lunes, 17 de enero de 2011

Del Trazado de Niño



Las líneas y los trazos que me guían por ahí en tanto las voy creando, quisiera saber ese sendero que pinta a los extremos, miro su estructura de matices negros y azules, los sigo viendo y su fondo se trastoca para llevarme al sin fin del Universo o al menos eso creo.


Aquellas líneas y trazos se mueven y expanden con su propia vida, se mantienen y están ahí…, existen…, forman parte y son considerados por el todo.


Salgo de ese trance y miro mi lienzo para preguntarme si esa línea amarilla que está a su costado izquierdo también cobrará vida, me pongo a mirarla y sé que si en sus dimensiones tiene sentido y se reflejan aquí con migo, voy a regresar a ese trance pero… me llaman para jugar así que…


¡A jugar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario