domingo, 16 de octubre de 2011

Convertida...



-Nos dijeron así- dijiste entre nuestra conversa sobre los puntos en común de las mujeres, los análisis tibios, certeros, sesgados y firmes que soltamos.

-Los hombres nos volvieron así- reafirmaste

Cada cual con sus diferentes defectos, paradigmas y virtudes, tanto hombres como mujeres, todos enmarcados sin querer…

Sentados, escuchando la televisión prendida del lugar, comiendo lo que se nos antojara y a tu afirmación te dije -No, los hombres no fuimos…-

Continuamos conversando e hice referencia a la hija de una compañera de trabajo, la pequeña de apenas cuatro años, en un colegio nuevo recibía su nueva instrucción, y con ellas las nuevas reglas a seguir... su nueva programación… 

-Es importante tener reglas y normas, no te puedes comportar de tal manera, no puedes decir tales cosas y…- (etc, etc) continuaste diciendo llegando a tu forma de ser, involucrando el código entre mujeres, y otras tantas cosas…

-Sí que su mundo es difícil- te comenté - Tantas reglas que tienen que seguir las mujeres, y eso no es todo…- 

Continuamos hablando con las horas mirando y pasando…

-Todas las mujeres estamos locas- 
fue una de tus últimas sentencias.

-Sí, lo sé amiga, lo he comprobado varias veces- y para terminar concluimos riendo al dicho…

…Y CADA UNO CONTROLA A SU LOCA…



No hay comentarios:

Publicar un comentario