lunes, 17 de diciembre de 2012

El camino del mundo. Causa y efecto (1er parte)


-Vez que todo está unido- me dijo suavemente en su asombro ante el todo, con nuestra inmediata visión al borde del patio, frente al parque gigante.

-Es asombroso como las conexiones de colores se mueven delicadamente, como un baile orquestado, un baile dirigido por algo que no entiendo, pero todo conectado- Continuó en su manifestación Alirssi.

De mi parte no logro ver todo lo que ella ve, pero en algunas ocasiones las logro sentir, y esta es una de ellas, puedo sentir esa conexión del todo. El sol del medio día no me fatigaba, yo estaba centrado en ella y lo que decía, y también en mi sentir. En medio del recreo, lejos de todos los juegos, en aprendizajes ajenos al colegio. Todo conectado, y sus enlaces luminosos.

Soltó un suspiro, giró a mirar el patio y se sentó. Sin dudarlo la acompañé y a su costado me puse a observar a todos jugando. La alegría en silencio, ahí callados viendo, inmiscuidos en nuestros pensamientos, y en realidad yo, inmiscuido en lo grato que es estar a su costado y simplemente compartir un rato.

-Mira ahí- me dijo atenta viendo una pelea. No, eso no  era una pelea, eso era un abuso de poder, pensé. El niño grande pegando al niño pequeño, nada de que extrañarse, pero es irónico, en vez de compartir enseñanzas comparte maltrato.

-Que interesante, se han desprendido energías entre ellos- Continuo Alirssi – Hay una diferente que ha emanado del agresor y no sé a dónde va-

-¿No sabes a donde va?- le pregunté curioso.

-No, se extiende fuera del colegio y se mueve como el cuerpo de una serpiente atrapada- y me hizo con su mano derecha la imitación, cuales ondas, de un lado a otro.

Las campanadas del término del recreo sonaron apresuradas. La desesperación por efectuar bien su labor ponía a todos los pelos de punta por lo cargante de las clases. El campanero dio su último gran jaló a la soga y echó a correr.

El día no termina y mi intriga de esas energías me distraerá en la clase… “¡Qué bueno!” pensé risueñamente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario