domingo, 26 de diciembre de 2010

En esa construcción, pendiente, colina...

.
Cálida es tu superficie en tus tardes.
Siempre tu posada viendo al sol curiosear.
Tú la que te quedas pidiendo por tus acompañantes,
las que vienen con diferentes aires,
vientos de giros dispersos por esos cerros

Un solo rose para saber lo que viste
Porque todo lo guardas en tu interior
Estas atenta impregnando y codificando esa información
La que espera cenicienta al que sepa leerla

Se te ve simple a la distancia y en la cercanía eso no cambia
Material especial, compactado por su evolución
Conciencia que se alberga ahí para darle vida,
Vida que no es percibida pero estima no ser considerada perdida
Importante roca que te hayas como base de una construcción ancestral
o de alguna moderna.
Piedra que yaces en esa pendiente
Roca incrustada en esa colina señalando la presencia de su guardián.


Lluvia tras la ventana

.

Te miro y sé las soluciones de tu vida, te sonrió y recuerdo mis propuestas a las mías.
De qué estamos bebiendo en este frío atardecer, a que exprimido sentimiento les debo las ganas de salir corriendo con la tormenta cayendo en las calles vacías, tan vacías y húmedas como lo estoy yo ahora.

Cuál es el momento por el que olvido los hechos de tantas vidas pasadas para empacarme en una vida en la que no encajaría y que ella tampoco en la mía.

Sé de que bebemos mientas te miro y respiro tu aliento con tabaco. Miro pasar las gotas tras de la ventana de este bar aún con sus luces apagadas, en su 2do piso… La leve luminosidad blanca que no permite distinguir entre amanecer o atardecer, pero que en ambas te puedes sentir bien….
Sé que a sorbos olvidaré los daños infringidos y que tal vez no te recuerde más que aquellos ciertos momentos vividos…

Saboreo este cóctel mientras te converso pensando decir el rumbo ya decidido, decirlo sin causar el sangrado por la ruptura del corazón, no sé si tuyo, mío o de ambos…

Creo de verdad que los 2 hemos estado preparando nuestros pensamientos y emociones, tratando de no llegar al sentimiento que sabemos quedará permanentemente en ese flujo que nos brinda la vida y nos permite movernos y mantener conciencia, en esa nuestra alma.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Regocijo por tu venida

Lagrimas no de alegría que se vienen por el momento estucado de materiales abatientes, no se si será por la misma tradición, por la acción de la familia, por la ausencia de personas, o porque tal vez no estamos cumpliendo nuestro camino… o etc…

Del plan que surgió en varios miles de años atrás dando diversos maestros y despertando conciencias con muchos avatares… Es de hecho uno tan único que mostró que se puede lograr…

Es irónico ver a la mayoría sentirse tristes (y muchas veces no me excluyo) en esa noche tan importante en la que el mayor maestro del universo vino para mostrar y enseñar tantas cosas como el que todos podemos llegar a colocarnos frente al padre por ser sus hijos.

El sentimiento de gratitud y devoción que se te tiene es único, y nuevamente como en otras ocasiones con ese sentimiento te repito… GRACIAS.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Reina Soledad

 .

De esta vida quiero contarles del aspecto sentimental… Estoy al final de mi camino y miro como pasé mi vida… Ni una me acompañó para andar de la mano, en esta vida la soledad merodeaba celosa ante cualquiera que se acercara, ella tan dominante que después de tantos intentos aprendí a vivir con ella, y comprendí que ella es una gran maestra que si no la aceptas… perderías el corazón y así… la vida…

Soledad, no sé si darte gracias por todo lo que me mostraste en esta vida que me dejó ver los cambios de sociedades y ser un viejo que podría seguir siguiendo con sus aventuras, pero… ya cumplí con todo lo que me tocaba para esta vida…

Si, la verdad que no sé si agradecerte, porque hoy, en esta noche tierna sentí esa nostalgia por no encontrar a esa alma que me pudo haber acompañado en mi vida… 

Si, siento algo de pena por mi y por ese deseo de lo que pudo ser, tengo el conocimiento que se convirtió en sabiduría y todo era alegría o tranquilidad al saber como es la vida, comprendo que era mejor estar solo y sin ataduras, pero… la luna que me mira pecosa a la lejanía, me increpa con su fría melodía plateada que ahora sí me hice una atadura justo al final del camino… yo le sonrío y le digo que no pierdo ese deseo de encontrar a la pareja esperada y que en la siguiente vida nos vemos de nuevo, porque continuaré en esta etapa… y quizás en esa sepa llevarme mejor con mi acaparadora reina soledad y no desear como ahora…

Castillo de papel



Quise sentirte nuevamente acompañando el transcurso de mis días, cuando empezábamos a vernos cantando nuevamente en las noches a todo pulmón…

Quise notarte con tu sonrisa de siempre cuando hablabas, cuando caminábamos decidiendo a donde ir como era nuestra tradición…

Quise variarte tu rostro serio que entregas cuando bailabas, cuando tomábamos el salón llegando hasta a aquel rincón…

Quise y se pudo, logramos mantener por un tiempo el castillo de papel, de cartas colocadas con cuidado hasta que una de ellas fue colocada sin la consideración adecuada, y es que en realidad este castillo no estaba bien elaborado,… cuando vimos que una sola carta pudo derrumbar todo el esfuerzo… y quizás… queramos volver empezar y armarlo con otra perspectiva… 


Gotitas de Lluvia

 .
Gotas que caían en forma seguida desde el cielo de algodón. Yo avanzaba rumbo a mi hogar por el borde de las casas para no mojarme, miraba con cuidado mis pasos y en ratos la calle para notar los pocitos de agua que recibían el impacto de la lluvia. Estoy por llegar, y una sombrilla o paraguas que estaba inclinada casi al ras del suelo, cerca de un pequeño riachuelito formado. También noto los piecitos que se mostraban tras ese paraguas, los reconozco enseguida, son de Alirssi…

Me acerco a ella sin importarme ahora el mojarme y le pregunto por lo que hacia, y ella me responde.

-Mira, mirá el agua, como fluye y fluye, sigue y sigue y… parece igual todo su recorrido, pero es distinto…
-A si, es como la vida, le comento.
-y la lluvia que cae, no todas van a formar parte de esta agua que fluye… las gotas pueden caer en otros lados… Puedo quitar la sombrilla, mirar al cielo y dejar que caigan en mi rostro y sentirme bien con eso.
Recordé lo que me dijo el anciano del significado que le damos a nuestros momentos y le dije:
-Claro, es lo que tu quieras sentir en ese momento… y en todos…
-Si! Me contesto y continuó, aquellas gotas no se han de sentir mal por caer en la tierra, porque en ella descansarán, o en las hojas de la plantas o por sus raíces, porque las nutrirán... Aquellas gotitas de agua podrían tener una mayor conciencia que nosotros…

Ella se cubrió nuevamente con su paraguas, me dio un rápido agrazo y se despidió diciendo -Mañana nos vemos para jugar y empezó a caminar.

-De acuerdo, nos vemos mañana.