viernes, 23 de marzo de 2012

Ahí estas, en el espacio donde nos vemos.


Llamaste en tus días agobiados de pasos ilusionados llenos de esperanza.
Miraste el cielo y el viento en tu cuello pasando a la alegría de tu cuerpo.
Pasaste entre gente sintiéndote parte de ellos y lejos de ellos compartiendo algún anhelo.

Todo se contagia y nunca pensaste en estar más allá por el espejismo de un sueño sin certeza de saber que existirá, 
pero

Ahí estás,  como si ahí él estuviera
Ahí estás, como si sus días compartieran
Ahí… ahí estás, ahí en tu vuelo de ensueño tocando los versos que por ti escribiera mirándote en la distancia de mundos paralelos pero no ajenos, de mundos en un mismo recoveco de espacio que habita en nuestros pensamientos, en nuestro mismo rincón donde de tiempo en tiempo nos vemos, porque pequeña mía, en esos tus dulces días en los que brillas con sentirte a mi lado en un sitio algo abstracto por el corazón de expectación,  por la mente en fascinación y ese sentimiento que no tiene control.

Ahí estás, esperando por el ceñido y exquisito encuentro, 
dulce sagrada doncella de devoción me tienes ahí, 
y me mantendré siempre en tu corazón.


2 comentarios:

  1. ...Regresando aún con el tiempo ajustando y con mucho por cumplir...

    Saludos a todos.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. ... Se extraña...

    espero pronto terminar muchas de mis actividades y volver a darme tiempo bloguero.

    ResponderEliminar