viernes, 22 de octubre de 2010

Sé que... es el parpadeo



Como el viento en la primavera congelada, en la reserva de tus palabras alejadas por ese frió viento que a tenue luz nos cazaba. De pasados sumergidos en el interior de nuestros recuerdos y la suspicacia de las ansias que las matan… Si, estos ciclos salen a nuestro encuentro… nuevamente… para vernos envueltos uno con el otro, con dudosa timidez por los relampagueos de esos tiempos, de los futuros tiempos tentadores y recalcadores de los pasos ya dejados.

Solo sé que te quiero y que me quieres, no debemos perder nuestra relación cualquiera que fuera.
Sé que llevas ese temor, aquel miedo que brota desde esa herida sangrante… de la misma sangre naciente de mis llagas de lo pasado. 

Mira nuestro entorno, mira las vidas que vienen y van, mira como todo pasa en las vidas ajenas que tomaron sus rumbos y vieron al tiempo en  un parpadeo… y de este tiempo te quiero hablar… Mira como nos ha alcanzado la vida para vernos, tenernos y dejarnos varias veces, mira como hemos cambiado y seguimos avanzando y cada cual progresando. Me gusta tu forma de pensar, de analizarte y analizar las situaciones y avanzar según lo mejor que crees…

No hay que preocuparnos de nada… y recuerda que te seguiré queriendo sea el rumbo que tomes.


Alimento- Del sol



La noche nos cubría. Abrigados llegamos hasta la casa del anciano, y desde el techo de su casa, mirando el horizonte el cielo aclarándose con el paso de los minutos, la línea de luz apareciendo a la distancia y expandiéndose hasta el infinito.

Los rayos que se nos acercaban y el viento helado que se atormentaba en esos segundos que de luz todo se llenaba.

-Miren directamente a sol, hablen con el mentalmente, salúdenlo, denle gracias por brindarnos su luz, sus rayos, su vida. Pídanle que nos acompañe en el día y que sus rayos no nos hagan daño- Dijo el anciano tranquilamente con su mirada al horizonte al igual que nosotros.

Yo y mi hermano seguíamos atentos a la salida del sol con nuestros ojos y con nuestros oídos a lo que decía el anciano.

-Los rayos del sol activan nuestro sistema a través de nuestros ojos… y nos recarga de energía como a las plantas, pero a la falta de costumbre, solo deben de hacerlo por segundos y máximo hasta una hora después de salir el sol por el horizonte y una hora antes que se oculte en el otro… Amanecer y atardecer… Hoy solo verán 15 segundos, mañana harán 20 y así hasta los 10 a 15 minutos-

El sol terminó de salir, lo vimos y vimos como era de redondo y que alrededor de el habían luces que lo cubrían, como si fuera un escudo emanado por el a su alrededor, un escudo que cambiaba de forma.

Pasaron los 15 segundos y no queríamos de dejar de ver al sol, pero fuimos tapados por el cuerpo del anciano que nos indicó que ya era de que bajar.

-Nuevamente estamos retomando lo perdido, eso que fue practicado por civilizaciones antiguas que aunque lo intenten tapar, ellos estaban mucho más avanzados que nosotros… ya se darán cuenta con el tiempo, ahora a continuar el transcurrir del día- y cada cual a sus labores.


Al apagarse su fuego - 2


Los exacerbos de los enojos eran muy notorios, estaba cada vez más difícil de controlar, cualquier mínima razón sacaba a brote esa energía que tenia su forma, casi lo veía tan nítido como en el sueño, aquel minotauro de fuego….
 

El lunes llegué a mi casa, el martes tenia reunión con mi grupo de 7, en este grupo estamos guiado por la mayor del grupo, ella es vidente y me confirmó la sospecha… El ser esta latente en mi, ese ser  que me quiere controlar…

De hecho ya por experiencias anteriores mías y de otros, es que esto no se debe tomar a mal, es solo una prueba a pasar, algo que aprender… y en esta ocasión no empleé el camino largo, no pasé la prueba con aprendizaje ni dudas de que se mantendría dicho ser hasta eliminarlo totalmente a esfuerzo diario. Ahora ella me indicó que sabía cómo tratar este problema.

Me dijo que fuera al día siguiente, y ahí en la tarde, ella entró a su cuarto y regresó con un rosario grande de bolitas azules en sus manos, muy hermoso…. Me contó un poco de su historia de ese rosario y como fue bendecido en el vaticano… Me indicó que lo usara por 3 días y no me lo quitara por ningún motivo, ni para bañarme…

Los 3 días pasaron en un viaje que tuve que realizar, el cual fue muy interesante y donde vi varias cosas, entre esas, una de mis vidas pasadas. Nuevamente en mi ciudad y antes de devolverle el rosario me dijo que había que hacer una pequeña… ¿ceremonia?¿ritual? no sé como decirle, pero ella tenía varias espadas en astral con funciones diferentes…. Yo, con los ojos cerrados sentía como ese ser se movía para permanecer en mí. 

