lunes, 23 de julio de 2012

Música puesta en tu vida. Free


Fin de semana sin trabas heladas a pesar de estar presentes los volátiles témpanos glaciares descendiendo del techo negro, vértigos mareos de altos vuelos.

Un amigo en el festejo por el año que ha pasado, hechos afrontados y resignados, asimilados y soslayados para lo que vendrá. Reunión sin mayor plan ni sobriedad, quizás solo la idea del plan, en lo indispensable del tenue ebrio sendero con carcajadas de acompañantes. Cada reunión es singular, expeliendo matices creativos por cada personalidad y expresiones dadas con o sin notoriedad.

Princesa vista en aquel día pasado al citarte sin conocerte para que presentes el  concierto.

De vista alegre y vida de aprender, de sentimientos nobles e inocentes que  por momentos pecaban por ingenuos o por su opuesto. Lluvia de sonrisas con cordiales algarabías y actitudes desprendidas encontradas en la chiquilla complicidad. Radiante el oro de tu pelo, brillante la perla de tu piel, elegante como pocas y con la expresión de vida que toda mujer sabe enaltecer.

Tan conocidos los artífices por agrupar según sus ojos, a otro amigo le vieron para ella, hecho que desde tiempo atrás venían haciendo.

Tan tú en tu baile que coordinaba tan bien con el mío. Las sonrisas que iban y venían, las palabras que entre risas a penas se entendían, solo lapsos, nada fuera de lo normal.

Tan estilizado el nado de cisne impulsaba las ondas del lago, la oscura noche con intermitentes luces dejaban todo la aparente quietud del lugar.

¿Y qué pasa con la amistad con la que te hacen el hincapié? Me pregunté ante lo escuchado y lo visto en la reunión. Para variar, yo condescendiente os dejo en su libre albedrío sin interferir, y así dejarles continuar y pudiesen llegar a lo que deban llegar. Es interesante, como la edad marca en la estructura mental, sus años de más la evaluaban constantemente y solo como juez se quedo observando dando poco de sí, para terminar en desaprobarla, acto que me enteré tiempo después… Dejarlos a su avance creyendo terminarían bien fue un error de los que suelo cometer, y con el tiempo transcurrido solo reflexiono en las veces que debo de pensar más en mí que en los demás.

Tu música perdida al retorno de tu pasado, a tu traidor acechador, en el desconcierto de tu desaprobación ponerte al tanto del compas impuesto; por una u otra aún tus notas se no son propias, pero libres al fin de cuentas…



domingo, 15 de julio de 2012

Borrando y empezando. Tenerte en mi mundo.


Un mundo nuevamente,  con la inocencia y la fascinación de encontrarte con la esperanza de tu mirada, dulces melodía en palabras escondidas que se refugian en el cierre de tus labios, a ser liberados.

Nuevamente un mundo, con la intención de deslumbrarme con encontrarte, de alucinarme intentando verte en todas a las que fijo mi mirada de limpia añoranza.

Nuevamente, un mundo, con la única sensación de seguir el designio de tenerte nuevamente, en mi mundo.


jueves, 5 de julio de 2012

No le creían. Ángeles de sanación


Era un día normal, todos mis amigos jugaban como de costumbre, molestándose de rato en rato con las niñas que permanecían en sus juegos.

Alirssi, en pintura al compas del ritmo que nadie oía, en silencios de colores deslumbrantes que nadie veía. Ella en su danza con parejas imaginarias, en el juego de voces amigas con las que reía, y que hoy, como nunca, la vi algo apartada en esos sus lapsos infrecuentes en este día acentuado.

Un grito agonizado en el llanto estancó el manar de los juegos. Lágrimas gritando por ayuda ante el dolor que las exprimía por querer ver así más lágrimas.

En premura fuimos a él, lo rodeamos con el ligero espacio que le brindamos. La caída le dio un golpe en su canilla y un par de moretones en su brazo izquierdo.

Y de su mundo se acercó, en su tranquilidad no inquieta vino también a ver como estaba. Es extraño, ella avanzaba y sin tocar o decir algo le abrían el paso, pese a que todos le daban la espalda; es  Insólito el movimiento que hacían mis amigos, como si alguien sutilmente les moviese o les indicase que dieran el paso; es extraño que todos quedáramos en silencio al verla frente a él, y él en ese silencio se sintió raro, tanto así que dejo el llanto, se sobó los ojos y vio que sucedía.

