miércoles, 12 de septiembre de 2012

Desde tanto... el camino de vida sin fin o muerte conocida


En silencio pensar en ti.
Y escuchar tu voz en mi callada habitación.
De la emoción sentirte aquí.
De sentirte aquí… tomar tu mano… Sonreír y dar fe a la esperanza…
Una vez pasada sentí lo mismo y después de tanto 
…hoy se repite…

Quisiera que estuvieras aquí. Desde tanto no sentía lo que siento por ti, desde tanto que ahora en esperanza duermo. Desde tanto que viendo tu rostro sueño con los ojos abiertos. Desde tanto y la intriga merodea con su efímera sonrisa que desde tanto no veía. Desde tanto que imploro por dejar al olvido al miedo sombra del rose de nuestro encuentro, del efecto sublime éxtasis de nuestro único sendero.

Cuántas palabras quieres que gaste por pasar tu razón y llegar a tu corazón, Cuántos movimientos debo hacer para tocar tus labios con los míos y… cuántas tardes deben morir para yo dormir en el regazo de tu desnudez.

Estrujo de sentimientos desesperados van de mi lado a tu lado, de mis ojos a tu abrazo, del riesgo…. de la cobardía y la gallardía. El viaje hacia ti, el nido en un dulce corazón en el que quisiera descansar… Tenues brisas de fe entre sonrisas de alegría. ¿Te conozco? ¿Me conoces?

Desde cuando nos vemos presos de fuegos mezquinos, tibios destellos por poca candela.
Desde cuando voy cayendo en este sentimiento creciente por ti.
Desde cuando vives bailando y cantando suave en mi mente lela al mirarte.

Sigue y sigue este camino de vida sin fin o muerte conocida, escrita en el desliz centelleo eclipse en voz de tu voz del corazón perdido y acogido en la tinta de tu corazón encontrado.

Y te empiezo a colocar en el pedestal que me alejará de ti, ahuyentando al sonido de mis palabras y predicando en mi mente por un milagro que nunca vendrá y en mi desesperación intento hacer ese salto al vacío.

Y empiezo a alzar mi mano a la tuya que espera extendida  en blanca luz, sonriente y de alegría emanas invitándome a acompañarte en el cielo donde habitan los ángeles; brillas celestial y te acompaño con el sentimiento que nos hizo elevar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario