domingo, 6 de mayo de 2012

Camino individual y colectivo


Miro en este cielo cercano y en él a las nubes en su constante avanzar, tal como si tuvieran vida muestran comportamientos distintos, tan independientes, particulares, propios como también  conjuntos; avanzan en grupo y algunas solitarias… Me recordaron a mí y a mis amigos, con los que a veces voy en grupo y por momentos voy con mi solitario andar. De velocidades distintas, entre rápidas y lentas, de expresiones variadas entre contentas, palomilleras, tranquilas, apáticas e inescrupulosas en sus extensas personalidades… Capas alguna de esas nubes piensa como yo lo hago, capas alguna pueda ser un amigo mío andando con todos o quizás alguna sea yo o ellos en su camino no tan agrupado, pero de seguro que las estoy contagiando o solo interpretando con mi noción actual.

Es extraño sentir a la tarde en su plateada oscuridad acogerme,… y yo aquí…, escondiéndome en el fondo, con esas ramas secas y aparentes de no tener vida, de solo estar ahí congeladas en su intento de atrapar al viento para alcanzar el infinito rumbo circular del cielo. No, creo que estoy siendo insensato, en la próxima primavera todo volverá a ser verde, las ramas estarán cubiertas de verde, las nubes caerán en ríos y yo posiblemente vea solo las tonalidades de azul por el transcurrir el día.

¿y por qué se pone así?, las nubes amigueras avanzan para un fin, las ramas visualmente secas... y… ¿Qué hay de mi? Avanzo solo y en grupo, en forma de juego molesto a mis amigos y ellos responden… Responden al yo empezar, pero igual cuando empiezan ellos.
…El efecto de mis actos…

Avanzamos, nos separamos, crecemos, aprendemos solitarios y juntos tanto en nuestro grupo como en otros… jugamos y reímos, compartimos y continuamos en estos ciclos individuales y colectivos; cada uno aprende lo que debe aprender en su camino, y según va despertando, el grupo hará lo mismo…

Me levanté de la tierra húmeda sin llegar a ser fango ni mucho menos lodo que me ensuciase la ropa y retorné a la ciudad después de este descanso solitario sobre la naturaleza contemplativa.



4 comentarios:

  1. Relato contado por un niño, como es cotidiano en las historias etiquetadas "El Anciano".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. que bello quedó :)
    me pasare por aquí cada que publiques!
    un beso cuídate!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Carolina :D
    Es y será grata tu presencia ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Esperanzador y motivador. Un placer pasar por tu espacio.
    Un saludo Nogard

    ResponderEliminar