Ella empleó dos de ellas y al culminar la… ceremonia me dijo…Estuvo difícil de sacarlo… se movía como serpiente, manteniendo su aparente forma humana moviéndose como sombra y aforrándose en ti para no salir…

Que interesante que es el mundo y sus peligros… en cada momento me muestra que… “La realidad es más fuerte que la ficción”… Ahora estoy tranquilo y todo está normal, por ahora solo quiero permanecer bien y continuar preparándome para esos enfrentamientos mayores.

lunes, 18 de octubre de 2010

De nuestro espíritu no visible


Saber que llevamos cuerpos que tienen propia vestimenta pero que no son usualmente perceptibles por nuestros ojos.

 Tan Inconmensurable que es el mundo que no logramos raspar todo su esplendor, ni sentimos toda nuestra magnitud.


Vestiduras obtenidas por logros en nuestras vidas pasadas, por las mismas presentes y por las muchas futuras…

Grandes esfuerzos, pequeños momentos,… extensos y mínimos recovecos que tuvimos en nuestra eterna existencia, de las tantas que vivimos. Llegamos a una cúspide y volvimos a empezar de cero por nuestra propia elección… En algunas, de las que nuestros avances fueron borrados por conflictos externos a los que nos vimos involucrados…
Estamos con lo que tenemos y conscientemente no lo sabemos, pero nuestra esencia y nuestras conciencias superiores si lo saben y lo llevan… con ellas se expresan nuestras vestiduras
En ellas no hay tiempo ni espacio, pero salen de acuerdo a nuestras actitudes, nuestros  pensamientos, sentimientos y acciones en general…
Cuando vamos desarrollándonos espiritualmente y actuamos en servicio de la humanidad y del universo, porque todo está enlazado. En diversas labores… donde ahí podemos sentir y ver con más claridad a estos nuestros cuerpos superiores y que por lo general suelen estar de blanco en esos momentos… participando con seres superiores que también visten de blanco…  y esto variando según la ocasión.

Mirando las noches estrelladas


Deja al viento pasar por ti y acariciarte
Entre luces y sombras toma tus pasos y ven con migo
Coge mi mano y sonríe a mi sonrisa
Caminemos y antes del atardecer vivamos un viaje
Entabla ese vinculo en lo lejos con migo

Miremos la noche estrellada de cada lugar
Noches variables que brillan ante nuestros ojos

Toca el pálpito de tus palabras con las mías
Que ellas nos muestren lo variante que somos
Que quedemos ante la expectativa de si vamos bien
Regocíjate en las ansias del que diré
…Solo quiero escucharte y que me escuches…
…Que todo lo que somos se muestre en nuestros actos…
…Que se muestre en este ahora…
Y sobre todo que sean nuestros sentimientos los que nos encaminen

Abrázame para decirte al oído
Que todo va bien.
Y Que con el mismo sentimiento
Tocar el éxtasis de nuestros senderos
Para saber así que juntos
Siempre estaremos volando


viernes, 8 de octubre de 2010

Al apagarse su fuego - 1


Estoy enfrentando a unos seres de rostro de eterodactilo con cuerpo humanoide cubierto por una armadura entre cuero y metal, con sus garras descuidadas pero poderosas que empuñaban hachas o espadas gastadas. Yo estoy con una  espada plateada que desprende tímidamente un  fuego azul… El primer enfrentamiento se está dando en una habitación de piedras negras estilo castillo, iluminado por el fuego que hay en las antorchas, en el suelo y el incendio de otras habitaciones. Vencerlos no está difícil, sigo avanzando de habitación en habitación encontrándome con estos seres… subo por una escalinata en caracol y llego a una habitación grande, es mucho más amplia a las que pase en el piso anterior, aquí solo llega la iluminación de abajo… el fondo de esta habitación está oscuro.

Desde un comienzo estoy intranquilo, peleando y avanzando tratando de salir de este aparente castillo. Mis primeros pasos distraídos mirando a los costados que tenían portales que conducían a nada más que paredes… miro adelante y me doy con la sorpresa de encontrar alguien gigante delante mío, levanto la vista y lo veo.  Su piel era como de piedra puesta al fuego o recién sacada de la misma lava, su armadura no era como los de abajo, el tenia una armadura mucho más elaborada pero era de un cuero extraño… al igual que los otros era similar a las armaduras romanas, el no tiene armas en sus manos. Le miro al rostro y me doy cuenta que es la de un toro con cuernos tan grandes como el tamaño de su rostro. Doy un salto para atrás, agarro fuertemente mi espada a la que miro por unos instantes y noto que el fuego azul había desaparecido… confundido sigo viendo para saber que la espada no me podría ayudar más… la espada estaba desapareciendo…