-Ángeles del Arcángel Rafael, les pido que vengan a ayudarlo, calmar su dolor y sanar sus heridas- Dijo Alirssi, al inicio con sus ojos cerrados, su cuerpo algo inclinado y su mano derecha en el corazón y la izquierda a la altura de su boca del estómago; después, y mientras terminaba, se le acercaba a mi amigo, y le dijo:

-Ellos están aquí, y te están ayudando-

Todos se miraron sorprendidos y entre ese disturbio de miradas cruzadas salta una voz. –Está loca- el silencio luego, el cruce de miradas continuaba para luego otra voz con más ganas dijo: -¡Es una bruja, nos va hacer daño!- y como eco resonaron las demás voces atacando a la pequeña que era más grande que yo en estatura; a la pequeña que indefensa estaba ahí aún sin hacerles caso y observando el actuar de sus ángeles.

Mi vista estaba atónita en el vacío, y me fijé que no era el único porque el herido también estaba así, atónito mirando el vacio, quizás, solo sintiendo como el dolor y la herida se desvanecían.

Ella levantó la vista y se aturulló en sus pensamientos al darse cuenta de todo lo que decían. Que infame es el llanto, en su implacable sed te tener a merced una víctima inerme. Alirssi, desvalida cayó arrodillada al suelo, en afligido llanto.

-¡Basta!- Grite con todas mis fuerzas y me coloque delante de ellos.
-¿Qué ustedes no los ven?- con una ligera pausa y viendo a todos les continué diciendo. –¡Están aquí, le han quitado el dolor y lo están sanando! Tal como dijo Alirssi-

Todos quedaron atónitos a mi reacción, todos quietos y dudosos, esperando algún error para continuar con su bravía embestida. Mi amigo el herido, con la boca abierta ante todo, tanto en unos pocos segundos, de donde fue el protagonista se volvió en secundario, en donde dijeron que vinieron ángeles, y en donde tildaban de bruja entre tantas cosas a alguien, con lo cual se sintió responsable, pero en su forma de ser, se quedo en silencio, inmutado y viendo boquiabierto todo. Sabía que él sería el punto de inflexión, por lo que le miré y le pregunté. 

-¿Cierto que tú también los has visto? ¿Verdad que ya no sientes dolor?- y mirando a todos les dije –y pueden ver que ya sus heridas parecieran que no estuviesen-

La tarde había menguado con la oscuridad, y sentí que lo que antes creía como una acción pesada, ahora sería mi salvación. Eran los gritos de las madres haciéndose presentes para el retorno a los hogares. …Vaya tranquilidad… creo que todo pasó. No sé si me creyeron o no, pero… al fin, todo terminó, al menos por hoy.

Ella continuaba en el llanto, con solemnes gotas escapando de sus ojos. Mi amigo se reincorporó en si y la abrazó. –Gracias Alirssi, estoy mejor- le dijo mirando tímidamente a sus ojos para luego despedirse y marcharse.

Ella secando sus lágrimas me abrazó frágilmente susurrando -¿Por qué son así?- con mi respuesta enclaustrada en mis pensamientos que merodeaban en la sociedad y mi boca callada dejo a mis brazos retornaron el tímido abrazo que contaron un segundo para su partida.

Ella caminaba cabizbaja hacia su casa, y de suerte escuchó una voz cálida que le dijo:

-Tranquila Alirssi, yo también los vi, y aún están aquí, acompañándote-

Ella abrazándole fuertemente al anciano le preguntó.

-¿Por qué son así?-

-Todos tienen su avance, no desesperes ni los juzgues, ellos comprenderán- y con una leve pausa continuó. -El tiempo se encargará, tú solo sigue despertando-

Ella cesando su pena, se despidió y continuó rumbo a su hogar.


Donde Pienses, Ahí Estarás


No recuerdo quien fue el primero en decirlo: “Donde pienses, ahí estarás”. Pero va tan complementado en los engranajes de la vida; las leyes universales. Desde inicios el universo te deja fluir según tu conciencia…
Recuerda:

DONDE PIENSES, AHÍ ESTARÁS.

Piensa, interiorízate, pregúntate y vendrán las respuestas…
 y vendrán, los actos.

Si pequeño, me dijo el anciano. Habría mucho que decir si quisieras traducir el conocimiento, pero no se te olvide esa idea.
-¿Mucho que decir?- le pregunté muy intrigado.

-Sí, tanto como la red energética que esta sobre el mundo, tanto como la esencia que llevamos dentro y que está en todo y todo está conectado, tanto como tus pensamientos e intenciones que se expresan en lo aparente invisible, tanto como los seres que te apoyan, tanto como el todo que te escucha, tanto como los puntos de poder de tu cuerpo que se activan… y tanto que en una sola comida empacharía….

… En donde pienses ahí estarás….
.Pensaré en lo que fui, en lo que soy y en lo que seré.