domingo, 13 de febrero de 2011

De la Excursión - Labor 15 días


–Recuerden que son luz y esencia divina
Que en todo hay energía
Y que la conciencia de Dios está ahí

La energía violeta es Transmutadora
La Blanca es Purificadora
La verde es curación

Todos levanten sus manos delante de uds, para recepcionar estas energías

En el Universo, cada una de las energías tiene un nombre, pero vamos a llamarlas por como los nombramos aquí…

-Desde nuestra divina presencia de Dios, les llamamos a ustedes Flamas violeta, blanca, verde, para que vengan, vengan, vengan, y se posicionen aquí en el centro de este grupo… y vayan… laboren… … - mientras las palabras del anciano salian, mi vista se fue al espacio, a un sol gigantesco de tonalidad violeta, mi mente se acerco saliendo de este planeta y acercándose a ese sol en el centro de nuestra galaxia, con todos sus planetas que reflejan su luz a su alrededor, con las miles de estrellas que circulan alrededor de el brillando en el aparente negro del ambiente… Su respuesta a nuestro pedido de las tres flamas para colocarse en el centro del grupo.
Las energías que poblaron el lugar, ambas estando a todas viéndolas como en una dimensión diferente, sin contaminarse ni afectarse entre ellas… todas presentes…

El anciano siguió hablando y las energías siguieron sus palabras y su voluntad, se expandieron y nacieron en los lugares nombrados, en las personas y seres dichos, 

La flama violeta fue transmutando lo negativo, consumiéndolo con su fuego… envolviendo las materias, siendo parte de ellas sin ser parte… preparando para la liberación
La flama blanca fue purificando cada ser, persona, lugar…  adhiriéndose a todo sin ser permanente, preparando para la ascensión
La flama verde fue sanando en forma integra, impregnándose en lo nombrado, preparando para la consagración.

Desperté y a mi alrededor Alirssi seguía durmiendo. Las horas pasaron y en el regreso a la ciudad Alirssi se acerco a decirme.

- ¿Recuerdas tu sueño?
- Si
- ¿El anciano y yo estábamos ahí?
- Si. Para luego, meditabundo, le dije. -¿En sueños continuaremos como dijo el anciano? Y ella me respondió
- Si


No hay comentarios:

Publicar un comentario