que no voy en tu contra. En los años transcurridos me alejé de tu mirada y tu sonrisa… mi silencio entablo comunicación con ellos y fui participe con mi contemplación, …no entré a los juicios, el tácito observador…

Ni modo, es mejor caminar contigo, a tu lado sin entrar en tu juego, siendo tu cómplice en la observación y no la sentencia en ninguno de sus aspectos.


1 comentario:

  1. Justicia...
    Cómplices en la observación...
    Sin entrar a los juicios...
    Me gusta!... Pero aveces no basta solo caminar a su lado... ;)

    ResponderEliminar