lunes, 18 de octubre de 2010

De nuestro espíritu no visible


Saber que llevamos cuerpos que tienen propia vestimenta pero que no son usualmente perceptibles por nuestros ojos.

 Tan Inconmensurable que es el mundo que no logramos raspar todo su esplendor, ni sentimos toda nuestra magnitud.


Vestiduras obtenidas por logros en nuestras vidas pasadas, por las mismas presentes y por las muchas futuras…

Grandes esfuerzos, pequeños momentos,… extensos y mínimos recovecos que tuvimos en nuestra eterna existencia, de las tantas que vivimos. Llegamos a una cúspide y volvimos a empezar de cero por nuestra propia elección… En algunas, de las que nuestros avances fueron borrados por conflictos externos a los que nos vimos involucrados…
Estamos con lo que tenemos y conscientemente no lo sabemos, pero nuestra esencia y nuestras conciencias superiores si lo saben y lo llevan… con ellas se expresan nuestras vestiduras
En ellas no hay tiempo ni espacio, pero salen de acuerdo a nuestras actitudes, nuestros  pensamientos, sentimientos y acciones en general…
Cuando vamos desarrollándonos espiritualmente y actuamos en servicio de la humanidad y del universo, porque todo está enlazado. En diversas labores… donde ahí podemos sentir y ver con más claridad a estos nuestros cuerpos superiores y que por lo general suelen estar de blanco en esos momentos… participando con seres superiores que también visten de blanco…  y esto variando según la ocasión.

1 comentario:

  1. Es como tú dices aun no comprendemos en toda su dimensión la fuerza de la luz que nos compone ...la maravilla de ser parte de la creación ...de su música ...de la evolución del alma para volver al alma misma ...besos

    ResponderEliminar