domingo, 29 de mayo de 2011

2da Pieza


“Te das cuenta que tú fuiste la 2da pieza para la mujer perfecta” Pensé al pasar mi rostro por tu mejilla, y en pensamientos “Eres la 2da chica con la que quisiera pasar el resto de mi vida” al tomar tus caderas y apegarlas a las mías… “¡Qué paradójica que es la vida!” exclamo dentro de mí al saber el fin…

En la tarde luego de la mañana transcurrida con los exquisitos segundos cerca a ti, solté el suspiro nostálgico que se refleja en la sensación de añoranza.

Son varios años los que no sentía algo similar, vidas de vidas que transcurrían y pasaban sin producir esto que en mi cabeza y corazón hoy me estrujan y me dictan no seguir la razón… Ni los besos ni desgastes nocturnos del pasado satisfacen… te deseo aquí y ahora…, pero estamos al final del camino.

Dejaré salir otro suspiro con la calle vacía en mí delante, con la brisa de la noche que ni me mira y pasa desapercibida, con tu imagen al costado de ella… la 1era pieza… tan suaves y experimentadas las dos, libres y alegres se complementaban su forma de ser con la mía, mmm sublimes, es como volver a vivir…, pero a pesar de todo ustedes eran tan diferentes…Tú que perdonabas mis pequeños errores recordándome que lo aprendido por otras no vale por sus esquemas, complejos y aglomerados incrustados por la sociedad desde que eran pequeñas, me hiciste volver a mí verdadero pensar, resaltando que lo simple puede ser lo real, a regresar a ver el interior con tan solo respirar,… a no quererte soltar pese a que esto deba acabar. Las contemplo con mi vista al vacío y con las luces de los postes encendiendo, “ya tengo dos perfiles que deseo,… me pregunto si con esto basta para encontrar a la ideal…, bien dicen que mientras más específico en lo que pidas, mejor, porque será más exacto lo que se te da, caso contrario,… seguiré encontrando las siguientes piezas…”, pienso antes de soltar el último suspiro de esta ahora noche… y continuar que faltan cosas por terminar.


domingo, 22 de mayo de 2011

Ni idea


La nostalgia de tus pasados cinco años y el no querer soltarlos sabiendo del daño empecinado atestado desde sus actos y palabras; cinco años que ya terminados, intentaron aniquilar mi intento; me empujaron para de ti alejarme y en mi consideración a no producirte conflictos internos les permití hacerlo… 

Lo sé, olvidé esos “Te quiero”, si, los rápidos sucesos y tus suaves “Te quiero”…,  ¿Por  qué? Cómo es posible que le diera más importancia al caer de las hojas y a la tormenta de arena, sádica y destructora que… en mi desvarío de mis pensamientos llegué a creer que…, mi pronto fin a ti era lo correcto. 

Estaba olvidando mis suaves “te quiero” y todo lo que por ti siento a pesar de los escasos meses cercanos a ti que tengo, ¿Por qué dejar de lado lo que por ti siento? El viento entre arenas, mis pasos hundiéndose y saliendo de entre las dunas y las ganas de seguir… porque… es mejor intentar, intentar y no morir de agonía de ese que pasaría… Las tormentas imperiosas engullen en sus osados juegos a los caminantes, la oscuridad rondándote quitándote la idea de por dónde vas y a donde llegarás. Nos pueden privar de la vista el tiempo que ellos quieran, pero en mi persistencia encontraré la luz y verte tenuemente al comienzo y nítida al final… en la persistencia me quedaré en tu amanecer, en tu sonrisa y en esos “te quiero” que dejaran de ser suaves murmullos casi silenciosos para que se vuelvan estruendosos por ya no poder contenerlos, para que sin cuidado nos comamos a besos y nos bebamos esos nunca nos dejaremos…

En la persistencia decido caminar intuyendo mi rumbo, insisto a continuar y estar ahí, junto a ti… pensar sólo en mí para tenerte a ti, porque sé que tú también pensarás solo en ti para tenerme a mí.


domingo, 8 de mayo de 2011

Entre Extractos y memorias


De la primer carta que te escribí… del salpicado de ideas presentes y venideras de ti y de mi,  después de haber expuesto los principios, tus regresos y llegar a los vaticinios…  dejarte entre párrafos esto:

Nos espera algo sin fronteras,… dame las gotas de amar sin problemas.
De ese de a pocos nos tendrá sin cuidado y por ello andaremos angustiados…
Cuanto tiempo nos mantendremos rezagados intentado cubrir algo que está formado

´Pasar a decirte entre los murmullos escritos lo que voy sintiendo…  para terminar diciéndote “Te dejo esos besos, de aquellos momentos… que mientras se permitan, seguirán siendo.

El tiempo se juega sus últimos momentos en esta proyección, antes de pasar a la siguiente época, antes de los sucesos que truenan sus dedos…

Me buscas y te busco entre el vacio de la gente, sentimos lo que entre picardias pasan las dichas de sonreírte y con el reflejo de nuestros rostros interpretar un suspiro… va el silencioso observador lejano de este plano,… plasmando en su pergamino,… sus escritos  que marcan mi destino… a los que me insta, en desesperación, no cambiar.

Entre tus frases me quedé a la espera de una respuesta que aguardas. Estaré aquí tranquilo y atento,… a la “expectativa”… para volver a ser, para que se continúen escribiendo los hechos de nuestros encuentros…, y para,  deleitar la gracia embriagada a nuestros besos.