No hay más, tengo que enfrentarme a este minotauro que me supera de 3 a 4 veces mi tamaño. El espacio alcanzado por mi retroceso es suficiente para que empiece a rodearlo, avanzando yo hacia mi lado izquierdo… Estoy sin arma y dije “Dios” por tres veces, sabía que era un sueño pero también sé que ante Dios no hay rival. En la tercera vez que dije “Dios”, el minotauro que se mantuvo quieto ante la velocidad en mis movimientos, empezó a encogerse un poco sin dejar su posición, como si se estuviese apagando… su piel de piedra candente se fue apagando dejándolo solo con una piedra oscura… el ligero fuego y luminosidad producidos por su misma piel se fue consumiendo hasta desaparecer. El gigante cerró sus ojos en simultáneo a un aparente apagado de todo su cuerpo.

Despierto un poco asustado… aún es de noche… estoy en la habitación donde me están hospedando… aquí me indicaron que hacen trabajos de sanación, ejercicios de yoga y otras actividades más…  Mi impresión por el sueño continua, empecé a rezar por varias veces… En ese día siguiente me sentía extraño, cualquier cosa me enojaba de sobre manera en el aspecto emotivo, pero lo controlaba… jamás había sentido esa energía extraña que partía desde mi pecho y se expandía hacia mis hombros, mi cabeza y seguía hasta unos metros más arriba… En la tarde había una reunión donde había un vidente el cual me miro e inmediatamente volteo su mirada, me acerque a hablarle de otros temas y el se mantuvo viendo el suelo… 

“Aquel ser no ah desaparecido no se ah marchado, está en mi interior, durmiendo, inactivo…” pensé durante los días a transcurrir hasta regresar a mi ciudad. Me pregunto si aquí habrá alguien que me pueda ayudar….


Alimento- Del aire


…Cierra los ojos y mira tu entorno…
…Cierra los ojos de lo que crees ver y mira lo que deberías de ver…
…Cierra los ojos y siente tu corazón…
¡MIRA CON TRANQUILIDAD!
¡RESPIRA CON ESA TRANQUILIDAD!

Mira la luz que te rodea
Respira lentamente esa luz
Síguela con tus ojos del corazón

Mira el la luz que está en el aire
Inspira esa ese aire, esa luz
Síguela entrando en tu pulmón

Siente que esa energía tiene conciencia
Y se conciente que eso es vida
Siente contigo su interacción

Síguela… mírala
Tu cuerpo se llena de luz
Tu cuerpo se nutre con esa luz
Tu cuerpo es luz…
Tu eres luz.

Respira siete veces profundamente viendo esto y luego podrás abrir los ojos si lo deseas
…Tan simple y tan real como lo veas, como lo sientas, como lo creas…
Porque recuerda que tu eres creador


lunes, 4 de octubre de 2010

No era tu intención


Las reuniones se hacen más continuas y extensas de cada área diversa… Los  viajes cortos que son bienvenidos, momentos de tranquilidad, momentos para desprenderse de esas conexiones estresantes… En mi vida y sus tiempos, los pequeños lapsos que te doy para darnos el encuentro, los pequeños instantes que me das para vernos…

Cuando siento que no hay nadie más en esta ciudad que tu… y en la realidad no debo de pensar así, salir de un posible sueño y dejarte volar sabiendo que no es igual. Voy dejando a la mera idea de suerte entrar a actuar porque de mi parte no iba a pasar… El fin de la velada estaba finiquitada por mi conclusión del final…

La verdad quería que te quedaras un rato más, pero no se podía…, las ansias por tenerte se me escurrían entre los dedos, goteando hasta tocar el piso. Sentí tu leve impresión de mi conclusión, tal parece… mi conclusión no era la intención que tenias en mente, quisiste retroceder en ese momento, más no pudiste… y continuaste sin voltear…

Me quedé ahí sentado cubierto por las sabanas blancas, te seguí con mi mirada como varias veces esperando regresaras a la cama… En esta ocasión te seguí luego de las palabras para ver como acompañaste tu partida con esa tu alegría de niña que salía de tu sonrisa, de la que me hace creer que llevas una eterna infantil y me conquistó en sus tiempos… Mi mente me ciega por las presiones últimas, malas pasadas de ideas letales… supongo que no te buscaré o que no volverás por verte salir, pese a que dices… “Nos vemos mañana”, pese a que siento que nos encontraremos a almorzar o cenar…

Nuestras palabras mucho antes de tu “Nos vemos mañana” que concluyeron en el sangrante tiempo que duerme nuestros encuentros en la mísera perturbación de la ironía…
Te vi partir y esperaba que regresaras pero… continuaste sin voltear.