martes, 25 de diciembre de 2012

En Osadía. Almas Gemelas.


Desear no está ahora en mi… te quiero tal cual eres… te siento y me agrada tenerte a mi costado, con nuestras grandes diferencias que vienen y se complementan con su danza encarnada en la asimetría compleja del movimiento del universo.

No me basta más que escucharte y hablarte, me sacio con besarte en lo que se da a nuestro paso, no me deja más la vida… porque aquí estas con tus leves caricias. Ven y siéntate aquí, que nuestros pasos están cansados, recuéstate en mi abrazo y respira al dictamen del latido de mi corazón que habla en tu oído. Dale otro suspiro a la noche plateada que hoy nos distanciamos por lo marcado del destino apocalíptico, guarda el respiro para los días que nos resguardamos del frío.

“¿Qué es la caminata sin tu sonrisa?” me pregunto al escuchar tu poesía, tan deleitable con selectas palabras, tan sutiles a nuestra algarabía.
Vertiginoso es cruzar las calles contigo, no hay rostros conocidos ni personas expectativas a nuestros sentidos. Inverosímil es la sentencia a la importancia del entorno. La importancia de lo externo está de más a nuestra concepción.

-Vamos al cine- dices con tu –siiiii- y engreída insistes tomando con más ahincó mi brazo, …sabes que me tienes en tus manos…

-Bueno, vamos- mi estribillo salta en respuesta.

Lugares distantes donde nos acobijamos por nuestros raudales. Terca es nuestra esencia en creer lo real de lo irreal y lo irreal en lo tangible de nuestro vibrar, obstinación total en lo superfluo del profundo sentimiento. Imaginación de una realidad y, vuelca todo en su rededor llevando todo a lo real de un pensar, embarullar en controversias pintorescas del sentir y pensar, donde soñar puede tener más contingencia que lo vivido en un día normal, donde despertar solo es para irte a buscar y el mundo poder trancar salvaje e tempestivamente para que no se vuelva a atrever a andar.

Empezamos sin más que el hacer el trabajo necesario, continuamos en bromas e historias comparativamente encontradas iguales. En nuestra conclusión los años diferentes son los destinados a cincelar el paralelo de almas complementarias, y en nuestra osadía, ilusionar la existencia con el encuentro portentoso de almas gemelas.

Una vez reto al viento desde adentro, pero con las huellas de las espinas y esquirlas en las pruebas a ciegas, donde la oscuridad me hizo tropezar una varias veces más, donde reflejos me turban mi percepción, reflejos nubosos de rostros empapan la visión y nado por saber cuál en realidad será. En lo aprendido, mi lógica desaparecerá y dejaré fluir al instintivo sentir, y creeré en esta osadía que se muestra en este nuevo día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario