jueves, 28 de julio de 2011

Pronunciamiento

.
No, no quiero ponerme a analizar las grutas del pasado, no quiero ver en sus oscuras fauces, ni sentir su aire tétrico plasmado de desalentadores gritos roncos y grises anécdotas.

La pública salida de nuestras vidas se diluye en el vaso de cerveza. La sudorosa bebida helada, refrescante para el pesado medio día… Miro a la calle bajo la sombra del recinto, levanto la vista al cielo azul y celeste.

…Los sucesos pasan y por momentos nos vuelven a dar el encuentro…
No, no vuelvan hoy, que en este preciso momento disfruto de mi libertad del olvido; hoy no tengo pesos que cargar; soy el que vigila distraído y tranquilo a los que pasan por abajo.

…Distraído y tranquilo…

“… Soy el que te dejó pasar para que un mañana mejor pudieras vislumbrar. 
Olvidar… eso nunca lo harás, pero haces bien en no ver esas grutas sombrías de negras pesadillas y juntamente son futuras iluminarias deliberadas.

…Más que distraído; tu mente no se encuentra distraída, ella no deja de pensar, tú no dejas de articular el todo.
…Más que tranquilo; sabes que has pasado otra prueba y has aprendido mucho y tu satisfacción te tiene algo exaltado.

Soy Yo, el que te guió en tu constante caminar, el que dictó sus sentencias con tus decisiones diarias, en las que naciste para de pasos o saltos continuar evolucionando.
Soy quien guarda todo en ti, más allá de lo que viste con esos tus ojos, tus manos, tu gusto, tu oído y de aquellos sentidos que aún no se divisó por tu conciencia.

…Si, estás más que distraído y tranquilo… “

La vista voló fuera de mis ojos, imágenes habían recorrido delante de mío y la voz que hablaba como si fuera un sueño, se detuvo. Regresé a ver a los transeúntes. Tantas visiones en vez de dejarme tranquilo, me dejaron preocupado. Más que estos sucesos próximos pasados, vi sucesos de vidas que no sabía que había olvidado…

No hay comentarios:

Publicar un comentario