viernes, 19 de noviembre de 2010

Como antesala al 13

 
Desde hace dos semanas que nos estamos comunicando, ella tiene que venir algunos fines de semana para dar unas capacitaciones y como quedamos, aprovecharíamos para encontrarnos cada vez que se pudiese.

No cambia… Me muestra los videos en donde está  mimando a su hijito… que es un perrito siberiano de 54 Kilos. Ella,… siempre tan juguetona y divertida.

-¿Nos encontramos más tarde?- Soltaste la pregunta mientras conversábamos por celular, siendo un viernes 12, y yo ocupadísimo con el trabajo. –Nos encontramos a las 8:30 pm- le dije.

Las horas pasaron y entre ellas pensaba sobre las chicas con la chica con la que estoy saliendo, en mi relación turbulenta en la que estoy y no estoy, en la que hablamos en serio, en broma y a veces en nostalgia… y me entró la duda si ir a ver a aquella amiga que vendría varios fines de semana, porque ya sé como es nuestra relación de encuentros furtivos…

-Ven, estoy hospedada en …- Claro, llego en una hora, le dije siendo ya las 8.30 y es que me encontré con un amigo y nos pusimos a jugar una partida de ajedrez, la cual perdí por confiado…. Como muchas otras veces me pasa, perder por confiado.

Bueno, era obvio lo que iba a pasar en su habitación… terminando  y yo despidiéndome, me dijo.

-¿La pasaste bien en esta antesala al 13?- Pregunta que me hizo quedarme un rato más antes de ir a continuar dicha antesala en un compromiso familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario